Más empleo y una producción inicial de 5,4 millones de kilos de mantecados para esta Navidad en Antequera

      Comentarios desactivados en Más empleo y una producción inicial de 5,4 millones de kilos de mantecados para esta Navidad en Antequera

Los trece productores de mantecados y dulces navideños en Antequera confían en que la pandemia les respete y apuestan por contar con más personal (442 ante los 434 de 2019), aunque inician con una menor producción de 5.430.000 kilos (ante los 5.908.000 de 2019), esperando cómo evolucionan los meses prenavideños para aumentarla si tienen más demanda.

Tras el estado de alerta y ante la incógnita de qué pasaría en los próximos meses, hay quienes decidieron empezar incluso antes, a finales de julio; los que lo hicieron en agosto, algunos a mediados de septiembre; aunque marcas tradicionales como “La Perla” esperarán a la segunda semana de octubre.

También las hay quienes los fabrican todo el año, ya sea en otro tipo de dulce o en algunos mantecados que ahora intensifican, como Sancho Melero (el líder de producción con 2,8 millones de kilos y de empleo, 170 trabajadores) que es quien más exporta por el mundo. O Artesanías de Antequera, Torcadul o La Antequerana con su cafetería, que producen a diario confitería y pastelería y distribuyen productos muy implantados como los “Sol y Sombra” de Torcadul.

Los primeros cambios de la época de la pandemiaPor un lado, se muestran tranquilos por la venta, ya que gracias a sus tiendas en sus páginas webs, cada vez optan por hacer encargos a través de ellas. También los hay a la vieja usanza, quienes prefieren llamar por teléfono. O nuevas herramientas, como la aplicación móvil que va a poner en funcionamiento el Grupo San Roque donde se podrán comprar los productos de La Antequerana.


De todas formas, al igual que hacen supermercados, carnicerías, distribuidores de bebidas y otros productos, hay empresas que van a poner en funcionamiento el reparto a domicilio local, “para que nadie se quede sin nuestros productos”, nos adelantan más de una de las empresas.

Ante la falta del turismo de autobús para conocer nuestros monumentos, las tiendas que abren para esta época por el casco histórico, están recibiendo llamadas para preguntarles cómo comprarlos o la opción de venir en coche con la familia para pasar el día en la ciudad.

Por último, no como empresas, sino manteniendo una tradición de siglos, los dulces conventuales como los de las religiosas carmelitas descalzas o las clarisas. Ambas, siguen con sus hábitos de vida contemplativa en clausura, complementando el día a día con la elaboración de dulces todo el año, sumando más variedad en estas fechas.

Siguiendo el olor a canela con mascarilla puesta

A pesar de tener que llevar la mascarilla, al pasar por una fábrica, horno o convento, nos entra el aroma del olor a canela y almendra. Fue en agosto, como marca la tradición, en las fechas de la que tuvo que ser Real Feria, que era cuando venían visitantes a la ciudad, además de participar en las muestras e ir a los toros, a comprar mantecados.

Hay que remontarse al siglo XVI para tener las primeras noticias de este manjar que nació debido al excedente de cereales y manteca en Andalucía. Eso llevó a elaborar estos postres navideños, destacando Antequera y Estepa. Incluso la ciudad de los Dólmenes fue proveedora de la Casa Real.

La mayor producción obliga a industrializar la elaboración, pero todas buscan ingredientes naturales o cada vez más productos sin azúcar. Desde esta semana, le ofreceremos reportaje de cómo es el día a día en cada uno de los establecimientos donde elaboran los dulces más esperados cada final de año: los mantecados, polvorones y alfajores de Antequera.

Fuente:  elsoldeantequera.com

Share