El agujero con más fama de la pastelería

      Comentarios desactivados en El agujero con más fama de la pastelería

Durante 200 años, los donuts no tuvieron agujero en el centro. Este bollo de pasta frita nació en Holanda en el siglo XVII, aunque en la Grecia Antigua ya eran muy aficionados a una masa muy similar a la del donut. Aunque lo cierto es que la preferían horneada, más que frita, así que sería más como una empanada.

El donut cruzó el Atlántico con los emigrantes de este país que poblaron Pensilvania. Allí, en el siglo XVII, fue bautizado con el nombre actual, y allí, en Estados Unidos adquirió el orificio que lo ha hecho famoso. La denominación dough nut, literalmente nuez de pasta, hace referencia a su forma redonda y pequeña, como el fruto seco.

El hueco central lo adquirió en 1847, cuando el marino Hanson Gregory agujereó los bollos que elaboraba su madre para hacer que se frieran mejor. Una placa recuerda hoy su «gesta» en su localidad natal, Rockport, en el estado de Maine.

A principios del siglo XX este bollo era un producto tradicional y ampliamente conocido, su producción era totalmente artesanal y por tanto limitada. En 1920 Adolf Levitt, un pastelero que huyó de la revolución comunista en Rusia, tuvo la idea de producir de forma automatizada las rosquillas creando para ello una máquina que literalmente se vendió como rosquillas, o como berlinas, que es el otro nombre con el que se le conoce.

En España, su predecesor podría decirse que fue el buñuelo. El donut como tal comenzó a adquirir popularidad tras su primera campaña publicitaria en 1973, con el histórico anuncio de «Anda, la cartera!» En estos 47 años comiendo donuts la compañía cifra que anualmente se venden 500 millones, 16 donuts cada segundo.

Otra curiosidad sobre nuestro protagonista es que el primer viernes del mes de junio desde el año 1938, se celebra oficialmente en Estados Unidos el Día nacional del donut, (National Doughnut Day); esto es así en honor a las cerca de 250 mujeres del ejercito de salvación que durante el invierno de 1918 se esforzaron por aprovisionar de cafés y donuts a los soldados que se encontraban en las trincheras del frente de Francia.

Fuente: diariodesevilla.es

Share