Eclairs, creación de la pastelería francesa que se renueva

Muchos se habla de la pastelería francesa como origen de las delicias que hoy abundan en las panaderías y confitería del mundo.

Y es que ya en el siglo XIX la pastelería francesa dio un verdadero salto, al crear milhojas, vacherins, saboyanas, profiteroles o incluso éclairs como dió a conocer Antonin Carême, en su libro El pastelero real.

Para ese entonces se creó el eclair que también se conoció como «pain à la Duchesse» o «petite duchesse».  El éclair (en francés) significa ‘relámpago’; estiman que le pusieron ese nombre en clara alusión al brillo que le otorga el glaseado, el mismo que se usa para otra delicia francesa como los profiteroles.

Tradicionalmente el éclair se rellena de crema pastelera de vainilla o chocolate, o bien con crema y siempre se cubre con un glaseado de chocolate.

Sin embargo más allá de las tradiciones fue en el 2002 cuando pastelero Christophe Adam, que ocupó el puesto de jefe de pastelería de la cadena Fauchon, se especializó en los éclairs.

Hoy atiende y ofrece esta variedad de pastelería en su propio local L´éclair de génie, donde creó más de 80 variedades y vende 6000 y 8000 éclairs por semana.

Ahora en cuarentena ofrece algunas variedades como caramel beurre salé, chocococo, limón, maracuyá-frambuesa, entre otros.

Para celebrar el Día Nacional de Francia, sacó una versión de éclair tricolor que emula los colores de la bandera francesa.

Fuente: minutoneuquen.com

Share