Crisis en Europa; Boletín FMI

      Comentarios desactivados en Crisis en Europa; Boletín FMI

Europa necesita medidas integrales para reactivar el crecimiento

¿Podemos sacar conclusiones positivas?

• El alto desempleo y el débil crecimiento socavan la estabilidad de Europa

• Un programa de reformas estructurales podría elevar el PIB 4½% en cinco años y contribuir a reequilibrar la zona del euro

• La baja competitividad y la recesión en Europa meridional exigen adoptar más políticas para dinamizar el crecimiento

Recientemente las autoridades europeas han adoptado medidas sin precedentes para evitar las dificultades económicas y financieras, dijo el FMI. Los países están reduciendo su deuda y déficits públicos, y se está inyectando capital en los bancos poco sólidos. Los riesgos se han moderado gracias al fortalecimiento de los cortafuegos anti crisis en la zona del euro, los préstamos del Banco Central Europeo y la adopción de un nuevo pacto fiscal.

Pero como la recesión persiste y el desempleo se mantiene alto y en alza en muchos países, las autoridades deben tomar más medidas, afirmó el FMI.

El FMI señala que se necesitan soluciones tanto a largo como a corto plazo para fomentar el crecimiento.

En un nuevo documento elaborado por personal técnico del FMI concreta que con las reformas estructurales a gran escala se podría elevar el PIB un 4 1/2 % en un periodo de cinco años.

PIB (GDP) y ratios de desempleo.

PIB (GDP) y ratios de desempleo.

Promover el crecimiento ahora

El FMI afirmó que las autoridades deben adoptar un doble enfoque para impulsar el crecimiento.

“Las reformas estructurales deben implementarse ahora para anclar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo”, declaró Rodrigo Valdés, Subdirector del Departamento de Europa del FMI, quien encabezó el equipo que elaboró el análisis.

Pero es necesario complementar esas reformas para impulsar suficientemente el crecimiento a corto plazo; por ende, las autoridades deben complementarlas con políticas que promuevan la demanda, externa en algunos casos, interna en otros”.

La demanda evoluciona en forma desigual en los distintos países de Europa: está en crecimiento en el norte, pero se desploma en el sur. Para ayudar a lograr un reequilibrio hay que corregir la brecha de competitividad acumulada en el sur desde la adopción de la moneda común.

La inevitable reducción de la deuda y los déficits públicos y la capitalización de los bancos y la venta de activos que mantienen en negocios no estratégicos tendrán un efecto negativo en la actividad económica, que deberá ser atenuado con medidas en varios frentes.

El apoyo permanente de la política monetaria sigue siendo esencial. La prociclicidad de las metas fiscales nominales durante una desaceleración económica podría reemplazarse con un esfuerzo para mejorar el saldo fiscal estructural, cuando haya espacio fiscal para hacerlo. Es posible fortalecer los recursos comunes y focalizarlos mejor, por ejemplo mediante intervenciones más enérgicas para mejorar las condiciones del mercado laboral.

Para asegurar la disponibilidad de crédito, es necesario seguir reestructurando la banca y facilitar la inversión extranjera. Debe considerarse la posibilidad de que los recursos comunes se utilicen para asumir participaciones en los bancos. Con el tiempo, esos bancos deberían estar sujetos a un régimen de regulación y supervisión, una autoridad de resolución bancaria y mecanismos comunes de apoyo de carácter centralizado.

Bajar el desempleo es una necesidad urgente, y el crecimiento es el único camino seguro para lograrlo, afirmó el FMI.

Profesor  emérito  D. Miguel Benítez y colaborador de honor de Ferré & Consulting Group

Share