Vanesa Liébana (Magnum): “Magnum siempre ha sido una experiencia”

Ese “crack” que suena al morder un Magnum es sinónimo de placer para más de una generación. Con más de mil millones de unidades vendidas cada año, la marca de helados más grande de Unilever ha desarrollado uno de los discursos creativos más atractivos de la publicidad actual.

Puede decirse que el helado, ese capricho gastronómico que tradicionalmente se ofrecía a los más pequeños como recompensa, alcanzó su mayoría de edad hace 30 años. Porque fue en 1989 cuando la multinacional Unilever lanzó Magnum, el primer helado recubierto de chocolate crujiente con un corazón de vainilla y asociado al concepto del “placer adulto”. En la actualidad es una de las primeras referencias de su categoría, a cuyo crecimiento contribuye con tres o cuatro innovaciones anuales, tal y como nos cuenta Vanesa Liébana, brand manager de Magnum en España.

-¿Cuál es la política innovación de la marca? ¿Cuánto tardan en poner un nuevo helado en el mercado?

Algo que nos diferencia y de lo que nos sentimos orgullosos es nuestro firme compromiso con la innovación, siempre estudiando y analizando las tendencias en alza para cubrir las necesidades de nuestros consumidores. El desarrollo de un nuevo producto puede llevar varios meses de trabajo, investigación y test hasta dar con algo que cumpla con los exigentes estándares de calidad de nuestro porfolio y que pueda ser comercializado más tarde.

No solamente innovamos en sabores, sino también en la “arquitectura del producto”. Y le pongo como ejemplo Magnum Double, que fue el primer helado de nuestra gama con dos capas de chocolate y otra de salsa en su interior. O las tarrinas Magnum, recubiertas por una crujiente capa de chocolate, creadas para romperse y que permitan replicar en cada cucharada la experiencia emblemática de ese “crack” que se siente al morder el Magnum convencional.

-¿Existen grandes diferencias entre los gustos de los consumidores al elegir algo tan universalmente apetecible como un helado?

A pesar de que la globalización, en términos generales, nos permite estandarizar gustos entre los consumidores, lo cierto es que en el mundo de la alimentación no podemos universalizar todos los productos, ya que las preferencias locales de los españoles no son las mismas que en el resto de los países de Europa.

Por otro lado, dado que el turismo en nuestro país tiene tanta relevancia, también buscamos satisfacer las necesidades de consumidores extranjeros y lanzamos sabores que se adaptan a sus gustos, especialmente en las áreas de costa, en el mercado de consumo de “fuera del hogar”. Algunos ejemplos de ello serían el Magnum Menta o el Magnum Double Cherry.

En cuanto a los españoles, el Magnum Almendras es nuestro sabor preferido.

-Placer adulto… ¿solo?, ¿cuál es el posicionamiento actual de la marca dentro de su categoría?

Magnum es sinónimo de placer e indulgencia y nuestra comunicación se dirige principalmente hacia mujeres, pero sin excluir al resto de la sociedad. Actualmente nos posicionamos como una marca premium, que destaca por la calidad de los ingredientes, así como por la perfecta  combinación entre helado cremoso y chocolate crujiente.

-¿La obsesión por los hábitos saludables y la delgadez están pasando factura a las ventas de helados, en general, y a Magnum, en concreto?

Todos los alimentos, consumidos de forma moderada, tienen cabida en una dieta sana y equilibrada, por lo que el consumo de helados es un placer que nos podemos permitir siempre que lo situemos en sus límites razonables. Totalmente compatible con un estilo de vida saludable.

-Hace unos meses lanzaron la gama Magnum Vegan…

La tendencia de los productos veganos no para de crecer y ha llegado para quedarse. Somos conscientes de que cada vez son más los consumidores que optan por una alimentación libre de productos de origen animal como una vía para tener hábitos más sanos.

La creación de Magnum Vegan viene a cubrir esa realidad. En este caso, tanto la vainilla como la cobertura de chocolate que la recubre han sido elaboradas a partir de proteínas de guisantes como alternativa a los lácteos. Además, Magnum Vegan cuenta con el certificado de la European Vegetarian Union.

Fuente: ipmark.com

Share