Uso del platino para evitar la formación de grasas trans

      Comentarios desactivados en Uso del platino para evitar la formación de grasas trans

Un nuevo estudio, liderado la universidad de California ha proporcionado resultados positivos sobre el uso del platino como catalizador en la hidrogenación de aceites, e inhibidor de la formación de grasas trans.

El proceso de hidrogenación se emplea desde hace años por la industria alimentaria para aumentar la vida útil de los aceites. Desafortunadamente este proceso da lugar a la formación de grasas trans, en la actualidad directamente relacionadas con la aparición de altos niveles de colesterol en sangre y con las enfermedades cardiacas.

La eliminación de las grasas trans constituye un reto para las empresas del sector agroalimentario, que hace considerables esfuerzos para desarrollar fórmulas que no utilicen grasas hidrogenadas. En el pasado estas grasas han sido una parte integrante en la fabricación de margarinas, mantecas y algunos alimentos horneados como galletas o snacks.

El objeto de este estudio era utilizar el platino como catalizador, controlando de manera rigurosa la forma de las partículas para conseguir un catalizador más selectivo, para obtener tras la reacción química grasas semi-hidrogenadas, y evitar la aparición de grasas trans.

Se ha detectado que la disposición óptima para estas partículas es la forma tetraédrica, con los átomos dispuestos en una estructura similar a un panal hexagonal. De manera que la formación de las grasas cis, que no resultan nocivas para el organismo, sí se preservan en esta reacción. Si los átomos se disponen según otras estructuras, la tendencia es formar grasas trans.

Con este experimento se consigue por primera vez alcanzar un cierto grado de selectividad con un catalizador heterogéneo, en estado sólido y controlando únicamente la estructura de la superficie. Cuanto mayor sea este control, mayor será el grado de selectividad a obtener en esta reacción química.

En la industria, los catalizadores homogéneos se han utilizado de manera tradicional para obtener mayor selectividad en las reacciones químicas, pero este estudio abre las puertas a la posibilidad de sustituir éstos por catalizadores heterogéneos, que resultan más fáciles de preparar y de controlar, que son reutilizables, presentan una alta estabilidad y además su coste en el mercado es menor.

Para las empresas supone la posibilidad de diseñar catalizadores heterogéneos con formas determinadas que consigan aumentar la selectividad de la reacción, y que como consecuencia permitirá a las industrias agroalimentarias aumentar el valor nutricional de sus productos y ofrecer al consumidor alimentos más saludables.

Fuente: ainia

Share