Inicio > Ingredientes, Investigación > Uso de precursores de ?-3 y ?-6 como complementos alimenticios

Uso de precursores de ?-3 y ?-6 como complementos alimenticios

Martes, 14 de Septiembre de 2010

Omega 3

Omega 3

Los ácidos grasos Omega 3(?-3) y 6(?-6) son ácidos esenciales para el organismo, pero éste sólo es capaz de sintetizarlos a partir de sus precursores, ácido esteariadónico y ácido linoleico principalmente, y son estos compuestos los que se ingieren en la dieta. Para incorporarlos a lo alimentos, se extraen principalmente del aceite de pescado y en algunos casos de ciertos microorganismos. Pero esta extracción del pescado supone un problema, ya que se trata de una fuente no renovable, que además se explota ya para muchos otros fines.

En la búsqueda por encontrar fuentes de Omega 3 y Omega 6 alternativas, los investigadores del equipo de Química de Biomoléculas y Procesos Alimentarios, perteneciente a la Universidad de Almería, plantearon obtener los precursores de estos ácidos e incorporarlos a los alimentos como complementos alimenticios.

En el transcurso del estudio, el equipo de investigadores ha diseñado lípidos estructurados a partir de estos precursores, el ácido esteariadónico y el ácido linoleico, ambos ácidos poliinsaturados formados por cadenas de 18 átomos de carbono.

Estos ácidos se obtuvieron de semillas de plantas terrestres, tales como: la onagra, la borraja, o la viborera.

El resultado son lípidos estructurados que poseen 3 moléculas de ácidos grasos, y en ellas el ácido graso esencial se colocan la posición idónea en la molécula para asegurar la óptima absorción del organismo.

En la actualidad, este estudio se encuentra en su última fase, en la que se está utilizando el aceite de oliva como vehículo natural de estos triglicéridos. Se eligió como excipiente de estos precursores el aceite de colina, rico en ?-9, de forma que se obtiene un producto con un alto valor nutricional y con propiedades beneficiosas para la salud.

El uso de estos precursores como complementos alimenticios permite a las empresas mejorar las propiedades de un producto como el aceite de oliva, altamente apreciado, con gran valor añadido, y además enriquecer otros productos del mercado que contengan también aceite de oliva en su formulación.

Share
Comentarios cerrados.