Un cereal mediterráneo gana el primer premio al “ingrediente sostenible”

      Comentarios desactivados en Un cereal mediterráneo gana el primer premio al “ingrediente sostenible”

Tritordeum es un cereal mediterráneo con beneficios nutricionales, agronómicos y organolépticos que ha ganado el primer premio en la categoría “Ingrediente Sostenible” dentro los Sustainable Food Awards 2018, organizados por Ecovia Intelligence.

El primer evento de Sustainable Food Awards ha tenido lugar dentro del Sustainable Foods Summit durante la jornada del 7 de junio en Ámsterdam. El objetivo de los premios es dar reconocimiento a compañías que están ayudando a construir una industria alimentaria más sostenible – como Agrasys, la startup que está introduciendo el Tritordeum en el mercado.

Con este premio, Tritordeum está siendo reconocido como un nuevo ingrediente que marca la diferencia en cuestiones de impacto social y medioambiental.

“Tritordeum es un proyecto que vela por la sostenibilidad de diversas maneras. Desde la base, es un proyecto respetuoso con el medio ambiente, la gente y su alrededor. Por ello, es un honor ser reconocidos como un ingrediente sostenible”, destacó Verónica Guerra, la responsable de comunicación y marketing de Agrasys, que recogió el premio junto a Wiro Nillesen, el encargado de la cadena de valor en Países Bajos.

¿Qué lo hace más sostenible?

Tritordeum es un cereal mediterráneo – hijo de un trigo duro (Triticum durum) y una cebada salvaje (Hordeum chilense) – con beneficios reales para el medioambiente, el consumidor y los agricultores.

Como cultivo, Tritordeum es más sostenible y tiene una mejor huella medioambiental.  Es un cereal robusto, adaptado a las inclemencias del cambio climático. Resiste bien a la sequía y a las altas temperaturas. El hecho que Tritordeum hace un uso eficiente del agua y tiene una buena resistencia a algunas enfermedades hace que el Tritordeum sea un cereal sostenible con un impacto medioambiental menor.

Se cultiva en el área mediterránea – España, Italia y sur de Francia – en convencional y ecológico. Actualmente, el 70% de la producción viene de agricultores locales con certificación ecológica.

“La cadena de valor de Tritordeum tiene muchas características que la convierten en una cadena justa y sostenible”, aseguró Verónica Guerra.

Agrasys trabaja con agricultores locales bajo contratos de recompra sin fluctuación en precios, apoyando la economía local y siguiendo una filosofía de respeto de los principios sostenibles. “A diferencia de lo que pasa con otros cereales, respetamos mucho el primer eslabón de la cadena: el agricultor”, explica Guerra. El proyecto ha sido implementado en cada región con agricultores locales con contratos que aseguran ingresos estables, justos y sin depender de las variaciones externas que afectan a las lonjas de cereales.

“Además, este cereal tiene una cadena de valor centrada en el control de la semilla, el grano y la harina para asegurar la trazabilidad completa – del campo a la mesa – y garantizar márgenes justos, especialmente para nuestros agricultores”, añadió la responsable de comunicación.

Una vez cosechado, la compañía supervisa todos los pasos que hace el grano desde que sale del campo hasta que llega al molino más cercano. Tras un proceso tradicional de molienda, el grano se convierte en una harina de calidad. “Así que gracias a este control, Tritordeum es un cereal totalmente trazable”, declaró Verónica Guerra.

Un cereal que se expande por Europa

Además de los aspectos relacionados con la sostenibilidad, Tritordeum está conquistando otros países del viejo continente por sus ventajas nutricionales: altos niveles de fibra, ácidos grasos, antioxidantes como la luteína y un gluten más digestible.

En comparación con el trigo, tiene altos niveles de fibra dietética con efectos positivos en la salud cardiovascular; 10 veces más luteína – un antioxidante relacionado con la salud ocular que protege la retina de los rayos UV y de los efectos de la edad –; más ácidos grasos del tipo oleico – considerado un pilar central en nuestra dieta mediterránea. Además, tiene un gluten más digestible. Según un reciente estudio científico, Tritordeum presenta una reducción importante en las proteínas del gluten asociadas con las intolerancias alimentarias (las gliadinas) en comparación con el trigo. Aunque contiene gluten y no es apto para celíacos, puede ser un cereal alternativo para aquellos que quieren reducir la ingesta de gluten o para las personas con sensibilidad al gluten no celíaca. Fuente: Vaquero et. al., (2017)

Harina, pan, galletas, pasta y muchos otros productos hechos con este cereal sostenible están disponibles en 9 países, incluyendo España, Italia, Francia, Suiza, Turquía, Suecia, Dinamarca, Alemania y Países Bajos. En España, por ejemplo, panaderías artesanas de referencia son las que han incluido la harina de este nuevo cereal entre sus elaboraciones diarias. A día de hoy, grandes superficies como El Corte Inglés han introducido pan de Tritordeum en más de 135 tiendas de la península y, como novedad, se está trabajando con malta de Tritordeum para la elaboración de cerveza artesana.

Una respuesta a las demandas del mercado

Gracias a sus propiedades nutricionales y organolépticas, Tritordeum es muy adecuado para la elaboración de una amplia gama de productos cerealistas. Concretamente, sirve para elaborar productos de panadería, pastelería, pasta, pizza, productos extrusionados, bebidas vegetales e incluso, cerveza.

Cocineros y panaderos profesionales – como Miguel Ángel Sahuquillo (Vamos de Pan, Albacete)- destacan que los productos de Tritordeum se caracterizan por unas características organolépticas excelentes: “sabor dulce, aroma agradable y un atractivo color dorado – debido a la luteína – que lo hace único”, comenta el panadero manchego. Además, es una respuesta a las demandas y tendencias actuales de la industria alimentaria que quiere innovar a través de productos funcionales elaborados con ingredientes naturales, producidos localmente y con un impacto medioambiental reducido.

“Nuestro objetivo es, ha sido y será dar a la sociedad la posibilidad de tener a disposición un cereal alternativo que no sólo presenta beneficios nutricionales, agronómicos y organolépticos sino que además marca la diferencia en cuestión de impacto social y medioambiental”, explicó Verónica Guerra.

Fuente: Agrasys

Share