Archivo

Entradas Etiquetadas ‘pan integral’

¿Cuál es el pan más saludable para ti?

sábado, 9 de diciembre de 2017 Comments off

El pan es sinónimo de comidas rápidas y fáciles, pero en el pasillo de la tienda hacer una buena elección podría no ser tarea fácil. Las opciones van más allá del trigo y el blanco, y si estás esperando tomar una decisión más saludable, hay mucho que aprender. Te mostramos cómo elegir la mejor opción.

Pan blanco: Los granos de este tipo de pan se componen de 3 tipoS: el salvado denso en fibra, el germen rico en nutrientes y el endospermo amiláceo. El pan blanco está hecho de granos de trigo que han sido procesados para limitar el salvado y el germen, dejando solo el endospermo. Esto da como resultado una textura y sabor más ligeros.

Pan de trigo: El pan de trigo no debe confundirse con pan de trigo integral. El pan de trigo simplemente refiere que el producto está hecho con harina de trigo, que es otro término para definir la harina blanca.

Pan de trigo integral: La palabra “entero” es muy importante aquí; significa que el salvado, el germen y el endosperma del grano de trigo están intactos. El pan está hecho enteramente de granos de trigo (en lugar de mezclarse con otros granos).

Pan integral de trigo blanco: El pan integral blanco está hecho de un grano de trigo integral albino, que es más liviano en sabor y color que las variedades tradicionales de trigo (que son rojas y, por lo tanto, de color más oscuro). Si prefiere el sabor del pan blanco pero quiere los nutrientes y la fibra que se encuentra en el pan de trigo, esta es una buena opción.

Pan integral: Similar al pan de trigo integral, el pan integral se compone de granos que están completamente intactos. Además del trigo, el pan integral puede incluir otros granos integrales, como la cebada integral, el arroz integral, la avena integral y la avena arrollada, entre otros (todos los cuales son ricos en fibra, vitaminas y minerales). Aunque el trigo integral es el tipo de grano entero más popular, el pan integral es solo un tipo de pan integral. Son las dos opciones más saludables en la tienda, que varían ligeramente en nutrición dependiendo de la combinación exacta de granos.

Pan de grano germinado: Los panes de granos germinados se elaboran con harinas de granos germinados, que se forman cuando los granos se exponen a condiciones de humedad y calor. Los carbohidratos almacenados en el endosperma se vuelven más fáciles de digerir, y también se cree que aumentan la biodisponibilidad (el grado en que algo se absorbe en el cuerpo) de algunas vitaminas y minerales.

¿Cuál es la opción más saludable?

Cualquier pan hecho con granos enteros al 100%, ya sea de trigo integral o grano entero, es la opción más nutritiva. Pero tenga cuidado: el hecho de que una etiqueta diga “grano entero” no garantiza que el producto contenga exclusivamente granos integrales.

La mejor manera de aprender sobre su pan es mirar los sellos en el paquete. Si lleva el sello 100%, todos sus ingredientes de grano son enteros. Estos panes también contienen al menos 16 gramos (una porción completa) de granos integrales por porción, de acuerdo con el Whole Grain Council. Si lleva el sello básico, contiene al menos 8 gramos (media ración) de granos integrales por porción, pero también puede contener granos refinados.

¿Cuánto tiempo se mantiene fresca una barra de pan?

Mientras que los panes de panadería duran de dos a tres días (unos cuantos más si están tostados), los panes envasados se mantienen frescos durante una o 2 semanas (reviértalo ante cualquier signo de moho) y pueden congelarse hasta por tres meses. El mejor método para determinar la frescura es observar la fecha de vencimiento.

Ahora que eres un profesional en la “navegación” por el pasillo del pan, es hora de construir el mejor sándwich de todos los tiempos.

Fuente:  frontera.info

Share
Categories: Panadería Tags: ,

El papel del pan integral en la alimentación de las personas con diabetes

sábado, 11 de noviembre de 2017 Comments off
  • 5,3 millones de personas padecen diabetes en España, de las cuales el 43% aún no ha sido diagnosticada 1
  • El 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes y se llevarán acabo diversas actividades entre las que la alimentación también tendrá un papel importante
  • Un 37,1% de los españoles conoce las propiedades de los cereales integrales y la manera en la que ayudan a controlar el índice glucémico 2

La diabetes es una enfermedad que en España ya afecta a 5,3 millones de personas por lo que, además de una adecuada adherencia al tratamiento, es esencial que la persona con diabetes reciba una adecuada educación diabetológica sin olvidarnos de la importancia de la alimentación.

En este sentido, se debe prestar especial atención a la ingesta de hidratos de carbono y de pan en particular pues, expertos en el ámbito de la salud afirman que este alimento es un hidrato de absorción lenta, que ayuda a regular el índice glucémico por tanto, es importante para llevar a cabo una dieta equilibrada y saludable y, en el caso de la diabetes, se recomiendan sobretodo variedades integrales. De hecho, la evidencia científica parte de la base de incluir una mayor proporción de carbohidratos procedentes de los cereales de grano completo ya que se asocia con un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Tanto es así que según el último estudio sobre hábitos alimentarios y consumo de pan y cereales realizado por la Universidad Complutense de Madrid 2, un 37,1% de la población ya tiene consciencia acerca de los beneficios que alimentos como el pan y los cereales integrales, pueden tener sobre el bienestar de los pacientes con diabetes.

Algunas de las propiedades de este tipo de alimentos es que presentan un índice glucémico inferior frente a las variedades de harina blanca. Una vez ingeridos no se presentan picos elevados de glucosa en la sangre y por tanto disminuye la demanda de insulina. Por otro lado, otro de los beneficios del pan integral es que reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2, ya que entre las propiedades de la fibra se encuentra promover la secreción de insulina, hormona encargada de regular la cantidad de azúcar en la sangre. Según datos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), tomar 45g diarios (tres raciones) de alimentos elaborados con harinas integrales contribuye a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y cáncer de colon.

Son datos de gran relevancia y, para dotarles de la importancia que merecen y conmemorar a esta patología, un año más tendrá lugar el Día Mundial de la Diabetes el 14 de noviembre bajo el lema “Mujer y diabetes”. La Fundación para la Diabetes y la Asociación de Diabetes de Madrid organizan en torno a este día un evento deportivo-solidario que ya es uno de los más importantes en nuestro país: la 6ª Carrera y Caminata Popular por la Diabetes y ExpoDiabetes que se celebrará el próximo 19 de noviembre en el parque del Oeste de Madrid.

Debido al lema escogido, en esta edición se quiere concienciar sobre la cifra tan elevada de personas con diabetes que hay en nuestro país pues, casi un 30% de las españolas entre 61 y 75 años padece esta enfermedad, dato que asciende hasta el 41,3% una vez superados los 75 años. 3

Por primera vez la iniciativa Pan Cada Día participará en esta iniciativa que prevé reunir a unos 4.000 participantes, con el objetivo de señalar la importancia del pan y los cereales en una dieta equilibrada para personas con diabetes. Las inscripciones se pueden realizar a través de la página web www.mueveteporladiabetes.org y en la planta de deportes de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios.

Referencias:

  1. Fundación para la Diabetes
  2. Estudio “Influencia del consumo de pan en la calidad de la dieta y hábitos alimentarios de adultos españoles”. Universidad Complutense de Madrid
  3. Estudio “di@bet.es”. Centro de Investigación en Red sobre Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM)

Fuente: Pan cada día

Share

Sólo cuando se consume pan blanco se engorda y no cuando se intercala con el integral

viernes, 6 de junio de 2014 Comments off

pan-aleman-vollkorn-brotUn nuevo estudio realizado por la Universidad de Navarra demuestra que comer mucho pan blanco al día aumenta el riesgo de obesidad. El estudio, dentro del proyecto SUN, pone de manifiesto que el consumo de dos o más raciones al día de pan blanco (cada ración son 3 rodajas) incrementa el riesgo de sobrepeso/obesidad en un 40%, en comparación con quienes optan por reducir este consumo a una ración por semana. Sin embargo, no se observó asociación significativa entre el consumo de pan integral y el sobrepeso/obesidad. Hasta el punto de que los resultados, dados a conocer por los profesores Miguel A. Martínez-González y Maira Bes-Rastrollo, de Medicina Preventiva y Salud Pública, mostraron que el consumo en conjunto (pan blanco y pan integral) no se asoció con un mayor aumento de peso. Por el contrario, la ingesta de únicamente pan blanco se asoció directamente con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad.

Los investigadores siguieron a un total de 9.267 graduados universitarios del proyecto SUN durante un periodo medio de 5 años. Al inicio del estudio se tuvieron en cuenta los hábitos alimentarios realizando un cuestionario validado de frecuencia de alimentos.
Así, los participantes que consumían dos o más raciones al día eran 40% más propensos a desarrollar este trastorno que los que tomaban una ración por semana o menos. No se observó asociación significativa entre el consumo de pan integral y el sobrepeso/obesidad.
“La naturaleza de los hidratos de carbono, el contenido de fibra y otros micronutrientes en el pan integral y la absorción más lenta de carbohidratos pueden explicar la falta de asociación entre el consumo de éste y la obesidad”, según concluyen los autores, integrados en el Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBER-OBN).

Fuente: Agroinformación

Share

Los cereales integrales y el pan: un dueto de la dieta Mediterránea para la prevención de enfermedades crónicas

viernes, 20 de diciembre de 2013 Comments off

cereales-alimentacion-01La campaña ‘Pan cada día’ quiere destacar el trabajo “Whole grain cereals and bread: a duet of the Mediterranean diet for the prevention of chronic diseases” realizado por Rosa María Ortega, Ángel Gil y José Maldonado, publicado en la revista Public Health Nutrition, que destaca la importancia del consumo de cereales integrales, incluido el pan, en la salud. Además, indica la asociación entre el consumo de estos alimentos y la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus de tipo 2, ciertos tipos de cáncer y diversas patologías gastrointestinales (estreñimiento, diverticulosis, diverticulitis).

En esta publicación se han revisado los estudios epidemiológicos y de intervención publicados hasta el año 2010 en relación con el consumo de estos alimentos y destaca que, diversos estudios muestran de forma consistente que los individuos que consumen tres o más raciones diarias de cereales integrales tienen entre un 20 y un 30% de menor riesgo de sufrir patologías cardiovasculares que aquellos con un consumo inferior. Igualmente, el alto consumo de cereales integrales, tales como el pan integral, se asocia con una reducción del riesgo del 20-30% de padecer diabetes de tipo 2. Además, la protección frente al riesgo de cáncer colorectal y pólipos, otros cánceres del aparato digestivo, cánceres hormonales y cáncer pancreático, ha sido asociado con el consumo regular de cereales integrales y sus derivados, por lo que los autores concluyen que el consumo habitual de cereales integrales puede contribuir a la reducción de los factores de riesgo relacionados con enfermedades crónicas no transmisibles.

En relación con estos alimentos Beatriz Navia, nutricionista y portavoz científica de la campaña ‘Pan cada día’ ha señalado que, tal y como se indica en este trabajo, los cereales integrales son ricos en nutrientes (fibra, vitaminas, minerales) y en compuestos fitoquímicos (polifenoles, fitoestrógenos) con reconocidos beneficios para la salud. Además, se cree que estos compuestos ejercen efectos sinérgicos cuando se consumen juntos, por lo que resulta de gran importancia su ingesta conjunta como parte del alimento y no de forma aislada.

En este sentido, si bien, según se indica en todas las guías alimentarias el consumo de cereales debe constituir la base de la alimentación dentro de una dieta equilibrada, con un consumo aconsejado de, al menos, 6 raciones al día, algunas de ellas, destacan la importancia de la inclusión de los cereales integrales en la dieta.

En concreto, según indica Navia, “la pirámide alimentaria de la USDA (United States Departamento of Agricultura), que aconseja consumir diariamente de 6 a 11 raciones al día del grupo de los cereales, constituido por el pan, los cereales, el arroz y la pasta, señala que la mitad de todos los cereales consumidos deberían ser cereales integrales”.

La campaña ‘Pan cada día’, con la divulgación de este estudio, quiere mostrar los beneficios del consumo de cereales integrales y pan, ya que como muestran las conclusiones, combinado con dieta sana y ejercicio físico puede prevenir diversos tipos de enfermedad.

Fuente: Agrodigital

Share

El consumo de pan integral en personas de más edad reduce el riesgo cardiovascular

viernes, 13 de diciembre de 2013 Comments off

pan-integralSegún un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona, para la campaña ‘Pan cada día’, en una población de edad avanzada con alto riesgo cardiovascular, (PREDIMED) el consumo habitual del pan integral se asocia con una menor concentración de insulina. La resistencia a esta hormona es un proceso patológico clave en el desarrollo de Diabetes Mellitus tipo 2 y también se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Para realizar el estudio “Evaluación del impacto del consumo de pan, tanto integral como blanco, en una población de edad avanzada con alto riesgo cardiovascular: una aproximación metabolómica” se seleccionaron 275 voluntarios participantes en el estudio PREDIMED (93 hombres y 182 mujeres) y se dividieron en 5 grupos en función a sus hábitos de consumo de pan: no consumidores, consumidores esporádicos de pan blanco, consumidores esporádicos de pan integral, consumidores habituales de pan blanco y consumidores habituales de pan integral.

Ahora, este trabajo científico realizado por investigadores del programa Ingenio?Consolider de Alimentos Funcionales del departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, pone de manifiesto que las personas que consumen pan a diario presentan unos parámetros clínicos más saludables desde el punto de vista cardiovascular en comparación a las que no consumen pan o no lo hacen de forma regular.

Beatriz Navia, nutricionista y portavoz científica de la campaña ‘Pan cada día’, afirma que son diversos los estudios que han encontrado una relación directa entre consumo de cereales integrales y reducción del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus de tipo 2.

Aunque aún no han sido completamente dilucidados los mecanismos por los cuales estos alimentos confieren protección frente al riesgo de padecer estas enfermedades, la reducción de la ingesta energética, así como efectos directos sobre la resistencia a la insulina han sido señalados como algunos de ellos.

Los cereales integrales son una fuente importantte de fibra

Se sabe que los cereales integrales constituyen una fuente importante de fibra, magnesio, así como de otros nutrientes y numerosos fitoquímicos (polifenoles, lignanos, etc.). La fibra puede actuar de forma protectora al hacer más lenta la absorción y digestión de los hidratos de carbono. Por otra parte, la deficiencia de magnesio, nutriente presente en una cantidad importante en estos alimentos, se ha relacionado con un aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, pero además se ha comprobado que, este mineral ejerce efectos beneficiosos en el metabolismo de los hidratos de carbono y en la sensibilidad a la insulina y de hecho, son múltiples los estudios que han encontrado asociación entre mayores ingestas de magnesio y reducción del riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Además, el consumo de cereales integrales también se ha asociado con un menor índice de masa corporal, circunferencia de cintura y una menor adiposidad abdominal, lo cual sugiere que el consumo de estos alimentos de forma habitual puede jugar un papel importante en la mejora de las anormalidades metabólicas relacionadas con el desarrollo de diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

De hecho, estos alimentos provocan una mayor saciedad, y, si se consumen de forma regular, parecen ayudar a reducir el peso corporal, mejorando la sensibilidad a la insulina, la presión arterial, el metabolismo lipídico y la inflamación, con beneficios globales sobre el riesgo cardiovascular.

Desde hace años se sabe que la Dieta Mediterránea es un modelo de alimentación saludable asociado con la prevención de enfermedades cardiovasculares. Entre otros, el estudio PREDIMED lleva desde 2003 analizando la importancia de esta dieta en una población de edad avanzada con alto riesgo cardiovascular.

Resultados sobre el colesterol

Tras analizar los datos extraídos en la investigación, los autores del estudio observaron que las personas que consumen pan a diario muestran un perfil lipídico más saludable que los no consumidores o los consumidores esporádicos. Los datos reflejaron una menor concentración plasmática de c?LDL, conocido popularmente como “colesterol malo” y más c?HDL o “colesterol bueno” entre los consumidores diarios de pan, tanto blanco como integral, en comparación con los otros grupos.

El consumo de pan integral parece particularmente conveniente. Los consumidores habituales de pan integral presentaron una concentración de insulina en sangre significativamente menor que los individuos no consumidores de pan sin que eso se asociara a unos mayores niveles de glucosa en sangre, lo que indica un buen funcionamiento de esta hormona.

Entre los consumidores de pan blanco estas observaciones no se aprecian con tanta rotundidad, aunque sí se ve una tendencia hacia niveles inferiores en la concentración de insulina y en los índices que miden la resistencia a esta hormona en comparación a los no consumidores.

Estos resultados están en concordancia con otras investigaciones que demuestran que el consumo de fibra, especialmente aquella que procede de la ingesta de cereales integrales, puede desempeñar un efecto protector frente al desarrollo de resistencia a la insulina y también se asocia a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Esta asociación inversa entre consumo de pan integral y menor riesgo de desarrollar resistencia a la insulina y Diabetes Mellitus también podría estar relacionada con la ingesta de magnesio, un nutriente que se encuentra en la cáscara externa de los cereales. Además, hay que tener en cuenta que la ingesta de cereales integrales se asocia con el mantenimiento de un correcto estado ponderal. El exceso de peso, y más particularmente el exceso de grasa abdominal, constituye un importante factor de riesgo para el desarrollo de diabetes y enfermedad cardiovascular.

Beatriz Navia concluye alegando que incluir cereales integrales de forma regular en nuestra dieta puede aportar múltiples beneficios a nuestra salud, ya que los estudios han evidenciado que no sólo reducen el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, sino también diversos tipos de cáncer, por lo que se debería fomentar el consumo de estos alimentos, siempre dentro del contexto de una alimentación variada y equilibrada.

Share

Comer pan integral reduce las posibilidades de tener diabetes

viernes, 12 de julio de 2013 Comments off

pan-avenaA través de un estudio científico se ha demostrado una relación inversa entre consumo de cereales integrales y resistencia a la insulina.

Desde la campaña ‘Pan cada día’ se quiere dar a conocer un estudio recientemente publicado en Annals of Epidemiology que indica que existe una relación inversa entre el consumo de cereales integrales y la incidencia de diabetes de tipo 2.

El estudio publicado en el número 23 de la revista Annals of Epidemiology del presente año y liderado por la Dra. Emily D. Parker de Minnesota, fue llevado a cabo en una muestra de 72.215 mujeres postmenopáusicas, que participaron en el WHI (Women’s Health Initiative), un estudio observacional en el que se siguió a una cohorte de 93.676 mujeres de 50 a 79 años durante 8 años.

En este trabajo, se analizó la dieta de las mujeres al inicio del estudio, mediante un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos en el que se incluían preguntas específicas relativas al consumo de pan y otros cereales, incluyendo el tipo (blanco o integral) y se clasificó a las participantes en función de que el consumo total de cereales integrales fuera nulo, inferior a 0,5 raciones/día, de 0,5?1 raciones/día, de 1?1,5 raciones/día, de 1,5?2 raciones/día, o de 2 ó más raciones/día. Además, durante el tiempo de seguimiento, se realizó una sesión anual, en la que se preguntó a las mujeres si habían sido diagnosticadas de nuevo de diabetes de tipo 2. La tasa de incidencia de diabetes de tipo 2 en el colectivo estudiado, fue de 63 por cada 10.000 personas/año.

El consumo de cereales integrales entre las participantes en el trabajo fue, en general, escaso, con una media de 1,1 raciones/día. Las mujeres con mayores consumos de cereales integrales presentaron un menor riesgo de padecer diabetes de tipo 2, después de eliminar la influencia de múltiples variables de confusión tanto dietéticas (consumo de frutas, verduras, lácteos, alcohol, etc.) como no dietéticas (práctica de ejercicio físico, historia familiar de diabetes, etc.). Además, según han señalado los autores del trabajo, el menor riesgo de padecer diabetes de tipo 2, se observó, incluso, con consumos relativamente bajos de cereales integrales, como una ración/día y fue dosis dependiente, de manera que a medida que se incrementaba el consumo de estos alimentos disminuía el riesgo de sufrir la enfermedad.

¿En qué consiste la diabetes tipo 2?

La diabetes de tipo 2, consiste en una alteración del metabolismo de los hidratos de carbono, en la cual se elevan los niveles de glucosa en sangre (glucosa en ayunas?126 mg/dL ó glucosa en sangre tras dos horas de la administración de una sobrecarga oral de glucosa?140 mg/dL), debido a una ineficacia de la insulina disponible (resistencia a la insulina). Constituye una enfermedad con una elevada prevalencia. En España, en concreto, Soriguer y col. (2012), en un estudio reciente, estimaron que alrededor de un 30% de la población adulta española sufre algún tipo de trastorno en relación con los hidratos de carbono (diabetes, glucosa en ayunas alterada, alteración de la tolerancia a la glucosa), destacando además, que muchas veces se desconoce que se padece.

Se trata, además, de una patología cuya prevalencia va en aumento, que aparece cada vez a edades más tempranas, con importantes repercusiones en la salud y el bienestar de la población, y en la que la dieta desempeña un papel fundamental tanto en el tratamiento como en su prevención.

¿Cómo prevenirla?

Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad genéticamente determinada, pero que necesita de la presencia de factores ambientales para su expresión (obesidad, hiperlipemia, hipertensión, etc.), es evidente el papel preventivo que va a ejercer la dieta.

Así, un documento elaborado a nivel mundial por la Federación Internacional de Diabetes, establece la dieta sana (con un aporte adecuado de hidratos de carbono, proteínas, grasas, fibra, vitaminas y minerales) y la práctica de actividad física de forma regular, como pilares básicos para prevenir la aparición de esta enfermedad. Por eso, aumentar el consumo de estos alimentos, parece ser de gran importancia.

Según Beatriz Navia, Profesora Titular del Departamento de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, los cereales integrales y dentro de ellos, el pan integral, constituyen alimentos ricos en carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales, además de contener numerosos fitoquímicos (polifenoles, lignanos, etc.) con efectos beneficiosos en la salud.

Por ejemplo, se ha señalado que el magnesio, que se encuentra en cantidades importantes en estos alimentos y que se pierde en parte, en el refinado de los cereales, tiene efectos beneficiosos en el metabolismo de los hidratos de carbono y en la sensibilidad de la insulina. De hecho, son diversos los estudios que han encontrado una relación inversa entre consumo de cereales integrales y resistencia a la insulina, atribuyendo, en parte, este hallazgo, a su contenido en magnesio. Además, el alto contenido en fibra de los cereales integrales ejerce igualmente un efecto protector frente a la diabetes de tipo 2, ya que la fibra, disminuye la ingesta de energía, previene la ganancia de peso y posee efectos directos sobre la resistencia a la insulina.

El estudio concluye que, considerando el bajo consumo de cereales integrales detectado en este estudio y los beneficios en relación con la prevención de la diabetes de tipo 2 encontrados, es posible que incluso un pequeño incremento en el consumo de estos alimentos pueda ejercer beneficios substanciales a nivel de la población.

En este sentido, Beatriz Navia ha indicado que existen múltiples beneficios de incluir cereales integrales en nuestra dieta, ya que los estudios han evidenciado que no sólo reducen el riesgo de padecer diabetes de tipo 2, sino también de sufrir enfermedades cardiovasculares, así como diversos tipos de cáncer, por lo que se debería fomentar el consumo de estos alimentos, siempre dentro del contexto de una alimentación variada y equilibrada.

La campaña ‘Pan cada día’, con la divulgación de este estudio, quiere mostrar los beneficios del consumo de pan integral, ya que como muestran las conclusiones, combinado con dieta sana y ejercicio físico puede prevenir este tipo de enfermedad.

Fuente: Besana Portal Agrario

Share

El cereal integral, un reto en el negocio de la panadería.

viernes, 25 de febrero de 2011 Comments off

La demanda de productos integrales se ha incrementado notablemente, incluso en países donde el cereal integral no forma parte del menú tradicional. Junto a la creciente demanda, los consumidores retan a la industria panadera a lanzar nuevos productos, sanos y sabrosos.

Durante los últimos años la sociedad presta mucha más atención a su salud, este hecho ha provocado que el uso del cereal integral se convierta en una de las tendencias más fuertes en el mercado internacional del pan, que de acuerdo a los últimos estudios de mercado no muestra signos de disminuir en los próximos años. El mercado de productos integrales crece a medida que los consumidores toman cada vez más conciencia de los beneficios nutricionales de éstos, en Lantmännen Unibake esta creciente demanda no ha pasado desapercibida.

“Observamos una clara tendencia hacia una variedad de pan saludable elaborado con cereales integrales. Y al mismo tiempo, nuestros clientes inciden en aspectos tan importantes como sabor y la textura, y nos retan a desarrollar constantemente especialidades saludables y sabrosas que llamen la atención a una amplia gama de consumidores” , comenta  Luís Roca directivo  de Lantmännen Unibake.

“La gama de elaboraciones basadas en harinas integrales puede ser muy extensa, desde hace años estamos en constante desarrollo de nuevas elaboraciones de pan con grano entero, que no hubieran sido apreciadas hace unos años. Hace ya tiempo que investigamos en proyectos basados en combinaciones de cereales integrales, por lo que somos un operador importante en esta materia, trabajando para que el pan alcance un equilibrio nutricional correcto, conservando el sabor y la alta calidad”, explica Luís Roca.

Entre otras cosas, Lantmännen Unibake coopera con los molinos harineros para desarrollar nuevos sistemas de moltura y poder crear así nuevas combinaciones con distintos tipos de cereales.

“Tradicionalmente, el pan integral está elaborado con trigo y centeno, pero actualmente estamos considerando la cebada, ya que tiene buenas propiedades cuando se mezcla con otros tipos de cereal. El truco está en encontrar el equilibrio perfecto, siempre primando la salud y el sabor como los principios fundamentales”, dice Luís Roca.

Los análisis de mercado realizados por Lantmännen Unibake muestran que la tendencia del cereal integral se está extendiendo a otros mercados en los que el cereal integral no forma parte del menú tradicional. Según  Roca la creciente popularidad del grano entero se debe al hecho que las panaderías trabajen duro en desarrollar productos elaborados con cereal integral para satisfacer las necesidades de los consumidores, que todavía no están acostumbrados a tomar pan con semillas o ligeramente amargos como en Escandinavia.

Fuente: Lantmännen Unibake

Share

Comer granos integrales y menos granos refinados podría ayudar al corazón

martes, 16 de noviembre de 2010 Comments off

Una reciente investigación sugiere que las personas que comen con regularidad granos integrales en lugar de granos refinados, acumulan menos grasa relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

En altas cantidades, el tejido adiposo visceral (TAV), la grasa que rodea a los órganos dentro del abdomen, se asocia con el inicio de hipertensión, hipercolesterolemia y resistencia a la insulina, factores de riesgo de la salud que en conjunto se conocen como el “síndrome metabólico”.

La coautora del estudio, Nicola McKeown, y científica del programa de epidemiología de la nutrición de la Univerisdad de Tufts en el Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana en el Envejecimiento del USDA, asegura que en este estudio se ha comprobado que el volumen de TAV es aproximadamente un 10% menor en los adultos que reportan comer tres o más porciones al día de granos integrales, y que limitaban su ingesta de granos refinados a menos de una porción al día. Por ejemplo, una rebanada de pan de trigo 100% integral o media taza de avena constituye una porción de granos enteros, y una rebanada de pan blanco o media taza de arroz blanco representa una porción de granos refinados.

Los hallazgos, que han sido publicados en una edición reciente en línea de la revista American Journal of Clinical Nutrition, provienen de un análisis de encuestas dietéticas y escáneres de grasa corporal llevados a cabo en más de 2.800 hombres y mujeres entre 32 y 83 años de edad. Incluso tras tomar en cuenta factores adicionales del estilo de vida como antecedentes de tabaquismo, consumo de alcohol, ingesta de frutas y verduras, porcentajes de calorías provenientes de la grasa, y rutinas de actividad física, los autores han encontrado que consumir varias porciones al día de granos integrales se asocia con menores cantidades de TAV. Sin embargo, los que consumen varias porciones al día de granos integrales y varias porciones al día de granos refinados no parecen beneficiarse de la relación entre los granos integrales y un menor TAV.

Asimismo, el consumo de granos integrales no parece mejorar el volumen de TAV si la ingesta de granos refinados excede a cuatro o más porciones por día, según señala McKeown. Este resultado implica que es importante hacer substituciones en la dieta, en lugar de sencillamente añadir alimentos integrales.

Share

Se estudia la utilización de Bifidobacterias para elaborar pan integral de mayor calidad

lunes, 19 de julio de 2010 Comments off

El consumo de productos integrales aumenta cada año. Estos alimentos, que aportan un contenido de fibra extra a la dieta, adquieren cada vez más popularidad entre los consumidores, no obstante en su composición las harinas integrales que se emplean para la elaboración de los alimentos contienen ciertas sustancias que han sido calificadas como antinutritivos, ya que pueden interferir en la absorción de minerales como hierro o calcio durante la digestión.

Con el objetivo de eliminar estas sustancias, un grupo de Investigadores del grupo de Cereales del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (CSIC), ha realizado un estudio con pan integral, empleando bifidobacterias durante la fermentación con el objetivo de reducir su contenido en fiitatos, compuestos derivados del ácido fítico que no son absorbibles por el organismo.

Para  ello se elaboraron los panes con estas bacterias, y se compararon con sus homólogos sin bifidobacterias. El análisis de los productos elaborados de esta forma indicó que presentan características similares en cuanto a volumen de la pieza, estructura de la miga y textura, Además, el análisis sensorial indicó que las propiedades organolépticas no sufren cambios y se mantienen sabor, aroma y suavidad de la miga.

Asimismo, pudo comprobarse que el uso de las bifidobacterias consigue reducir el contenido de fitatos, dado que estas bacterias son productoras de fitasas, enzimas que a su vez contribuyen a la degradación de los fitatos; mientras que los compuestos bioactivos derivados de la degradación, permanecen en el producto final, favoreciendo así la absorción del organismo de minerales durante el proceso digestivo.

El uso de estas bacterias, productoras de fitasas, constituye la mejor alternativa para reducir el contenido de fitatos y mejorar las propiedades nutricionales del producto final. Además su uso puede extenderse a una gran variedad de alimentos que precisen un proceso de fermentación, como productos a base de cereales, productos de bollería o pizzas

Share

Investigadores del CSIC potencian las propiedades nutritivas del pan integral

viernes, 29 de enero de 2010 Comments off

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha creado un pan integral que presenta una mayor calidad nutricional gracias al empleo de cepas de bífidobacterias durante su fermentación. Estas cepas degradan los fitatos durante este proceso, sustancias antinutritivas que se encuentran en las harinas integrales e impiden la absorción de minerales como el zinc, calcio o hierro durante la digestión.

Asimismo, han observado que estos panes no presentan cambios en aspectos clave como el sabor, aroma, elasticidad y la suavidad de la miga, en comparación con los que sólo utilizan levadura panadera en la fermentación. Según el CSIC, el resultado aparece publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry y podrá ser aplicado a cualquier producto que requiera un proceso fermentativo o de reposo empleando harinas integrales.

Share