Archivo

Entradas Etiquetadas ‘pan blanco’

¿Cuál es el pan más saludable para ti?

sábado, 9 de diciembre de 2017 Comments off

El pan es sinónimo de comidas rápidas y fáciles, pero en el pasillo de la tienda hacer una buena elección podría no ser tarea fácil. Las opciones van más allá del trigo y el blanco, y si estás esperando tomar una decisión más saludable, hay mucho que aprender. Te mostramos cómo elegir la mejor opción.

Pan blanco: Los granos de este tipo de pan se componen de 3 tipoS: el salvado denso en fibra, el germen rico en nutrientes y el endospermo amiláceo. El pan blanco está hecho de granos de trigo que han sido procesados para limitar el salvado y el germen, dejando solo el endospermo. Esto da como resultado una textura y sabor más ligeros.

Pan de trigo: El pan de trigo no debe confundirse con pan de trigo integral. El pan de trigo simplemente refiere que el producto está hecho con harina de trigo, que es otro término para definir la harina blanca.

Pan de trigo integral: La palabra “entero” es muy importante aquí; significa que el salvado, el germen y el endosperma del grano de trigo están intactos. El pan está hecho enteramente de granos de trigo (en lugar de mezclarse con otros granos).

Pan integral de trigo blanco: El pan integral blanco está hecho de un grano de trigo integral albino, que es más liviano en sabor y color que las variedades tradicionales de trigo (que son rojas y, por lo tanto, de color más oscuro). Si prefiere el sabor del pan blanco pero quiere los nutrientes y la fibra que se encuentra en el pan de trigo, esta es una buena opción.

Pan integral: Similar al pan de trigo integral, el pan integral se compone de granos que están completamente intactos. Además del trigo, el pan integral puede incluir otros granos integrales, como la cebada integral, el arroz integral, la avena integral y la avena arrollada, entre otros (todos los cuales son ricos en fibra, vitaminas y minerales). Aunque el trigo integral es el tipo de grano entero más popular, el pan integral es solo un tipo de pan integral. Son las dos opciones más saludables en la tienda, que varían ligeramente en nutrición dependiendo de la combinación exacta de granos.

Pan de grano germinado: Los panes de granos germinados se elaboran con harinas de granos germinados, que se forman cuando los granos se exponen a condiciones de humedad y calor. Los carbohidratos almacenados en el endosperma se vuelven más fáciles de digerir, y también se cree que aumentan la biodisponibilidad (el grado en que algo se absorbe en el cuerpo) de algunas vitaminas y minerales.

¿Cuál es la opción más saludable?

Cualquier pan hecho con granos enteros al 100%, ya sea de trigo integral o grano entero, es la opción más nutritiva. Pero tenga cuidado: el hecho de que una etiqueta diga “grano entero” no garantiza que el producto contenga exclusivamente granos integrales.

La mejor manera de aprender sobre su pan es mirar los sellos en el paquete. Si lleva el sello 100%, todos sus ingredientes de grano son enteros. Estos panes también contienen al menos 16 gramos (una porción completa) de granos integrales por porción, de acuerdo con el Whole Grain Council. Si lleva el sello básico, contiene al menos 8 gramos (media ración) de granos integrales por porción, pero también puede contener granos refinados.

¿Cuánto tiempo se mantiene fresca una barra de pan?

Mientras que los panes de panadería duran de dos a tres días (unos cuantos más si están tostados), los panes envasados se mantienen frescos durante una o 2 semanas (reviértalo ante cualquier signo de moho) y pueden congelarse hasta por tres meses. El mejor método para determinar la frescura es observar la fecha de vencimiento.

Ahora que eres un profesional en la “navegación” por el pasillo del pan, es hora de construir el mejor sándwich de todos los tiempos.

Fuente:  frontera.info

Share
Categories: Panadería Tags: ,

Crean un pan blanco con betaglucanos de avena que reduce el colesterol sanguíneo

sábado, 7 de noviembre de 2015 Comments off

logo-grupo-eroskiEl producto tiene la calidad gustativa y esponjosidad típica del pan blanco en formato barra. El pan lo comercializarán los supermercados Eroski con la marca Sannia.

Uno de los principales retos tecnológicos ha consistido en lograr que la formulación con betaglucanos de avena fuera viable industrialmente. La adición de betaglucanos de avena al pan hace que la masa se vuelva más viscosa y difícilmente aplicable a escala industrial. El reto conjunto por tanto ha supuesto superar estos condicionantes de proceso y hacer más manejable su producción industrial así como el seguimiento de la calidad y de la cantidad de betaglucanos de avena considerando todas las etapas industriales hasta garantizar la dosis efectiva para los consumidores.

Azti-Tecnalia ha logrado solventar los retos que presenta la incorporación de betaglucanos para la fabricación de la masa de panadería a escala industrial, manteniendo su calidad y cantidad tras las etapas clave del proceso, amasado, laminado, congelación, precocción y horneado de la masa de pan. “La innovación en la definición de los procesos productivos ha sido un factor clave en el desarrollo de este pan en Artadi Alimentación, para la línea Sannia de Eroski. Este nuevo desarrollo nos ha permitido crear un pan atractivo desde el punto de vista organoléptico, con miga muy esponjosa y que mantiene sus propiedades saludables”, apunta Josune Ayo, experta en nutrición y tecnologías alimentarias del centro tecnológico.

Además de su efecto cardioprotector, las fibra de avena ha sido seleccionada considerando también la calidad gustativa del pan blanco de barra clásico, ya que este tipo de fibras suelen influir en las propiedades de textura, color y sabor de las masas de panadería. Para superar esta dificultad, los expertos de Azti-Tecnalia han analizado betaglucanos de diferentes orígenes y referencias comerciales hasta encontrar la fibra más apropiada para ser incorporada en el pan. La selección sensorial de proveedores también ha hecho que la fibra de avena seleccionada no aporte sabor a avena, ni modifique el color, consiguiendo así un pan con una textura, color y sabor similar al de una barra de pan blanco.

Se trata de una fibra con una importante cantidad de betaglucanos de avena y de gran calidad, que mantiene la forma nativa de los betaglucanos de la avena (bajo peso molecular). “El efecto diferenciador del betaglucano de avena que empleamos demuestra que reduce el colesterol sanguíneo, a diferencia de otros betaglucanos de avena que lo mantienen pero no lo reducen”, afirma Josune Ayo. Para lograr el efecto beneficioso sobre la reducción del colesterol, es necesaria una ingesta diaria de tres gramos de betaglucano procedente de avena repartidos en tres tomas. El pan formulado por Azti-Tecnalia y escalado en se presenta comercialmente en formato de panecillos de 70 gramos que contienen cada uno de ellos un gramo de betaglucano de avena.

Favorece la eliminación de sales biliares
Según la Comisión Europea y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) los numerosos estudios de intervención nutricional realizados con los betaglucanos de avena empleados en el pan demuestran su efecto “reductor” de los niveles de colesterol sanguíneo. Uno de los mecanismos de su acción es gracias a que forma una capa viscosa en las paredes del intestino, lo que favorece la eliminación de sales biliares. Como consecuencia, el organismo utiliza el colesterol circulante en sangre para sintetizarlas de nuevo y, de este modo, se reduce el contenido de colesterol en las arterias. Además, reduce activamente las lipoproteínas de baja densidad (LDL-colesterol) por lo que facilita la retirada de colesterol de la sangre; por tanto, disminuye aún más el colesterol total sanguíneo.

Share

Sólo cuando se consume pan blanco se engorda y no cuando se intercala con el integral

viernes, 6 de junio de 2014 Comments off

pan-aleman-vollkorn-brotUn nuevo estudio realizado por la Universidad de Navarra demuestra que comer mucho pan blanco al día aumenta el riesgo de obesidad. El estudio, dentro del proyecto SUN, pone de manifiesto que el consumo de dos o más raciones al día de pan blanco (cada ración son 3 rodajas) incrementa el riesgo de sobrepeso/obesidad en un 40%, en comparación con quienes optan por reducir este consumo a una ración por semana. Sin embargo, no se observó asociación significativa entre el consumo de pan integral y el sobrepeso/obesidad. Hasta el punto de que los resultados, dados a conocer por los profesores Miguel A. Martínez-González y Maira Bes-Rastrollo, de Medicina Preventiva y Salud Pública, mostraron que el consumo en conjunto (pan blanco y pan integral) no se asoció con un mayor aumento de peso. Por el contrario, la ingesta de únicamente pan blanco se asoció directamente con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad.

Los investigadores siguieron a un total de 9.267 graduados universitarios del proyecto SUN durante un periodo medio de 5 años. Al inicio del estudio se tuvieron en cuenta los hábitos alimentarios realizando un cuestionario validado de frecuencia de alimentos.
Así, los participantes que consumían dos o más raciones al día eran 40% más propensos a desarrollar este trastorno que los que tomaban una ración por semana o menos. No se observó asociación significativa entre el consumo de pan integral y el sobrepeso/obesidad.
“La naturaleza de los hidratos de carbono, el contenido de fibra y otros micronutrientes en el pan integral y la absorción más lenta de carbohidratos pueden explicar la falta de asociación entre el consumo de éste y la obesidad”, según concluyen los autores, integrados en el Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBER-OBN).

Fuente: Agroinformación

Share