Archivo

Entradas Etiquetadas ‘golosinas’

Fini Golosinas aumenta su producción para el mercado Halal y Kosher

sábado, 25 de noviembre de 2017 Comments off

La apuesta de Fini Golosinas por adaptar sus golosinas más populares al consumo Halal y Kosher sigue reforzándose, hasta alcanzar las 540 toneladas de producción en 2016, un 5% más que el ejercicio anterior, donde la firma superó los 515.000 kilogramos.

De este modo, la compañía sigue haciendo del mercado internacional una de sus principales palancas de crecimiento, también a través de productos específicos para ciertas regiones del mundo.

Así, las golosinas especialmente elaboradas para consumidores musulmanes y judíos ya se han consolidado en el catálogo de la marca, que cuenta con unas 400 referencias que se distribuyen en más de 20 países, tales como Israel, EEUU, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Líbano, Catar o Turquía.

En consonancia con esta estrategia, la multinacional española también ha impulsado su participación en ferias especialmente relevantes para el mercado de Oriente Medio, como la reciente Gulfood 2017, donde la marca expuso sus últimas novedades en confitería Halal.

La creación de estos productos ha supuesto para la compañía un esfuerzo adicional en I+D+i, como explica Antonio Andrés Sánchez Bernal, presidente de Fini Golosinas, que destaca que “la producción de golosinas Halal debidamente certificadas supone la eliminación de ciertas gelatinas de origen animal en el proceso de fabricación, así como la implantación de análisis periódicos de ADN y procedimientos de limpieza que garanticen la ausencia de contaminación cruzada”.

En cuanto a las propuestas Kosher, “se requiere el uso de materias y protocolos de higienización directamente supervisados por un rabino, que también está presente durante el momento de la fabricación”, destaca el directivo.

Fini Golosinas se convirtó hace más de 20 años en una de las marcas de confitería pioneras en el desarrollo de golosinas Halal y Kosher, adelantándose a una demanda que ha crecido hasta la actualidad de forma sostenida. De hecho, aunque la mayor parte de este tipo de producción se dirige a la exportación para países del norte de África y Oriente Medio, “en España también existe una petición constante de estas referencias por parte de las comunidades musulmanas y judías”, según afirma la propia compañía.

Paralelamente, la exigencia de las certificaciones para este segmento ha evolucionado, dando lugar a diferentes calificaciones por parte de las entidades que controlan este ámbito. “En los últimos años hemos subido el nivel de certificación, buscando la máxima calidad también bajo estos estándares de producción, hemos trabajado para ofrecer un Kosher de alto nivel y, además, hemos pasado de usar gelatina apta para Halal a conseguir productos de este tipo 100% certificados por el Instituto Halal y Halal Consulting”, concluye la empresa de golosinas.

Fuente: Financial food

Share
Categories: Confitería Tags:

Pasado de Nestlé podría impedir que nuevo líder deje golosinas

sábado, 14 de enero de 2017 Comments off

También se enfrentan a una menor demanda a medida que los mercados emergentes pierden fuerza, los precios de los alimentos caen y los gustos de las personas cambian.

El riesgo está de vuelta, así que ¿quién necesita chocolate? Nestlé SA necesita ir con los tiempos, y los inversores están muy optimistas de que su nuevo máximo ejecutivo, Ulf Mark Schneider, pueda aplicar un rápido cambio de marcha.

Ciertamente tiene el historial correcto, pero las tácticas que requiere Nestlé no están en su ADN. Los inversionistas deberían andarse con cuidado.

El bastión suizo de 150 años, como sus rivales Unilever NV, Danone SA y Reckitt Benckiser Group Plc, está enfrentando el pronunciado fin de la Gran Rotación; el movimiento global hacia inversiones de mayor rendimiento implica que la estabilidad de los grandes grupos de bienes de con-sumo pierde atractivo.

También se enfrentan a una menor demanda a medida que los mercados emergentes pierden fuerza, los precios de los alimentos caen y los gustos de las personas cambian.

El problema es particularmente grave para Nestlé, dado que el 2016 podría ser el cuarto año consecutivo en que no logra su meta de crecimiento orgánico de entre 5 por ciento y 6 por ciento.

Schneider, quien asume su cargo el 1 de enero, fue una elección sorpresiva para liderar la firma: es la primera persona desde 1922 que llega desde fuera de la compañía a ocupar el puesto.

Ciertamente tiene un sólido historial con sus 13 años al mando del grupo de cuidado de la salud Fresenius SE, de rápido crecimiento. Ahí, logró un retorno anual promedio de 23%, más del doble del de Nestlé y del índice Stoxx 600.

No obstante, Nestlé es un animal muy distinto. Para ponerla en forma, Schneider va a necesitar blandir el hacha sobre algunas de las áreas de peor desempeño.

Un asunto obvio es que la compañía aún genera 83% de sus ingresos a partir de alimentos y bebidas, un negocio de menor crecimiento. En Unilever, la cifra es de solamente 43%: la firma rival ha sido más rápida en diversificarse de ese sector y formar su operación de artículos para el hogar y cuidado personal.

Para comenzar, Schneider debería vender la filial de alimentos preparados de Estados Unidos. La división, que incluye las comidas congeladas de Stouffer, pizza DiGiorno y los sándwiches congelados Hot Pockets, ha sido golpeada por el vuelco de los consumidores hacia alternativas más saludables.

Podría valer alrededor de US$ 10,000 millones a US$ 15,000 millones, según Martin Deboo, analis-ta de Jefferies Group.

También debería abandonar el negocio global de golosinas, donde claramente ni lidera ni es el segundo en el mercado, en parte porque no logró innovarse en los chocolates de alta calidad. Eso podría valer unos US$ 20,000 millones, a juicio de Deboo.

Con una deuda neta de poco menos de una vez la Ebitda, Nestlé realmente no necesita el dinero. El punto es concentrar a la compañía en áreas de crecimiento más rápido.

De todos modos, estos movimientos deberían dejar a Schneider con un fondo formidable para invertir en lo que Nestlé ve como su futuro motor de crecimiento: la ciencia de la salud, lo que incluye la nutrición médica y remedios para la piel.

Dado su historial de cuidado de la salud, la esperanza es que el ejecutivo pueda inyectar fuerza adicional a esta división, que representó 16.7% de las ventas en el 2015.

La empresa necesita ayuda: debería estar impulsando la diversificación del segmento de alimentos, pero en los últimos dos años, el crecimiento se ha ralentizado. Schneider debe fomentar que esta división avance en la dirección correcta.

Sin embargo, no es seguro que Schneider vaya a mostrar los dientes. Es un adicto a los tratos. En Fresenius su estrategia era adquirir y construir, y efectuó más de una docena de compras en las áreas de hospitales, cuidado médico, infusión de fármacos y nutrición médica, aunque sí vendió algunas divisiones. Escindir algunas de las filiales clave de Nestlé puede obligarlo a cambiar su carácter.

También está la cuestión de si tendrá una mano libre para guardar unidades arraigadas. Paul Bulcke, el máximo ejecutivo de la compañía saliente, seguirá estando en escena como presidente.

Los inversionistas no parecen tener ninguna duda en este momento. Nestlé se negocia con una ligera prima respecto de Unilever sobre una base de coeficiente de precio futuro a ganancia. Eso parece optimista, en particular dado que Unilever acaba de ganar adeptos con los planes de im-pulsar los márgenes.

Dado el peso de las expectativas sobre los hombros de Schneider, sin una señal temprana de una amplia reformulación, Nestlé está más expuesto que sus rivales al nuevo apetito por el riesgo.

Fuente: gestion.pe

Share
Categories: Confitería, Empresas Tags: ,

Golosinas que no provocan caries

sábado, 26 de enero de 2013 Comments off

confiteriaInvestigadoras de la Universitat Politécnica de Valéncia (UPV) han desarrollado una nueva formula para la obtención de golosinas saludables, en concreto espumas del tipo nube de azúcar, con propiedades prebióticas y que no provocan caries.

Según un comunicado de esta institución, la nueva fórmulación permite obtener un producto que no provoca picos de glucosa en sangre, por su bajo índice glicémico e insulinémico, y además favorece el crecimiento de la flora intestinal.

La clave de la formula creada por investigadoras del Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IIAD) de la UPV, reside en la sustitución de los azúcares habitualmente utilizados en la fabricación de estos productos por dos ingredientes naturales, un azúcar (la isomaltulosa) y una fibra soluble (la oligofructosa).

“Nuestro objetivo era ofrecer a los más pequeños un producto con los mismos atributos sensoriales que las golosinas convencionales pero sin los inconvenientes típicos de estos productos, es decir, que no provocara caries y que al mismo tiempo aportaran algún beneficio adicional como el que da la fibra”, ha explicado Marisa Castelló, investigadora del IIAD.

Así, el aporte energético y el dulzor de la isomaltulosa es similar al de la sacarosa pero la ventaja es que no es cariogénica (capaz de producir o inducir la producción de caries dental), y además se libera lentamente en la sangre y apenas tiene un leve efecto sobre los niveles de insulina en el cuerpo.

Respecto a la oligofructosa, se trata de una fibra que ayuda a mejorar el tránsito intestinal pero como es de sabor dulce se convierte en un ingrediente “perfecto” para la elaboración de un producto más saludable.

En su estudio, las investigadoras partieron de una formulación básica compuesta por un 36 % de agua, un 60 % de azúcares -de los que un 60 % era jarabe de glucosa y un 40 % sacarosa- y un 4 % de gelatina.

Para la obtención del nuevo producto, sustituyeron el total de los azúcares por isomaltulosa y oligofructosa y posteriormente, llevaron a cabo una serie de ensayos instrumentales para determinar sus principales características de color y textura, así como de pruebas sensoriales para evaluar la aceptación final del producto.

“Nuestro siguiente reto es añadir algún ingrediente funcional que incremente el valor nutricional de este producto, por ejemplo para incorporar propiedades antioxidantes, para lo cual se están evaluando ingredientes con esta funcionalidad”, añade Ana Andrés, directora del IIAD.

Junto a Ana Andrés y Marisa Castelló, forman también parte del equipo de trabajo las investigadoras Isabel Escriche, Ana Heredia, María Dolores Ortola y Angela Periche.

Fuente: EFE Agro

Share

La seguridad en la elaboración de golosinas

martes, 16 de noviembre de 2010 Comments off

El término “golosinas” engloba diferentes dulces como los caramelos (que aglutinan la mayor demanda), chicles o confites. El denominador común de esta gran variedad de productos, tanto por su forma como por los colores, es el público al que se dirigen, sobre todo, infantil y juvenil, si bien no se excluye al resto de consumidores. Esta particularidad hace que las normas que los rigen tengan en cuenta factores de este sector más sensible. El etiquetado, la manipulación e higiene, así como los procesos de producción, son algunos puntos sobre los cuales recae una mayor atención.

La gran variedad de gominolas se fabrican sobre todo con azúcares (glucosa, lactosa o sacarosa), aditivos autorizados, en su mayoría edulcorantes, colorantes o potenciadores del sabor, y otros ingredientes como agua, frutos secos, aceite, frutas y mermeladas o grasas, entre otros. La lista es extensa y variada. De acuerdo con la norma española que los regula, la elaboración de estos productos se debe adaptar a los requisitos higiénico-sanitarios que se exigen a las industrias alimentarias. Las condiciones de regulación tienen que adecuarse a un mercado cambiante en el que los nuevos productos son habituales, como la presentación de golosinas líquidas.

Caramelos y golosinas

Para los caramelos, considerados como una masa que se obtiene de la mezcla de azúcar, en un porcentaje mínimo del 50% sobre el producto final, y otros ingredientes o aditivos, la norma establece la distinción entre:

  • Caramelos duros (mínimo de un 80% de azúcar).
  • Blandos y masticables (como pastillas).
  • Comprimidos (cuya forma y tamaño se obtiene por compresión).
  • Pastillas de goma (además de los azúcares, tienen gelificantes).
  • Chicles.
  • Confites (que pueden llevar frutos secos en el interior, un aspecto que deberá especificarse en el etiquetado).

Las golosinas pertenecen a los productos que se elaboran con azúcares y otros ingredientes y aditivos. Algunas de las más representativas, según la normativa, son:

  • Geles dulces.
  • Dulces de regaliz.
  • Merengues.
  • Golosina líquida para congelar.
  • Productos con un relleno.

Para todos estos productos, la regulación fija condiciones de manipulación y limpieza que abarcan aspectos como el uso de agua potable, tanto desde el punto de vista físico, químico como microbiológico. Las instalaciones deberán cumplir con las exigencias mínimas que permitan una adecuada manipulación e higiene para evitar transmitir sustancias tóxicas que puedan contaminar.

Alimentación lúdica saludable

La apuesta por una dieta sana y equilibrada no deja de lado a ningún sector de la industria alimentaria. Estos cambios han llegado también al ámbito de las golosinas, que buscan un hueco en este nuevo escenario. Para llevarlo a cabo, un grupo de expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la Universidad de Granada, desarrollaron en 2008 golosinas con propiedades funcionales. El reto planteado consistió en iniciar una vía de investigación para lograr reducir la carga calórica de las golosinas. Para ello, añadieron ingredientes como sorbitol, manitol o lactitol, además de vitaminas. El resultado fue la creación de chicles que previenen la caries.

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Caramelos y Chicles, el mercado de los dulces no se centra solo en el público infantil, sino que cada vez gana más territorio entre el público adulto (un 50,6% de la población española adulta de 16 a 65 años consume caramelos o chicles, sobre todo, mujeres). A pesar de que los caramelos con azúcar son los más demandados, la tendencia por la opción sin azúcar avanza sin freno: más del 80% de los chicles consumidos carecen de azúcar, frente al 53% de los caramelos.

Uno de los objetivos primordiales de este sector es conseguir que los productos se adapten a los cambios y gustos que reclama el consumidor (más saludables), sin que pierdan el carácter lúdico.

Fuente: Eroski Consumer

Share