Archivo

Entradas Etiquetadas ‘etiquetado de alimentos’

Entran en vigor las nuevas normas sobre etiquetado nutricional en la UE

Sábado, 24 de Diciembre de 2016 Comments off

La entrada en vigor del nuevo etiquetado nutricional, previsto en el Reglamento (UE) nº 1169/2011 sobre la Información alimentaria facilitada al Consumidor, supone que casi todos los alimentos pre-envasados tendrán que presentar esta información nutricional en sus etiquetas, algo que hasta ahora, sólo era obligatorio aportar esta información en aquellos alimentos que presentaban una declaración nutricional y/o de salud.

Las nuevas normas suponen un paso más para poder ofrecer a los consumidores una información más completa y legible sobre el contenido nutricional de los productos de manera que puedan elegir aquellos productos que mejor se adapten a sus necesidades nutricionales.

La información nutricional facilitada al consumidor debe indicar el valor energético, así como sobre los nutrientes clave: grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas  y sal. De forma voluntaria se podrán añadir a la tabla nutricional las siguientes sustancias: ácidos grasos mono-insaturados, ácidos grasos poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria y ciertas vitaminas y minerales.

Según indica la normativa, algunos alimentos están exentos del etiquetado nutricional obligatorio, es el caso de productos sin transformar o curados que incluyen un solo ingrediente, tales como el agua, la sal y las especias, los alimentos no envasados, las bebidas con grado alcohólico superior a 1,2%, los alimentos en envases cuya superficie mayor sea inferior a 25 cm2 (como mermeladas o mantequillas de hostelería), entre otros.

Adelantándose a esta normativa, múltiples empresas del sector ya han comenzado a aplicar las nuevas normas de etiquetado nutricional de forma voluntaria respondiendo a criterios de responsabilidad y compromiso con el bienestar del consumidor. Más allá de este requisito legal, en un intento de ampliar la información a los consumidores, muchos operadores han optado por proporcionar también información en la parte frontal de sus envases sobre los nutrientes y las calorías por porción, a través de los iconos de Ingestas de Referencia, que fueron introducidos por la industria en el 2005.

El sector de la alimentación y bebidas ha estado trabajando intensamente en los últimos años preparándose para la aplicación de las nuevas normas en su debido tiempo y sigue comprometido a proporcionar información clara y precisa a los consumidores para que puedan tomar decisiones informadas y seguras sobre los productos de alimentación y bebidas.

Fuente: FIAB

Share

La FDA propone cambiar la porción en la etiqueta de Nutella

Sábado, 5 de Noviembre de 2016 Comments off

Como la FDA recientemente decidió redefinir lo que el término “saludable” significa, podría ser el momento de ajustar los tamaños de las porciones de los untables, especialmente la Nutella, dado que los consumidores lo consumen en el desayuno en lugar de postres. Desde hace dos años, Ferrero, la tercera empresa de confitería más grande del mundo, ha pedido a la FDA que coloque Nutella en la misma categoría que la miel, las mermeladas, las mantequillas de frutas y la melaza.

De no ser así, deberían crear una sección completamente nueva para los “untados de cacao a base de nueces”.

El 02 de noviembre de 2016, la FDA ha puesto este tema al debate. Han puesto toda la información a disposición del público y ahora están aceptando comentarios y peticiones para cambiar su tamaño original de la porción. Los consumidores tienen 60 días para expresar su opinión. De acuerdo con la FDA, un comentario en respuesta a la petición que se presentó a principios de este año, impulsó esta acalorada discusión. El comentario mostró una encuesta de unos 430 participantes y mostró que la cantidad de consumo mediano era de aproximadamente una cucharada.

Actualmente, Nutella se coloca en la misma categoría que las coberturas de postre. Por lo tanto, la etiqueta indica un tamaño de porción de 2 cucharadas. El principal problema es que cada porción contiene alrededor de 200 calorías compuestas principalmente de grasa y azúcar. Al reconocerlo como un untable y reducir su tamaño a 1 cucharada, se corta la grasa y calorías por la mitad. Por lo tanto, se deberia cambiar la etiqueta con el fin de favorecer a la empresa Ferrero, ya que la etiqueta nutricional mostrará a la Nutella como más saludable.

“Por ejemplo, los consumidores pueden confundir incorrectamente el tamaño de la porción en la etiqueta del alimento para una cantidad que se recomienda para el consumo. Los consumidores pueden creer falsamente que deberían aplicar dos cucharadas de Nutella® en su pan en lugar de una cucharada que es más “consumida habitualmente”. Como Nutella® se usa de la misma manera que las mermeladas y jaleas, la uniformidad en los valores RACC entre Nutella®, Mermeladas y jaleas permitiría a los consumidores hacer comparaciones nutricionales informadas de estos productos similares “, dijo Ferrero en la petición de la compañía. RACC, por sus siglas en inglés, se refiere a cantidades de referencia consumidas habitualmente.

Según Stat News, una publicación en línea que se centra en la salud y la medicina, Ferrero culpa la clasificación de la cobertura de postre en una encuesta de 157 consumidores llevada a cabo en 1991. Estos consumidores, principalmente mujeres, afirmaron que ponían Nutella arriba de su helado. En 1991, alrededor del 27% de los consumidores pusieron la Nutella en su helado, mientras tanto, el 8% lo usó como un untable. Ahora, 25 años más tarde, cerca del 60% de los clientes de Nutella distribuyen el producto en su tostada por la mañana o merienda, según Ferrero.

La FDA posiblemente puede ser reticente a reconsiderar Nutella en la misma categoría de mermeladas y jaleas, principalmente porque la mantequilla de maní se etiqueta 2 porciones.

Hoy, Nutella es el principal usuario de avellanas en el mundo, representando el 25% de la producción de avellanas. Mientras que en los años ochenta y noventa puede no haber sido tan popular como lo es ahora, Nutella es considerada el untado más famosa del mundo.

Fuente:  foodnewslatam.com

Share

Los celíacos asturianos, en pie de guerra por el nuevo etiquetado de los productos

Sábado, 6 de Agosto de 2016 Comments off

«Muchas personas van a sufrir las consecuencias de comer más gluten del que se les está permitido», advierte el presidente de ACEPA

Un peligro para la salud. Así califica la Asociación Celíaca Principado de Asturias (ACEPA) al nuevo reglamento europeo que regula las menciones de «sin gluten» y «muy bajo en gluten» que ha entrado en vigor el pasado 20 de julio. Este nuevo reglamento determina que la declaración «sin gluten» solamente podrá utilizarse cuando los alimentos, tal como se venden al consumidor final, no contengan más de 20 ppm (partes por millón) de gluten. Por su parte, la declaración «muy bajo en gluten» solamente podrá utilizarse cuando alimentos que contengan trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas, o que contengan uno o más ingredientes hechos a partir de estos cereales, que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten, no contengan más de 100 ppm de gluten en el alimento tal como se vende al consumidor final.

Lo que cambia ahora con el nuevo reglamento son las nuevas declaraciones que acepta. «Adecuado para las personas con intolerancia al gluten», «Adecuado para celíacos», «Elaborado específicamente para personas con intolerancia al gluten», y «Elaborado específicamente para celíacos» serán las nuevas etiquetas de los alimentos en Europa. ¿Qué supone esta nueva clasificación?  Desde la Federación de Asociaciones de Celíacos de España señalan que esto es un problema para los que padecen esta enfermedad ya que solo aceptan alimentos con menos de 20 ppm de gluten. «Si una persona celíaca está desinformada o recién diagnosticada y adquiere un producto con la declaración «muy bajo en gluten» y «elaborado específicamente para celíacos» estaría transgrediendo la dieta y poniendo en peligro su salud».

Carlos Celorio, presidente de ACEPA, ha sido el que ha dado la voz de alarma una vez conocido el nuevo sistema de etiquetado. «Estamos ante un problema muy grave. La seguridad alimentaria es muy importante. Muchas personas van a sufrir las consecuencias de comer más gluten del que se les está permitido», señala Celorio. Una de las mayores preocupaciones de este colectivo es la desinformación por parte de los afectados y las consecuencias que pudiera acarrearles a largo plazo. «Hay celíacos a los que les afecta en mayor medida la ingesta de gluten y lo notarían desde el primer momento. El problema es la gente que de primeras no puede percibir esos efectos. A largo plazo eso podría desencadenar en enfermedades musculares, neurológicas, etc. Esto supone también un  mayor coste para la sanidad pública en medicamentos». El presidente de ACEPA recalca además que un 1% de la población asturiana ha sido diagnosticados con celiaquía, a lo que habría que sumar a las personas sensibles al gluten, que también estarían afectados por este nuevo reglamento.

Desde ACEPA piden a las autoridades retirar este nuevo etiquetado, ya sea a nivel nacional o a nivel europeo. Además, aseguran que este reglamento vulnera los derechos como consumidores de este colectivo. «Esto lesiona gravemente el derecho de los celíacos a tener una información veraz de los alimentos que consumen. Pedimos a las autoridades que velen por nuestros derechos como consumidores».  FACE ya ha tomado cartas en el asunto y ha transmitido su preocupación a varios europarlamentarios para que lo presenten al parlamento europeo. «Mientras que este problema no se resuelva, lo que necesitan las personas celíacas es información y conocer cuáles son los productos que son seguros para realizar una correcta dieta sin gluten»

Fuente: lavozdeasturias.es

Share

Los azúcares añadidos llegan al etiquetado alimentario de Estados Unidos

Sábado, 28 de Mayo de 2016 Comments off

Alimentos empaquetados como refrescos o salsa de tomate incluirán por primera vez información sobre azúcares añadidos en el país norteamericano.

Los azúcares añadidos aparecerán por primera vez en las etiquetas de alimentos empaquetados vendidos en EE.UU., como refrescos o salsa de tomate, gracias a unas modificaciones anunciadas el viernes por la primera dama, Michelle Obama, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Los cambios normativos afectan a cerca de 800.000 productos, cuya etiqueta no había cambiado significativamente desde hacía 20 años, indicó en un comunicado la Casa Blanca.

Especificaciones

Las compañías ya estaban obligadas a proporcionar detalles sobre la cantidad total de azúcar de un producto, pero a partir de ahora tendrán que desglosar si los azúcares son blancos o morenos si son azúcares añadidos o provienen del jarabe de maíz, un edulcorante líquido y que algunos grupos relacionan con la obesidad.
Precisamente, la medida trata de combatir la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón y cuenta con el apoyo de grupos de consumidores y de Michelle Obama, que impulsa desde 2010 el programa “Let’s Move” contra la obesidad infantil y en favor de una alimentación más saludable.
“Esto va a marcar la diferencia en todo el país dando a las familias la información que necesitan para hacer elecciones saludables”, consideró la primera dama en la nota de la Casa Blanca.

Período de adaptación

De esta forma, la etiqueta de todos los alimentos empaquetados deberá incluir la cantidad de azúcares que se le han añadido durante su procesado y, además, será necesario que la etiqueta resalte datos clave, como las calorías y las porciones que se incluyen en cada envase.
Los productores de comida tendrán dos años para adaptarse a las nuevas etiquetas y las empresas con una venta anual menor a 10 millones de dólares tendrán un año más para cumplir con los requisitos, determinó hoy la FDA.
En Estados Unidos, más de un tercio de los adultos y aproximadamente el 17 % de las personas entre 2 y 19 años son obesos, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Fuente: EFE Agro

Share

Percepción de los consumidores sobre los colorantes y el etiquetado de los alimentos

Sábado, 16 de Abril de 2016 Comments off

Las soluciones con alimentos colorantes pueden ofrecer a los fabricantes de alimentos y bebidas una gran ventaja sobre sus competidores. Mediante la eliminación de los colorantes con nº E, los fabricantes se ajustan a la demanda del 54% de los consumidores de todo el mundo que desean que sus alimentos y bebidas se elaboren exclusivamente con ingredientes naturales. Además de esto, comunicar claramente su uso en la etiqueta va ganando cada vez más importancia ya que el 67% de los consumidores considera que, a la hora de escoger los alimentos, la información clara sobre los ingredientes es clave.

La información creíble en la parte delantera de los envases aporta a los productores el potencial de aumentar la preferencia de una marca incluso aplicando un incremento en el precio. Este es el resultado de un estudio global de consumidores que ha desarrollado el instituto de estudios de mercado TNS y el Grupo GNT, proveedor de alimentos colorantes, encuestando a 5.000 personas de diez países en Asia, América y Europa.

Un requisito crucial para el éxito de un producto es la elección adecuada del reclamo: solamente aquellos que se perciben como creíbles conducen a una mayor intención de compra. Para arrojar luz sobre este asunto, se ha estudiado en mayor detalle el efecto de distintos reclamos que promueven el uso de soluciones naturales, como los alimentos colorantes: más de un 75% percibe como creíbles tanto el reclamo ‘con colores naturales’ como el de ‘Coloreado con frutas y verduras’. El reclamo ‘coloreado con frutas y verduras’ dota al producto de características positivas como”es sano”, ‘es seguro’ o ‘la fabricación es 100% natural’ para más de dos tercios de los consumidores.

Cuál de los reclamos es preferible depende de la categoría del producto. Para alimentos y bebidas percibidas generalmente como menos naturales, como los dulces y los refrescos, el reclamo ‘coloreado con frutas y verduras ‘es más adecuado para elevar la preferencia de la marca, ya que proporciona a los consumidores un mensaje claramente distintivo. En categorías de alimentos con una imagen más natural, como el yogur, el reclamo ‘sin colorantes artificiales’ se percibe igualmente bien.

“Para los fabricantes de alimentos es muy importante comprender la reacción de los consumidores al etiquetado para escoger el reclamo adecuado para sus productos. Con nuestra encuesta, podemos aportar esta información a diferentes países, grupos distintos de consumidores y diversas categorías de productos”, afirma Hendrik Hoeck, director general del Grupo GNT.

Qué entienden los consumidores por ‘colores naturales’

A la hora de emplear ingredientes colorantes y sus correspondientes reclamos, los fabricantes han de tener en mente que los compradores tienen una idea clara de cómo definen los colorantes naturales. El 42% espera que los colorantes de alimentos naturales provengan exclusivamente de materias primas comestibles como frutas y verduras. Solamente el 21% percibe los colores fabricados a partir de materias primas como insectos o minerales como naturales.

“La confianza de los consumidores no debe verse debilitada cuando se comunica que un producto es completamente natural pero no satisface las expectativas sobre los ingredientes”, afirma Hendrik Hoeck. “Los alimentos colorantes cumplen al máximo con la demanda de los consumidores actuales, ya que se elaboran exclusivamente a partir de materias primas comestibles. Al mismo tiempo, pueden aplicarse en prácticamente cualquier segmento y son iguales que los aditivos colorantes en cuanto a diversidad, estabilidad, vida útil y brillo de los colores.

Fuente: interempresas.net

Share

Tres ejes para gestionar la legislación alimentaria y el comercio internacional

Sábado, 6 de Febrero de 2016 Comments off

En el contexto de globalización, es imprescindible conocer la legislación alimentaria que afecta a:

• el etiquetado,

• los aditivos que podemos incorporar,

• los contaminantes que han de ser controlados,

• los límites de residuos de plaguicidas,

• las características cualitativas de los alimentos,

• los materiales en contacto con los alimentos,

En definitiva, antes de cualquier operación de carácter internacional con un producto alimenticio, debemos estar en condiciones de conocer perfectamente el escenario de operaciones al que nos dirigimos.

Diversidad regulatoria y comercio internacional.

La lista de elementos a contemplar en cualquier operación de comercio internacional de alimentos es larga. Además, el tema se puede complicar muchísimo si consideramos también el escenario en cuanto a los requisitos legales de cada uno de los países de destino.

Debemos ser conscientes de la diversidad regulatoria con la que nos vamos a encontrar, si bien la Unión Europea de los 28 facilita bastante el trabajo en el ámbito intracomunitario, es cierto que debemos estudiar y conocer al detalle la regulación de la FDA en Estados Unidos, la normativa de MERCOSUR si nos dirigimos a algunos países de Sudamérica y así sucesivamente con los distintos destinos geográficos que planteemos para nuestros productos alimenticios.

Etiquetado nutricional EU

Etiquetado nutricional EU


El etiquetado eje clave para el comercio internacional de alimentos

En el comercio internacional de alimentos uno de los puntos críticos es el del etiquetado, no siendo el único de los elementos de la legislación alimentaria internacional que pueden dar al traste con una operación de exportación de alimentos. Por este motivo, es primordial un análisis previo a la exportación en cuanto al cumplimiento de la legislación aplicable en materia de etiquetado para nuestros alimentos.

Así, nada tiene que ver un etiquetado acorde con la legislación Unión Europea, con un etiquetado para un producto destinado a los Estados Unidos o China. Como ejemplo, contemplemos de manera comparativa la tabla del etiquetado nutricional exigida en la Unión Europea con la tabla del etiquetado nutricional exigida en Estados Unidos, y podremos hacernos una idea de lo que estamos apuntando.

Etiquetado nutricional EEUU

Etiquetado nutricional EEUU

Control de ingredientes, gestión exhaustiva para asegurar las revisiones de producto alimenticio en aduanas

Siendo el etiquetado un punto crítico, no es menos importante y trascendente el control de los ingredientes que vamos a emplear, dado que sin una revisión exhaustiva en esa línea podríamos encontrarnos con el bloqueo de nuestros productos en la aduana del país de destino.

Por tanto, nuestra recomendación es hacer un análisis legislativo tanto desde el punto de vista del etiquetado como de los ingredientes que conforman el alimento, para de esta manera minimizar los riesgos para comercializar nuestros alimentos en terceros países.

El control de los ingredientes es fundamental, dado que podemos encontrarnos en situaciones comprometidas por no verificar los ingredientes, por ejemplo los aditivos alimentarios autorizados en la UE no son exactamente los mismos que en Estados Unidos o Canadá y por lo tanto debemos asegurarnos que el uso para el que se plantean es adecuado al país de destino.

El sector alimentario se caracteriza por su gran dinamismo e incesante actividad comercial en todo el mundo, por ese motivo es fundamental enlazar adecuadamente la legislación alimentaria y el comercio internacional. Somos conscientes de que la legislación alimentaria internacional está en constante cambio y evolución, por ello es crítico para todas las empresas alimentarias con vocación internacional conocer y saber aplicar adecuadamente la legislación alimentaria en cada caso para garantizar el éxito de sus operaciones internacionales, tanto si exportan alimentos como si importan materias primas con las que elaboran sus productos. Si tiene necesidades en este área, en AINIA podemos asesorarle.

Fuente: AINIA

Share

El movimiento del etiquetado limpio, ¿Cómo su empresa se puede sumar?

Sábado, 7 de Noviembre de 2015 Comments off

En Alemania, McDonald está experimentando con la venta de una hamburguesa hecha con carne orgánica. Subway acaba de unirse a una creciente lista de empresas que se comprometen a comprar principalmente carne libre de antibióticos. ¿Por qué las grandes y principales empresas de alimentos estan en el moviendo hacia los ingredientes más naturales? Claramente, hay una tendencia general hacia la salud y el bienestar, pero eso no es la gran noticia aquí.

La verdadera historia es el cambio incesante con la transparencia y lo que muchos llaman el “movimiento del etiquetado limpio “. En el mundo de la alimentación, una etiqueta limpia se centra en tener un menor número de ingredientes que son muy claros acerca de sus orígenes. Sin embargo, “limpia” es un cajón de sastre para una lista mucho más amplia y creciente de demandas sobre los impactos humanos y planetarios de todos los productos y servicios.

Dos fuerzas principales están impulsando este mundo etiqueta limpia: (1) la transparencia impulsada por la tecnología sobre los productos y sus cadenas de suministro, y (2) los Millennials, que están exigiendo regularmente el buen comportamiento de las empresas que compran y trabajan. Este movimiento no sólo afecta a los mundos de los alimentos y el cuidado personal.

La comunidad financiera también se ha dado cuenta de las nuevas demandas de los Millennials y el dinero que se pueden hacer apelando a sus aspiraciones más grandes. En la reciente conferencia de Marcas con Métrica Sostenibles , Audrey Choi de Morgan Stanley presentó una investigación fascinante sobre las actitudes de los inversores, con especial atención a los Millennials.

Esta última generación de trabajadores y padres, de acuerdo con la investigación de Morgan Stanley, son dos veces más propensos a “revisar el producto  y el envase para garantizar la sostenibilidad “(en la búsqueda, supongo, para una etiqueta limpia), en la busca de una marca con sus credenciales de sostenibilidad, o poner su dinero en fondos de inversión que se dirigen a los resultados de sostenibilidad.

Blackrock, el administrador de dinero más grande del mundo, con $ 4 billones de en-activos, lanzó un nuevo fondo de “impacto de inversión” este mes específicamente para complacer a estos exigentes Millennials. El fondo “buscar acciones que promuevan la salud, el medio ambiente, y el tratamiento de los trabajadores.”

Pero los consumidores del Milenio no son los únicos que impulsan la transparencia. Todas las generaciones tienen acceso a más tecnología y las empresas están elevando el listón de lo que esperan de sus cadenas de suministro. ¿Qué tan preparado está usted para contestar este tipo de preguntas difíciles de sus empleados y clientes?

  • ¿Cuál es cada ingrediente en su producto, ¿por qué está allí, y cómo lo hace exactamente?
  • ¿Qué parte de su energía proviene de fuentes limpias y renovables?
  • ¿Quiénes son sus proveedores y cuáles son las vidas de sus trabajadores? Y ¿qué hay de los proveedores de sus proveedores?
  • ¿Cuánto hacen los ejecutivos y qué múltiplo del salario promedio tienen?
  • ¿Cuánto sabe usted acerca de los peligros de su producto y cuando supo de lo que se vio en las noticias recientes de Exxon y el cambio climático?
  • ¿Qué objetivos tiene y cómo se ata a los desafíos globales (como la reducción de las emisiones de carbono o hacer frente a la inequidad en sus comunidades y de la cadena de valor)?
  • ¿Por qué existe la empresa? ¿Cuál es su propósito?

La respuesta a estas preguntas, y docenas más como ellas, no siempre serán fáciles de responder. Pero las empresas están desarrollando los sistemas, los datos / IT, organizacional, financiero que sean necesarios para responder. El cambio más grande, para responder a éstas preguntas con honestidad o admitir lo que no sabemos, puede ser cultural. Pero si este tipo de preguntas lo hacen sentir incómodo, es seña de que no esta preparado para el movimiento.

Descuidar la etiqueta del movimiento limpio le costará a los clientes y los trabajadores una estrategia deliberada, que podría destruir la empresa o en pocas carreras.

Así que es importante entender profundamente realmente sus productos y sus cadenas de suministro y compartir lo que se aprende es un paso adelante.

Fuente: Food News Latam®

Share

Advierten sobre el fin de las etiquetas de transgénicos: Brasil

Sábado, 13 de Junio de 2015 Comments off

La ley ha generado reacciones de entidades de la sociedad civil, que creen que la propuesta quita a la población el derecho a elegir si consume o no productos cuya materia prima se ha modificado genéticamente.

De acuerdo con el proyecto aprobado, los envases que contienen productos genéticamente modificados no necesitarían más llevar el símbolo del triángulo amarillo con una T en negro en el centro. En su lugar, se escribiría la frase “contiene transgénico”. Solo los productos con un 1% o más de componentes transgénicos estarían obligados a informarlo al consumidor.

Según la doctora en nutrición y salud pública Ana Paula Bortoletto, investigadora del Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec), la retirada del símbolo de las etiquetas perjudica el derecho del consumidor a una información clara y precisa sobre los productos que están en el mercado.

El diputado federal Luis Carlos Heinze, autor del proyecto de ley, explica que el etiquetado se mantendrá y que solo se eliminará el símbolo. Según él, la letra T asusta al consumidor, que la asocia a símbolos de productos tóxicos e inflamables, por ejemplo. Heinze dice que los transgénicos son seguros. “Los alimentos liberados para el consumo humano pasan por el análisis de la CTNBio [Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad], compuesta por representantes de nueve ministerios, entre expertos y doctores en las áreas de salud animal y humana, vegetal y ambiental. Así que estoy seguro que los productos son seguros”, dijo.

Sin embargo, la investigadora Bortoletto cree que, en la práctica, el proyecto termina con el etiquetado. “El argumento es que se deberá informar, en la etiqueta, si el producto fue identificado como transgénico en el laboratorio. Pero esa detección solo ocurre si tenemos el ADN, el material genético del alimento transgénico. Y casi ningún alimento procesado tendrá el ADN entero para que se haga ese análisis. Así que, en el producto final, no necesariamente encontraremos una prueba laboratorial de que es transgénico”, explicó.

La presidenta del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria (Consea), Maria Emília Pacheco, dice que la indicación de los transgénicos facilita la rastreabilidad de los alimentos y que el proyecto aprobado representa un paso atrás en esa dirección. “El consumidor tiene derecho a saber si el producto contiene el ADN de otra especie. No es verdad esa idea de que el transgénico trae más productividad, que reducirá el uso de pesticidas y matará el hambre del mundo, porque esa tecnología fue liberada y el hambre en el mundo sigue enorme. Son 800 millones de personas que padecen hambre. No son las fuerzas de mercado y esa tecnología que resolverán el problema. Brasil dejó el mapa del hambre debido a la apreciación del salario mínimo y a los programas de distribución de ingresos”, sostuvo.

Según la CTNBio, hay 39 tipos de plantas transgénicas aprobadas para comercialización en Brasil. El proyecto de ley del diputado Heinze se encuentra ahora en el Senado, para análisis de la comisión de Asuntos Sociales y de la Comisión de Medio Ambiente, Defensa del Consumidor y Fiscalización y Control. La Comisión de Ciencia y Tecnología también quiere ser escuchada sobre el asunto.

Fuente:  mundoagropecuario.com

Share

Gobierno certificará alimentos libres de GMO

Sábado, 30 de Mayo de 2015 Comments off

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció que ha desarrollado la primera etiqueta del gobierno para certificar los alimentos que no contienen ingredientes que han genéticamente modificados.

Dicha etiqueta no acabará con el debate sobre este tipo de alimentos, los cuales, según los científicos en general, son seguros para los seres humanos, a pesar de que el público en general cree lo contrario. Sin embargo, los analistas sugirieren que la etiqueta podría establecer un estándar nacional para la certificación y el marcado de alimentos que no contienen ingredientes genéticamente modificados, conocidos como GMO, por sus siglas en inglés.

Según el Departamento de Agricultura, la certificación sería voluntaria y las empresas tendrían que pagar por ella. De ser aprobados, estos alimentos podrán ostentar una etiqueta que diga “Proceso verificado por el USDA”, junto con una afirmación de que no contienen ningún GMO.

Aunque actualmente los consumidores ya pueden encontrar alimentos con etiquetas que certifican que son libres de GMO, éstas no son emitidas por el gobierno, ya que se trata de un proceso de certificación privada desarrollada por la organización sin fines de lucro Proyecto No GMO.

De acuerdo con el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, la certificación se hizo a raíz de la petición realizada por una empresa líder a nivel mundial en alimentación, con el fin de certificar sus productos sin transgénicos a través de un canal oficial. De momento no se ha dado a conocer la empresa que ha realizado la solicitud.

Los alimentos modificados genéticamente contienen características como la capacidad para soportar la acción de los herbicidas. La mayoría de los cultivos de soya y maíz del país son transgénicos y se destinan a la alimentación animal, pero también como ingredientes de alimentos procesados para la alimentación humana.

El Gobierno de Estados Unidos asegura que los transgénicos son totalmente seguros y dado el principio de equivalencia sustancial no es necesario que sean identificados.

Vilsack dijo que la certificación será anunciada anunciará pronto y que otras grandes empresas ya están alineándose en esta iniciativa.

Fuente: Abasto

Share

Crean las primeras tintas inteligentes para productos de alimentación

Sábado, 16 de Mayo de 2015 Comments off

ceit-ik4El proyecto ETIVOL, donde se enmarca esta línea de investigación, tiene, entre otras cosas, el objetivo de detectar compuestos volátiles en el aceite de oliva.

El centro tecnológico CEIT-IK4 está desarrollando las primeras tintas inteligentes para el envasado y etiquetado de los productos de alimentación. Unos microsensores cuyo fin es dar a conocer al consumidor el estado y la calidad del producto en todas sus fases, desde el proceso de envase hasta su consumo final. El proyecto ETIVOL, donde se enmarca esta línea de investigación, tiene, entre otras cosas, el objetivo de detectar compuestos volátiles en el aceite de oliva.

Financiado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el primer prototipo de estas tintas ha sido impulsado por Inoleo (Asociación del sector oleícola) y CITOLIVA (Centro Tecnológico del Olivar y del Aceite). Ambas partes coinciden en que el nuevo etiquetado inteligente verá muy pronto la luz ya que en breve se empezarán a aplicar las tintas. Respecto al papel de los dos impulsores, Inoleo se encargará de la validez del nuevo producto mientras que CITOLIVA se encargará de hacer las pruebas de las tintas en diferentes tipos de aceites de oliva.

“Buscamos dar un valor añadido a los productos”, comentan desde CITOLIVA.  “Que las tintas sean inteligentes implica que su compuesto activo es capaz de dar una respuesta al estímulo externo requerido”, lo cual “nos permite trabajar con una gran cantidad de materiales que van desde compuestos poliméricos, metálicos o cerámicos”.

Entre las múltiples ventajas de las tintas, se encuentra la de ofrecer respuestas concretas a las distintas necesidades de los clientes y la industria. Desde el CEIT-IK4 se están aplicando tecnologías para el desarrollo de microsensores. “La técnica permite fabricar sensores de bajo coste”, explican desde el centro tecnológico, al mismo tiempo que aseguran que “puede aplicarse al etiquetado y equipamiento inteligente”.

Esta técnica, denominada inkjet printing, detecta los alimentos en mal estado. “Al estropearse los productos, los sensores detectan los compuestos volátiles que quedan desplegados”. En este sentido, el cambio de color del sensor es lo que indica el estado del producto. El escenario para el desarrollo del proyecto ETIVOL ha sido el ‘Cooking Lab’ de CITOLIVA, la primera cocina experimental de España dedicada al desarrollo de productos saludables elaborados con aceite de oliva.

Fuente: INNOVAticias

Share