Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Codex Alimentarius’

Primera norma del Codex liderada por España

sábado, 12 de agosto de 2017 Comments off

Durante la última reunión de la Comisión del Codex Alimentarius (organización conjunta FAO/OMS) celebrada en Ginebra (Suiza) se ha aprobado como Documento el Código de Prácticas para prevenir y reducir las micotoxinas en las especias, fruto del grupo de trabajo creado hace más de dos años en el Comité del Codex sobre contaminantes en los alimentos (CCCF), y que ha estado presidido por la delegación española y copresidido por las delegaciones de Países Bajos e India. Ana López-Santacruz Serraller, de la Subdelegación General de Promoción y Seguridad Alimentaria de AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) ha estado a la cabeza de la delegación de nuestro país.

Se trata de la primera norma internacional de seguridad alimentaria que ha sido propuesta y liderada por España en los 60 años de historia del Codex. Solo ha tardado dos años en aprobarse desde que entró en el proceso oficial de elaboración de normas del Codex. Su objetivo es establecer un Código de prácticas general para la prevención y reducción de las micotoxinas en las especias, con el fin de alcanzar el nivel más bajo posible de estas toxinas, mediante la aplicación de buenas prácticas en todas las etapas de la cadena alimentaria, y de esa forma reducir la exposición de los consumidores a través de medidas preventivas.

La producción, elaboración, embalaje y distribución de las especias es un proceso complejo y largo, y tiene lugar en varios establecimientos diferentes. Esto puede dar lugar a la formación de micotoxinas, un tipo de toxinas producidas por el metabolismo secundario de algunos hongos como Aspergillus, Fusarium y Penicillium, y que tienen la capacidad de afectar a la salud de los animales y humanos. En la UE, sus niveles máximos están regulados en el Reglamento (UE) nº 1881/2006.

El Código que se acaba de aprobar incluye Buenas Prácticas Agrícolas (GAP), Buenas Prácticas de Fabricación (GMP) y Buenas Prácticas de Almacenamiento (GSP) que ayudarían a minimizar la contaminación por micotoxinas en todas las etapas de la producción de especias desde la producción primaria hasta el consumo (cultivo, recolección, procesamiento y almacenamiento).

Fuente:  revistaalimentaria.es

Share

FAO y OMC: La inocuidad alimentaria y el comercio deben mejorar la nutrición e impulsar el desarrollo

sábado, 7 de noviembre de 2015 Comments off

Los pequeños productores en los países en desarrollo deben tener acceso a los mercados mundiales, según Azevêdo

La FAO y la Organización Mundial del Comercio (OMC) acordaron hoy reforzar su cooperación para promover el comercio internacional de alimentos y la inocuidad alimentaria que mejoren la nutrición de la gente y permitan que los pequeños productores tengan un mejor acceso a los mercados agrícolas internacionales.

“Esperamos poder garantizar un comercio justo de productos agrícolas y alimentarios a través de esta cooperación reforzada (FAO-OMC)”, aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, a su homólogo de la OMC, Roberto Azevêdo durante un evento que tuvo lugar en la sede del organismo alimentario de la ONU.

“Por un lado, el comercio puede desempeñar un papel cada vez mayor para satisfacer la creciente demanda de los países con déficit de alimentos. Por otro, una mayor apertura comercial puede socavar la capacidad de la población local para producir sus propios alimentos”, añadió el Director General de la FAO.

Graziano da Silva advirtió que caso de no llegar a una solución equilibrada sobre los desafíos relacionados con la producción y el comercio de productos agrícolas, podría no alcanzarse el objetivo de desarrollo sostenible recientemente acordado por la comunidad internacional para erradicar el hambre en el mundo.

Por su parte, Azevêdo destacó que en la OMC, “tratamos de asegurar que el sistema de comercio mundial funcione para todos, que sea justo y equilibrado”, de una forma “que apoye el crecimiento y el desarrollo y permita a las personas acceder a los bienes y servicios que necesitan”, incluyendo los alimentos.

“Cuando visito países en desarrollo, especialmente en África … los empresarios me hablan de las dificultades a las que se enfrentan para cumplir con las normas exigidas”, señaló el Director General de la OMC, añadiendo que es esencial crear capacidad en los productores en los países en desarrollo, un área de trabajo en la que su Organización y la FAO buscan profundizar su colaboración.

Azevêdo se refirió hoy a la 10ª Conferencia Ministerial de la OMC que tendrá lugar en Nairobi del 15 al 18 de diciembre de 2015, donde el papel de la agricultura -especialmente en el desarrollo y la mejora de las vidas de las personas en los países menos desarrollados- es una de las prioridades en la agenda.

Entre los temas a debate figuran abordar las restricciones comerciales que lastran las importaciones -como la reducción de los aranceles-, la necesidad de minimizar los subsidios agrícolas nacionales y, las “distorsiones que producen”, dijo Azevedo, así como la necesidad de eliminar las subvenciones a la exportación.

El Director General de la OMC expresó su esperanza de que en Nairobi se alcance un acuerdo sobre el tema de los subsidios a la exportación. Esto marcaría “un avance muy significativo”, y sería especialmente importante para los países en desarrollo y los menos avanzados.

Mayor colaboración

Graziano da Silva y Azevêdo destacaron al unísono el aumento de la cooperación entre la FAO y la OMC. Aquí se incluye una más profundiza colaboración en el comercio y la seguridad alimentaria, con una publicación conjunta prevista para 2016 que se ocupará de las medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) que limiten la propagación de enfermedades de las plantas y de los animales durante el transporte de productos agrícolas para el comercio.

“Nuestro Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias considera el Codex Alimentarius de la FAO y la OMS y a la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria de la FAO como las organizaciones que establecen las normas en estas cuestiones” señaló Azevêdo.

Otras áreas en las que las dos organizaciones buscan reforzar sus esfuerzos conjuntos incluyen el Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (FANFC), las iniciativas de desarrollo de capacidades para ayudar a los países en la implementación del Codex Alimentarius -que desarrolla normas alimentarias internacionales armonizadas que protegen la salud de los consumidores y promueven prácticas equitativas en el comercio alimentario-, y la ayuda a los países para facilitar el comercio de alimentos inocuos y nutritivos.

Share

El Codex Alimentarius establece límites máximos para la presencia de DON en cereales

sábado, 11 de julio de 2015 Comments off
Deoxynivalenol

Deoxynivalenol

La Comisión del Codex Alimentarius, reunida  en Ginebra en su 137 Sesión, ha establecido niveles máximos de presencia de deoxinivalenol en 0,2 mg por kg de alimentos a base de cereales para lactantes y niños pequeños, 1 mg por kg de harina, sémola o copos derivados del trigo, maíz o cebada, y 2 mg por kg de trigo, maíz y cebada destinadas a una ulterior elaboración.

El Deoxynivalenol (también conocido como DON o “vomitoxina”) es una toxina producida por un determinado tipo de hongo que puede crecer en cereales como el trigo, la cebada y el maíz. Estas toxinas son comunes en muchas partes del mundo. Pueden tener un efecto negativo en la salud humana.

Fuente: AETC

Share

Analizan alérgenos alimentarios en FAO

viernes, 9 de agosto de 2013 Comments off

FAOCon una alta convocatoria de público se realizó, el pasado 2 de agosto, el Simposio de Alérgenos Alimentarios en el Auditorio FAO. La actividad, dio a conocer la importancia que se le está dando a los alérgenos, como una presencia en los alimentos y sustancias que tienen la capacidad de causar una reacción inmunológica adversa en individuos susceptibles.

Las palabras de bienvenida fueron dadas por Tito Díaz, Oficial Principal de Desarrollo Pecuario y Coordinador del Grupo Prioritario de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad de los Alimentos FAO.

“Las alergias alimentarias constituyen un problema de salud pública y un motivo de preocupación, tanto para los consumidores como para la industria alimentaria”, señaló.

El Oficial indicó que un plan eficaz de control de alérgenos garantiza la inocuidad de los productos, protege la salud de los consumidores y asegura la producción inocua y responsable de la industria de alimentos: “Esto, sumado al Comercio Global de alimentos y al incremento de la probación inmuno-deprimida, afecta directamente la seguridad alimentaria de los países”

Díaz puntualizó que la presencia de alérgenos no declarados o fallas en la rotulación, es la causa más frecuente de recall o retiro de alimentos del mercado, lo que perjudica seriamente a la industria alimentaria.

“La Norma General del Codex para el Etiquetado es la base de los reglamentos nacionales en muchos países del mundo”, indicó Díaz.

Dada la amplia difusión de los problemas de hipersensibilidad, muchas veces de carácter grave – añadió el Oficial FAO – y la variedad cada vez mayor de productos alimenticios que se ofrecen al consumidor, implica la necesidad de un etiquetado con mayor información, que ayude a las personas afectadas.

Posteriormente Nuri Gras, Secretaria Ejecutiva de ACHIPIA, señaló que “el tema de los alérgenos se debe abordar de forma multidisciplinaria, donde se debe considerar a todos los actores involucrados: industria alimentaria, laboratorios, académicos, instituciones del estado, fundaciones y otros interesados”.

Simposio internacional

El Simposio de Alérgenos Alimentarios contó, además, con la presencia de Emilia Raymond, Jefa Sección Química de Alimentos y Nutrición del Subdepartamento de Alimentos y Nutrición del Instituto de Salud Pública; y María Cristina López, Licenciada en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires y responsable de la Coordinación de Oleaginosas en el Centro de Agroalimentos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Argentina.

Asimismo, intervino el Dr. Bert Popping, Director General de Eurofins CTC, graduado de la Universidad de Bochum; Patricia Knass, bioquímica de la Universidad Nacional de Misiones, actual Technical Adviser Latin America de Romer Labs; y la Dra. Paola Toche, médico cirujano y Directora del Centro de Alergias de la Clínica Las Condes.

En el encuentro, Emilia Raymond, quien se presentó en representación de la Directora del ISP, María teresa Valenzuela, expuso los primeros datos de análisis realizados en alimentos en cuanto al contenido de alérgenos de alimentos realizados con diferentes kits de detección realizados por el Instituto.

La Doctora Paola Toche, se refirió a las Alergias Alimentarias en Chile; mientras que María Cristina López, fue la encargada de presentar la Plataforma de Alérgenos de Argentina y de explicar la normativa internacional.

Finalmente, Patricia Knass, expuso sobre la gestión de los alérgenos en la industria; y el Dr. Bert Popping, fue el encargado de referirse a los desafíos y novedades en cuanto a técnicas analíticas en los alérgenos.

El Simposio concluyó con una discusión que dividió a la sala en cuatro grupos: Técnicas analíticas, Normativas, Gestión en la Industria Alimentaria y Clínica de Alergias Alimentarias de las que se sacaron conclusiones respecto a los temas que en los que se deben avanzar en Chile sobre las alergias alimentarias y se dejaron planteadas para futuras iniciativas.

Share

El Codex Alimentarius cumple medio siglo

viernes, 5 de julio de 2013 Comments off

codex_alimentariusEl organismo mundial de normas alimentarias cumple medio siglo

El Codex Alimentarius, el máximo organismo mundial de normas alimentarias para la protección de los consumidores y la garantía de prácticas equitativas en el comercio internacional de alimentos, ha celebrado su 50º aniversario. Con este motivo, los Directores Generales de la FAO y la OMS y los gobiernos nacionales se han unido en elogiar sus beneficios.

“Hoy en día, las normas del Codex son las normas de referencia para la inocuidad de los alimentos. No hay competencia”, aseguró la Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, al intervenir ante la Comisión del Codex Alimentarius, en su reunión anual. “Son reconocidas internacionalmente como las mejores, en cualquier punto a lo largo de la cadena alimentaria”.

Chan añadió que el programa conjunto FAO-OMS, fundado en 1963, es” uno de los acuerdos de colaboración de más larga duración en la familia de las Naciones Unidas, y ha sido profundamente eficaz”.

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, señaló por su parte que: “el Codex Alimentarius es tan relevante hoy como cuando fue creado. El Codex ayuda a mejorar el acceso a alimentos sanos y nutritivos, y proporciona normas para guiar a las personas que dependen directamente de la agricultura y del sistema alimentario para su sustento”.

“La inocuidad de los alimentos -añadió- también es importante para el objetivo global de la FAO de erradicar el hambre y la desnutrición, ya que la gente no puede contar con seguridad alimentaria, si su comida no es inocua”.

El Codex Alimentarius (código de los alimentos, en latín) es un compendio de normas alimentarias internacionales, directrices y códigos de conducta destinados a proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas equitativas en el comercio de alimentos. Las normas armonizadas ayudan a eliminar las barreras comerciales y permiten mayor libertad de movimiento de los alimentos entre países, a la vez que protegen la salud de los consumidores.

El Codex ha establecido más de 200 normas alimentarias y más de 100 directrices y códigos de conducta para la producción y procesado de alimentos. También ha establecido los niveles máximos permisibles para miles de aditivos alimentarios, contaminantes, plaguicidas y residuos de medicamentos veterinarios.

La FAO y la OMS llevan a cabo programas de desarrollo de capacidades para promover la participación efectiva de los países en desarrollo y garantizar que los 185 países miembros del Codex tienen voz en el proceso para establecer normas. El Fondo Fiduciario del Codex ha proporcionado durante los últimos diez años capacitación y apoyo financiero para desplazamientos a los miembros que lo han necesitado.

Países en desarrollo describen los beneficios

Los países en desarrollo que asistieron a la reunión de la Comisión elogiaron al Codex por darles una base para la legislación alimentaria nacional, la protección de sus consumidores y permitir que sus países puedan competir en el comercio internacional de alimentos.

“Puedo afirmar sin lugar a dudas que las normas del Codex han sido la base de nuestra legislación alimentaria”, dijo Gloria Abraham Peralta, Ministra de Agricultura y Ganadería de Costa Rica. La ministra elogió la contribución del Codex a la inocuidad y calidad de los alimentos y declaró que había fomentado “la agricultura basada en el conocimiento” en su país.

Ghulam Nabi Azad, Ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India, indicó que el Codex Alimentarius fue vital en el camino recorrido por la nación asiática hacia la seguridad nutricional y la promulgación de una ley de seguridad alimentaria. “Ya que la India importa una gran cantidad de alimentos, el Codex es muy importante también para nuestro país”, dijo.

Por su parte Assik Tommy Tomscoll, Ministro de Agricultura y Ganadería de Papúa Nueva Guinea, habló sobre la importancia del Codex para las economías de pequeños países como los Estados insulares del Pacífico. Explicó que podía imaginar un mundo en el que se eliminaran las barreras comerciales y que en ese caso, el “Codex Alimentarius será el anteproyecto mundial para un comercio global libre y justo”.

Futuro del Codex

Graziano da Silva y Chan coincidieron en la necesidad de que el Codex se adapte a los nuevos tiempos.

“El Codex debe seguir el ritmo de un mundo cambiante, en el que el transporte, las comunicaciones y los avances científicos se mueven a un ritmo mucho más rápido que antes, con implicaciones directas e importantes para la inocuidad de los alimentos”, dijo Graziano da Silva.

El responsable de la FAO hizo hincapié en la necesidad de cooperación para integrar al Codex de forma aún más completa en el sistema alimentario mundial. “Es importante -añadió- actuar juntos, luchar por una mayor colaboración entre diferentes sectores, superando las fronteras nacionales, y entre jurisdicciones”.

Margaret Chan señaló a su vez la creciente tendencia mundial hacia la obesidad y las enfermedades no transmisibles: “Hoy en día, los alimentos más baratos, más prácticos, más accesibles y de mejor sabor son a menudo ricos en energía, pero pobres en nutrientes. Hoy la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta a menudo conviven codo con codo con la desnutrición en el mismo país, incluso en la misma comunidad o familia”.

“Es bueno saber -dijo- que el Codex está abordando esta cuestión a través de los comités de nutrición y etiquetado de los alimentos”. “Este puede ser uno de los próximos grandes retos para el Codex: introducir un mayor equilibrio en el suministro mundial de alimentos”, concluyó Chan.

Share

Codex Alimentarius cumple 50 años apoyando la seguridad alimentaria mundial

viernes, 12 de abril de 2013 Comments off

codex_alimentariusRepresentante Regional de la FAO señaló que el Codex protege la salud de los consumidores, asegura buenas prácticas en el comercio alimentario y ayuda a los países a competir en los complejos mercados internacionales.

Este año el Codex Alimentarius cumple medio siglo resguardando la salud de los consumidores y fijando estándares internacionales para garantizar prácticas justas en el comercio de alimentos, contribuyendo a la seguridad alimentaria mundial, señaló hoy la FAO.

Durante el segundo taller de difusión del Codex en Santiago de Chile, realizado junto a la Agencia Chilena para la Calidad e Inocuidad Alimentaria (ACHIPIA), el Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe destacó la importancia que tiene el Codex para la seguridad alimentaria.

“Vivimos en una época donde la cantidad de alimentos comercializados a nivel internacional ha crecido exponencialmente. El Codex permite a los países contribuir a la seguridad alimentaria de sus habitantes, estableciendo criterios claros y compartidos”, explicó Raúl Benítez.

Según la FAO, hoy los países miembros del Codex Alimentarius incluyen al 99% de la población mundial, y su fin último es garantizar alimentos inocuos y de calidad a todas las personas y en cualquier lugar.

Reglas claras para consumidores, industria y gobiernos

Benítez hizo referencia a la importancia que tiene el Codex para todos los actores de la cadena alimentaria, al fijar las reglas del juego que deben ser respetadas para garantizar una buena alimentación.

El Representante Regional señaló que el Codex no sólo protege la salud de los consumidores, sino que también establece reglas claras y fomenta buenas prácticas en el comercio, promocionando la coordinación de todas las normas acordadas entre gobiernos y organismos no gubernamentales.

“El Codex ayuda a los países a competir en los complejos mercados internacionales, los cuales son cada vez más exigentes en términos del cumplimiento de estándares y normas, tanto públicas como privadas, para el comercio de alimentos”, dijo Benítez. “Paralelamente, los exportadores saben que cumplir con las normas del Codex les permite asegurar los estándares requeridos por los mercados y sortear las barreras paraarancelarias que les impedirían el ingreso a países y mercados”, explicó.

Según la FAO, gracias al marco regulatorio que entrega el Codex, se favorece el desarrollo de la industria alimenticia internacional y el comercio alimentario, el cual juega un rol clave en la seguridad alimentaria mundial, produciendo, comercializando y transportando miles de millones de toneladas de alimentos al año.

Por su parte Nuri Gras, Secretaria Ejecutiva de la Agencia Chilena para la Calidad e Inocuidad Alimentaria (ACHIPIA), destacó que en sus cincuenta años de funcionamiento el Codex , “ha logrado grandes hitos: en este minuto existen más de 300 normas vigentes, se transformó en el organismo de referencia para la OMC yhan aumentado significativamente el número de países que participan de él”.

Normas basadas en información científica

Los temas tratados en las reuniones del Codex incluyen la biotecnología, los plaguicidas, los aditivos alimentarios y los contaminantes. Estas normas se basan en la mejor información científica disponible, respaldada por órganos internacionales independientes, de evaluación de riesgos o consultas especiales organizadas por la FAO y la OMS.

Share

Nuevas normas internacionales de seguridad alimentaria

viernes, 14 de agosto de 2009 Comments off

El Codex Alimentarius aprueba más de 30 reglas que deberán cumplir todos los países para reducir el riesgo en el consumo

El consumo de alimentos en mal estado, o insalubres, provoca cada año unas 200 enfermedades, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los virus, las bacterias y otros patógenos son los responsables del 75% de las nuevas enfermedades infecciosas humanas que se han diagnosticado en los últimos 10 años. La mayoría están relacionadas con una manipulación inadecuada de los alimentos. Con el objetivo de reducir estas cifras, la Comisión del Codex Alimentarius ha adoptado más de 30 normas internacionales para mejorar la inocuidad en todo el mundo.

Las enfermedades diarreicas provocan la muerte de 1,8 millones de niños cada año. Sin embargo, éstas podrían evitarse con unas adecuadas medidas de higiene y manipulación de alimentos. Algunos de los principales problemas relacionados con la inocuidad en el consumo tienen que ver, según han concluido los expertos del Codex Alimentarius, con la “propagación de los riesgos microbiológicos” (como Salmonella o Escherichia coli), los contaminantes químicos y el desarrollo de nuevos alimentos modificados genéticamente. De ahí la importancia de establecer las herramientas necesarias para que los países puedan acomodarse a las condiciones que garantizan la seguridad de la cadena alimentaria.

Cerco a listeria

Uno de los temas abordados por el Codex Alimentarius ha sido la presencia de “Listeria monocytogenes” en comidas listas para consumir. En la evaluación realizada por los expertos, ésta no se permite “bajo ningún concepto”. Es una medida estricta que pretende establecer parámetros más seguros en la prevención de patógenos.

A principios de 2008, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) anunció un aumento de los casos de listeriosis en la UE durante el año 2006, con más de 1.500 diagnósticos confirmados, en especial, en mujeres embarazadas y personas mayores de 60 años.

Prevenir esta bacteria pasa por tener en cuenta varios aspectos, como el tipo de envase en el que se introduce el alimento, las prácticas de preparación en las que intervienen máquinas de cortar o la temperatura. Tampoco se debe olvidar que la presencia de “Listeria monocytogenes” es posible en diferentes entornos, desde plantas de elaboración a locales de restauración e, incluso, el propio hogar. El trabajo del Codex propuesto el pasado mes de julio mantiene las bases de los anteriores e insiste en la necesidad de fijar niveles de “tolerancia cero” para comidas preparadas. Las guías higiénicas elaboradas por los expertos para fortalecer el control en los alimentos de mayor riesgo, como los productos deshidratados o las frutas, pueden ser de agran ayuda.

Menos contaminantes

Otro de los problemas abordados ha sido la formación de acrilamida, una sustancia propia de alimentos ricos en carbohidratos que se someten a altas temperaturas. Durante años, han sido numerosas las investigaciones que han tratado de esclarecer este hecho: qué mecanismos están implicados (fritura, asado y horneado) y cuáles son las mejores formas para reducirlo. Además, el Codex ha elaborado un Código de Prácticas para que autoridades nacionales, locales y productores sigan unas pautas de prevención y reducción en alimentos como las patatas, el café o las galletas, en todas sus fases de producción. En ellas se incluyen desde las materias primas hasta el procesado y calentado.

Tampoco se han pasado por alto otros problemas relacionados con la presencia de hidrocarburos policíclicos aromáticos en productos que se someten a procesos de ahumado y secado, y se ha analizado la leche en polvo destinada a bebés menores de seis meses. El centro de atención es el patógeno E. sakazakii, un microorganismo con acción contaminante que afecta sobre todo a los bebés prematuros y, en general, a los menores de seis meses con lactancia artificial. Su presencia suele estar asociada a una mala esterilización.

Share

Codex adopta definición de “Fibra”

viernes, 17 de julio de 2009 Comments off

Codex adopta definición de “Fibra”

La Comisión de Codex Alimentarius (CAC por sus siglas en inglés), adoptó una definición de la palabra “Fibra“, para el establecimiento de un orden global para el uso y desarrollo del significado de esta palabra, de manera general para todos,que implicó un arduo debate sobre su adopción, y cómo impacta esto en las industrias a nivel de sus métodos de análisis de acuerdo a su cambio de definición.

Share
Categories: Normativas Tags: ,