Archivo

Entradas Etiquetadas ‘cadena alimentaria’

Adesiones al Código de Buenas Prácticas Mercantiles

sábado, 14 de enero de 2017 Comments off

Empresas como Nestlé España, Adam Foods, Pepsico, Calidad Pascual, Schweepes, Grupo Siro, Mercadona o Consum, y asociaciones entre las que se encuentran Fiab, Asedas, Promarca, Asemac o Almendrave son algunas de las 78 entidades que han firmado el Código de Buenas Prácticas en la contratación alimentaria durante su primer año de existencia

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha presidido el acto de adhesión de empresas al Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria, celebrado el 10 de enero en la sede del Ministerio. Nestlé España, Adam Foods, Pepsico, Calidad Pascual, Schweepes, Grupo Siro, Mercadona o Consum son algunas de las 78 firmas y asociaciones que se han sumado a este sistema de autorregulación, que establece los compromisos generales a asumir por los operadores en los contratos y los acuerdos comerciales.

Junto a estas empresas, organismos como la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la Asociación Española de Distribuidores Autoservicios y Supermercados (Asedas), la Asociación Española de Productos de Marca (Promarca), la Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería (Asemac) o la Agrupación de Exportadores de Almendra y Avellana de España (Almendrave) han decidido unirse a esta iniciativa.

En su intervención, la ministra ha destacado “el esfuerzo del Ministerio y de las asociaciones representativas de los agricultores, las cooperativas, las industrias y la distribución alimentaria para poner en marcha este Código, al que ya se han adherido 78 entidades, y varias más se encuentran en proceso de incorporación”.

El Código de Buenas Prácticas Mercantiles, cuya aprobación se publicó en el BOE el 10 de diciembre de 2015, establece una serie de principios básicos en las relaciones comerciales, como son el equilibrio y la justa reciprocidad entre las partes, la libertad de pactos, la buena fe, la equitativa distribución de riesgos y responsabilidades, la cooperación y la transparencia, así como el respeto a la libre competencia y la sostenibilidad de la cadena alimentaria.

Estos principios, ha apuntado García Tejerina, son “los pilares necesarios para que la cadena alcance un mayor equilibrio entre los distintos eslabones, y que contribuya a que contemos con un sector fuerte y cada vez más competitivo”.

Además de los compromisos generales, el Código aborda las prácticas en relación a aspectos clave, como la negociación, la gestión, la innovación y la información. Asimismo, incluye compromisos adicionales relacionados con la garantía de la calidad de los productos, la reducción de los desperdicios alimentarios y el refuerzo de la cooperación ante situaciones de crisis de mercado.

También, la ministra ha precisado que “se establece un sistema de resolución de conflictos, que obliga a las empresas adheridas a diseñar un procedimiento interno para su resolución”.

Buenos números en el sector agroalimentario

Isabel García Tejerina ha destacado en el evento que “todos los operadores y empresas firmantes del Código son impulsores del éxito del sector agroalimentario español, una industria que crea riqueza en todos sus eslabones”.

En este contexto, la ministra se ha referido al incremento de la renta agraria, que en 2016 ha alcanzado “la cifra de 25.255 millones de euros, con un incremento del 5,1% sobre 2015?. Igualmente, ha comentado que “los datos de este segmento son muy positivos”, con una facturación en 2015 de 95.000 millones de euros (un 1,6% superior al año anterior), y con la creación de 10.000 puestos de trabajo.

Asimismo, ha destacado que “España está a punto de superar los 46.000 millones de euros en exportación, según el último año móvil, y que alcanzamos por primera vez un superávit de más de 11.000 millones de euros”.

Actualmente, el sector agroalimentario, en su conjunto, supera el 10% de aportación al PIB español, y sostiene un empleo de más de 2,5 millones de puestos de trabajo.

Fuente: sweetpress.com

Share
Categories: Empresas Tags:

Acuerdo a tres bandas sobre la propuesta de los controles oficiales en la cadena alimentaria

sábado, 18 de junio de 2016 Comments off

El pasado miércoles se consiguió un acuerdo político entre el último trílogo sobre la propuesta de la Comisión Europea que revisa los controles oficiales a lo largo de la cadena alimentaria. Esta propuesta de regulación es parte de un amplio paquete que incluye las revisiones para mejorar la legislación sanitaria animal y vegetal.

Las nuevas reglas contribuirán significativamente a modernizar y fortalecer los controles efectuados por las autoridades públicas, y para luchar contra las prácticas fraudulentas y engañosas, que perjudican a los consumidores y las empresas que respetan la ley. Por primera vez, el marco general también será aplicable a los controles realizados para verificar el cumplimiento de las normas comunitarias de sanidad vegetal. .Además, crea las condiciones para lograr avances importantes en el ámbito del bienestar animal a través de la creación de centros de referencia especializados.

Por último, pero no menos importante el nuevo Reglamento establece un sistema totalmente integrado de control de las fronteras y establece la independencia, la calidad y la responsabilidad de los agentes encargados, mejorando así la transparencia de los controles oficiales.

El paquete de medidas se presentó en mayo de 2013 para reforzar la aplicación de las normas de salud y seguridad en el conjunto de la cadena agroalimentaria. Este paquete podría reducir los casi setenta actos legislativos relativos a la cadena alimentaria a solo cinco. También reduciría la burocracia de los procesos y procedimientos productores, transformadores y distribuidores.

Los principales elementos de la propuesta del paquete son controles oficiales, sanidad animal, sanidad vegetal y materiales de reproducción vegetal (incluidas las semillas).

Fuente: Agrodigital

Share
Categories: Normativas Tags:

Más de 300 sanciones por incumplir la ley de la cadena alimentaria

sábado, 14 de mayo de 2016 Comments off

La AICA ha propuesto 322 sanciones en los dos primeros de años de funcionamiento de la normativa. El valor de estas sanciones ronda los 1,4 millones de euros.

La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) ha propuesto 322 sanciones por valor de 1,4 millones de euros desde el inicio de su labor como organismo supervisor de la Ley de Mejora de Funcionamiento de la Cadena Alimentaria. Así lo ha señalado la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, en el balance de los dos primeros años de una ley que ha definido como “pionera” e “histórica” por su misión de garantizar la legalidad en las relaciones comerciales en el conjunto de la cadena alimentaria.

Tejerina, que ha calificado como “tremendamente positivo” el impacto esta norma en estos dos primeros años, ha detallado que el sector de las frutas y hortalizas acumula el 60 % de las sanciones propuestas por la AICA, seguido de la leche, con el 29,1 %; el aceite (7,1 %); el vino (2,7 %) y el pollo (0,6 %).

Los datos de la AICA reflejan que en el 57 % de los casos, las sanciones tuvieron como causa no respetar los plazos de pago, mientras que en una de cada cuatro ocasiones (24 %) el origen fue no enviar la documentación requerida por la Agencia. La ausencia de contratos de compra-venta fue la razón de la propuesta de sanción en un 9 % de las ocasiones.

Balance de operaciones

Desde que se creó la Agencia se han vigilado 4.000 operaciones comerciales en 1.287 inspecciones a empresas, de las que 477 pertenecían al sector vitivinícola, 355 a las frutas y hortalizas, 246 al sector del aceite, 173 a los lácteos y 36 a la carne de pollo.

La ministra ha informado de que la AICA ha recibido en este tiempo 111 denuncias por posibles incumplimientos de la ley de la cadena alimentaria, 37 de ellas por la denominada venta a pérdidas, una práctica prohibida por la Ley de Comercio Minorista, competencia de las Comunidades Autónomas. En estos casos, ha recordado, los expedientes se trasladan a estas administraciones.

La ministra, que ha insistido en que este organismo “vigila a todos y cada uno de los eslabones de la cadena alimentaria y no va contra nadie”, ha puntualizado que la distribución es la que aglutina más infracciones, el 40 % en el caso mayorista y el 30 % en el minorista. Ha precisado otros datos, como que ha habido sanciones en todos los eslabones, que hay una empresa que ha reunido 11 expedientes y que la sanción de mayor cuantía que se ha impuesto hasta el momento asciende a más de 203.000 euros.

Conciencia

García Tejerina ha querido resaltar cómo, pese a tratarse de una norma muy joven, en estos dos años se ha podido comprobar cómo los diferentes actores de la cadena se están concienciando y “haciendo suyas” las “nuevas reglas de juego” que establece la mencionada ley para garantizar la “transparencia” y el “equilibrio” de las relaciones comerciales.

En este punto, ha recordado que con esta norma se obliga a establecer contratos, con precios y con plazos que hay que respetar, una circunstancia “que parece obvia”, pero estas “no eran, ni de lejos, las prácticas habituales”.

Por ello, ha animado a los asistentes, entre los que se encontraban representantes de la distribución y de la industria, a seguir trabajando en este sentido con esta norma “que ha sido pionera en la UE y que está sirviendo de ejemplo a seguir” a otros países, ha añadido.

En esta línea, la ministra ha dado a conocer el informe sobre la aplicación de normativas reguladoras de las relaciones comerciales en la cadena alimentaria de los países europeos, en el que se destaca que España es el país más activo, pues es donde más sanciones se están imponiendo y donde se pueden elevar más las sanciones.

Fuente: EFE Agro

Share

Seguridad alimentaria y tecnologías: Hacia dónde se orienta la innovación en prevención y control

sábado, 5 de marzo de 2016 Comments off

Seguridad Alimentaria y riesgos físico-químicos: El reto de los residuos y contaminantes bajo control

Los principales peligros físico-químicos existentes hoy en la cadena agroalimentaria son:

• Residuos farmacológicos y fitosanitarios (plaguicidas, residuos de medicamentos en la producción animal, nitratos y nitritos…)

• Contaminantes ambientales (metales pesados, contaminantes orgánicos persistentes COP…).

• Residuos tóxicos derivados del procesado de los alimentos (acrilamidas, ácidos grasos trans, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), furano…) o de materiales en contacto con alimentos (Bisfenol A (BPA), 4-metilbenzofenona (4MBF) y otros)

• Residuos tóxicos naturales del alimento origen (alcaloides tropánicos…)

• Sustancias prohibidas o no autorizadas (melamina, colorantes no autorizados…)

• Micotoxinas, Aflatoxinas, Ocratoxina A, Biotoxinas marinas…

El futuro de la seguridad alimentaria cuando tiene que ver con riesgos físico-químicos pasa por una apuesta firme en la innovación en:

• La innovación en técnicas analíticas que permitan una identificación rápida, segura y fiable, con costes económicos cada vez más reducidos para las empresas, y que ayuden a mejorar los sistemas de higiene, inspección y control alimentario.

En AINIA tenemos una amplia experiencia en la materia a lo largo de las casi tres décadas trabajando la innovación y la puesta a punto de nuevos métodos analíticos. Como ejemplo, recomendamos la lectura del artículo: “Laboratorios de control de residuos veterinarios en alimentos: Avances técnicos en detección”, que aborda un tema de gran interés para todos aquellos fabricantes de alimentos de origen animal.

• La introducción de nuevas tecnologías de visión avanzada, tecnologías ópticas y electrónicas en general… constituye hoy uno de los pilares de la moderna inspección de alimentos, consiguiendo detecciones en tiempo real y en automático de manera no invasiva, con niveles de detección elevados, lo que constituye, a la vez, un gran avance en el ámbito de la calidad del producto. El tema lo tratamos en el artículo: “Las 6 ventajas de la imagen química para el control de productos alimenticios” cuya lectura recomendamos.

Seguridad Alimentaria: Una visión actualizada de los riesgos biológicos

Desde el punto de vista de los riesgos biológicos y microbiológicos, los puntos de atención se centran hoy en el control de patógenos y biofilms (Listeria monocytogenes, E.Coli, Campylobacter Spp, Salmonela y Staphylococcus aureus son los principales que afectan a los alimentos) y en los virus (Norovirus, Rotavirus, Hepatitis A y otros virus entéricos).

Los avances tecnológicos y en innovación en este ámbito de la seguridad alimentaria son significativos. Hoy nos gustaría resaltar los siguientes:

• Las nuevas técnicas para la identificación de microorganismos de forma rápida y segura. Para conocer más lean este artículo: “Cómo identificar microorganismos de forma rápida y segura, una aproximación técnica”. También la incorporación de las técnicas moleculares PCR para la identificación de patógenos en alimentos ha supuesto importantes ventajas:

• El avance en biosensores y su aplicación al control de microorganismos en superficies en contacto con alimentos es uno de los campos de avance en innovación de interés creciente. En el enlace explicamos por qué.

• También hay que destacar las nuevas investigaciones en el uso de fagos, que creemos va a ser una de las líneas de I+D más destacadas de la seguridad alimentaria de los próximos años. En este sentido, hicimos una aproximación al tema en: “Seguridad alimentaria y bacteriófagos: Hacia dónde va la I+D orientada al control de patógenos”.

Prevención y anticipación: Claves en la seguridad alimentaria del siglo XXI en la UE

La prevención marca la clave de la seguridad del siglo XXI en la UE. No se trata solo de controlar las crisis y alertas alimentarias, sino de conseguir que no se produzcan. La prevención supone apostar por:

• El diseño higiénico de equipos e instalaciones. Los equipos e instalaciones que intervienen en los procesos de elaboración de alimentos y productos farmacéuticos juegan un papel decisivo en la minimización del riesgo de contaminación de dichos productos. Considerar la variable higiénica en el diseño, construcción, instalación y uso de estos equipos e instalaciones es una de las mejores estrategias preventivas.

• El desarrollo de nuevos tratamientos de conservación de alimentos procesados, que velen por la calidad del producto, su valor nutricional, y, a la vez, alarguen la vida útil y la seguridad alimentaria. Nos referimos a tratamientos térmicos de conservación como radiofrecuencia, microondas, calentamiento óhmico; y a tratamientos no térmicos como pulsos eléctricos, ultrasonidos, luz pulsada UV… Hicimos un análisis del tema en: “Atacar los procesos de conservación para diferenciarse en el lineal”

• Convertir al envase en elemento activo para la seguridad alimentaria, velando por la seguridad del alimento ante el contacto con el material. Desde la perspectiva de las tecnologías de envase, pueden profundizar en el tema leyendo: “Envases activos para alimentos frescos y naturales con mayor vida útil: ¿Qué hay en el lineal?” y “¿Quiere garantizar que su envase cumple con los aspectos de seguridad alimentaria?”.

• El desarrollo de plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad. El potencial de las tecnologías TICs en seguridad alimentaria es muy grande y se está convirtiendo en un área de innovación clave que va a marcar un punto de inflexión muy significativo. Al respecto, recomendamos la lectura de este artículo: “TIC y alimentación: Plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad”

Por último, en un mundo interconectado, la clave está en ir por delante del resto. Nunca antes el análisis de riesgos emergentes había jugado un papel tan decisivo. O el conocimiento de las tecnologías emergentes aplicadas al control de los mismos, un ejemplo es Foodriskscan.

Y, por qué no, también la prospectiva sobre la legislación alimentaria que en Europa o en cualquier otra parte del mundo va a marcar el campo de juego de la industria y del consumidor. Por último, otro de los retos que marcan tendencia es el estudio del consumidor y cómo su percepción de la seguridad alimentaria moviliza al resto de agentes implicados en la cadena alimentaria.

En definitiva, la seguridad alimentaria es un concepto dinámico, que se construye día a día. Hay que hacer hincapié en la prevención, en visualizar el futuro y adelantarse a los riesgos. Este requisito de responsabilidad y autocontrol de carácter general guarda estrecha relación con otros requisitos obligatorios establecidos en legislaciones específicas. Por ejemplo, la aplicación del sistema de Análisis de Puntos Críticos en el ámbito de la higiene alimentaria. Y requiere de la concienciación y colaboración en el conjunto de la cadena de valor. En AINIA somos especialistas en seguridad alimentaria, podemos ayudarle a resolver sus problemáticas. Llámenos y gane en tranquilidad contando con AINIA.

Fuente: Ainia

Share

El Observatorio de la Cadena Alimentaria analiza la propuesta de Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria

sábado, 24 de octubre de 2015 Comments off

El director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Fernando Burgaz, presidió ayer la reunión del Pleno del Observatorio de la Cadena Alimentaria, en la que se han analizado los últimos cambios introducidos en la propuesta del Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria.

Los miembros del Pleno han acordado por unanimidad abrir un periodo de tiempo para estudiar en detalle las últimas aportaciones, antes de llevar a cabo el informe sobre la propuesta de Código, tal y como se establece en el artículo 20, apartado 1, letra a) de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Código de buenas prácticas mercantiles

El Código establece los principios sobre los que han de fundamentarse las relaciones comerciales entre los diferentes operadores que intervienen en la cadena, con objeto de facilitar el desarrollo de sus relaciones contractuales y garantizar las mejores prácticas.

Entre otros aspectos, el Código aborda cuestiones tales como los deberes contractuales, la gestión de categorías, la mediación o las comunicaciones entre operadores.

Asimismo, y con objeto de mantener actualizado su contenido, se constituye una Comisión de Seguimiento integrada por los Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía y Competitividad, así como los representantes de los diferentes agentes de la cadena alimentaria.

La adhesión al Código será voluntaria por parte de los operadores y obligará a que las relaciones comerciales se ajusten a sus principios y a la utilización de los sistemas de resolución de conflictos establecidos en el mismo.

Observatorio de la cadena

El Observatorio de la Cadena Alimentaria, constituido el pasado 7 de abril de 2015 como órgano colegiado adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, tiene como fin dotar de mayor transparencia a los mercados, asumiendo para ello, las tareas que desarrollaba el Observatorio de Precios de los Alimentos.

Cuenta además con nuevas funciones relacionadas con el seguimiento, asesoramiento, consulta, información y estudio del funcionamiento de la cadena alimentaria.

En él quedan representados los intereses de los diferentes operadores de la cadena, de modo que el trabajo conjunto de todos resulte de la mayor eficacia y permita el logro de los objetivos buscados.

Fuente: Agrodigital

Share
Categories: Normativas Tags:

Nuevas tecnologías alimentarias e innovadoras

sábado, 30 de mayo de 2015 Comments off

Durante años las tecnologías alimentarias más importantes se centraban en la escalabilidad: ¿cómo alimentar a una población que va rapidamente en aumento y reducir costes a la vez? Haciéndolo todo a lo grande: productos alimenticios cultivados en granjas cada vez más grandes, vendidos por gigantes multinacionales del sector a cadenas de supermercados de grandes dimensiones.

Muchas de las tecnologías de hoy parecen ir en la dirección contraria, hacia métodos y productos que resultan económicamente viables tanto para granjas pequeñas como para las grandes granjas corporativas. Esto no supone el fin del modelo de la superproducción: para abastecer a la población mundial, que según las proyecciones actuales se espera que alcance las 9.600 millones para el año 2050, la producción agrícola y de alimentos aún tendrá que producir a una escala masiva, con la ayuda de la tecnología y la investigación innovadora.

Aún así, las tecnologías emergentes, incluyendo sensores de bajo coste, dispositivos móviles y el análisis de datos, han ayudado a diversas empresas del sector alimentario desde comerciantes a productores a bajar costes y a competir en muchos mercados de especialidades.

Esto podría suponer el comienzo de una nueva economía alimenticia – una con mayor competencia e innovación, que ofrezca más oportunidades de invertir a mayor número de inversores, y que sea más dinámica y adaptable que el modelo industrial que ha dominado el sector durante décadas.

Entre enero del 2013 y diciembre del 2014, se lanzaron 47 start-ups con planes de inversión en la agricultura y el mercado de alimentos según la publicación online Food Tech Connect. La inversión por parte de entidades de riesgo en start-ups tecnológicas del sector ascendió a más de 1.000 millones de dólares (unos 901 millones de euros) en 2014 según CB Insights, lo que supone un aumento importante desde los 288 millones de dólares (unos 262 millones de euros) en 2013. Google Ventures, al igual que otros inversores procedentes de Sillicon Valley (EEUU), se ha centrado en las empresas que adoptan métodos creativos para la producción de nuevos alimentos, como alternativas a la carne animal hechas a base de verduras, barritas de proteína hechas de harina de saltamontes, y otros productos dirigidos a grupos pequeños, pero valiosos, de consumidores.

Las regulaciones impulsan algunas de estas innovaciones alimenticias también. En Vevey (Suiza), la empresa alimenticia más grande del planeta, Nestlé, utiliza técnicas para engañar al paladar para que productos realizados con hasta un 10% menos de sal y azúcar resulten deliciosos. Varios programas subvencionados por la Unión Europea utilizan las investigaciones genéticas y moleculares para encontrar nuevas maneras de asegurar la higiene y la autenticidad de los alimentos.

En las granjas, el software y el análisis de datos pueden convertir la agricultura en una actividad más asequible y viable para operaciones de todos los tamaños. Actualmente cada fumigadora, cosechadora y tractor que fabrica la marca John Deere viene equipado para enviar información de forma inalámbrica acerca de su ubicación, lo que ha plantado y muchas más cosas. Si se cruzara esta información con los datos generados por sensores de tierra y informes meteorológicos, los agricultores podrían encontrar maneras de utilizar sus recursos (agua, semillas, abono, etc.) con mayor eficacia, reduciendo costes lo suficiente como para pagar la inversión en tecnología mientras se mantengan, o incluso se aumenten, los niveles de producción.

Los pequeños criaderos han sido de los primeros en apoyar a Vital Herd, una nueva tecnología que se encuentra actualmente en fase de pruebas que monitoriza factores clave de la salud bovina – ritmo cardíaco, respiraciones, temperatura y el ritmo de contracciones del sistema digestivo – y transmite los resultados cada 15 minutos. Los datos se consiguen gracias a una pastilla inteligente, e-pastilla, de unos 10 centímetros de largo que traga el animal.

Hasta ahora la salud cardíaca de una manada se controla sobre todo mediante la observación de los animales por parte del ganadero. Pero con este nuevo flujo de información, tienen más posibilidades de anticiparse en la identificación precoz de un animal enfermo antes de que pueda contagiar a más animales, reduciendo así el uso de antibióticos. El criadero Henden Manor Estates, que mantiene unas 500 vacas lecheras y de la especie Holstein en Kent, al suroeste de Londres (Reino Unido) es uno de los inversores en esta tecnología. “Si logran su propósito, supondrá un avance transformador” afirma el dueño de Henden Manor Estates, Roni Lovegrove.

Las nuevas tecnologías también se están probando en partes de la cadena alimenticia más cercanas a nuestras cocinas. Forman la base para empresas online de preparación de comidas como Plated, HelloFresh y Blue Apron, que ofrecen recetas y envío a domicilio de ingredientes. Estas páginas compiten con gigantes y establecidas cadenas de supermercados, obligándolas a replantearse cómo vender la comida.

Fuente: innovaticias.com

Share

Sanción de un millón de euros por prácticas abusivas o por incumplir la ley alimentaria

viernes, 6 de febrero de 2015 Comments off

El Gobierno aprueba, a instancias del Magrama, los últimos decretos sobre la AICA

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha avanzado que los incumplimientos reiterados de la ley de mejora de la cadena alimentaria y las prácticas abusivas pueden recibir sanciones de hasta un millón de euros. Así lo ha explicado en rueda de prensa García Tejerina, tras participar en el Consejo de Ministros, en una comparecencia en la que ha vuelto a reiterar que los incumplimientos “no le saldrán gratis” a ningún operador de la cadena alimentaria. El Consejo de Ministros ha publicado los dos últimos reales decretos que cierran el desarrollo de la ley de mejora de la cadena alimentaria, que hacen referencia a aspectos como el registro estatal de buenas prácticas comerciales y sobre el régimen de controles que aplicará la nueva agencia AICA.

García Tejerina ha valorado que con los reales decretos aprobados se culmina una regulación que permitirá mejorar la competitividad de todos los operadores que intervienen en la cadena alimentaria, y que ya generan entre el 8,4% y el 9% del PIB español, con 88.000 millones de euros y 2,5 millones de empleos.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha indicado en la rueda de prensa que el Gobierno ha realizado un informe sobre la evolución el sector y la industria alimentaria en España, de cara a la valoración de la ley, y se han aprobado estos dos reales decretos para mejorar su funcionamiento.

Ha recordado que es la primera vez que el Gobierno, a instancias del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, regula específicamente las relaciones comerciales entre las empresas que forman parte de la cadena alimentaria.

Dos elementos “clave” para los controles de la AICA

Se han publicado “dos elementos clave”, según la vicepresidenta, para el desarrollo de la ley, relativas al registro estatal de buenas prácticas comerciales y sobre el régimen de controles que aplicará la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), respectivamente.

Por otra parte, el Gobierno ha realizado la primera valoración sobre los daños que están ocasionando los temporales, especialmente en la cornisa cantábrica, los Pirineos y zonas del interior de España.

El objetivo, según la vicepresidenta, es que el Gobierno pueda ponerse “manos a la obra” cuando remita el temporal para atender a las necesidades de los afectados por estos daños.

Fuente: Agroinformación

 

Share
Categories: Normativas Tags:

“Hicimos miles de inspecciones a empresas agroalimentarias en 2014″

sábado, 17 de enero de 2015 Comments off

Un año después de la puesta  en marcha de la Ley de la Cadena Alimentaria, el director de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), José Miguel Herrero, hace balance  de su  funcionamiento y señala que “2014 terminó con miles de inspecciones a empresas del sector”.

En una entrevista ofrecida a Efeagro, Herrero explica que 2014 fue el año en que se estrenó la  AICA y se “registró la primera multa a empresas agroalimentarias. “En total, sumamos 20 denuncias hasta hoy y, además, registramos varios procedimientos que terminarán en sanciones a lo largo de este año 2015?.

Herrero considera que con la ley  se pueden  controlar los diferentes desequilibrios de la cadena, es decir, en la producción, distribución y comercialización de productos. Por un lado, “los agricultores pueden contar con contratos por escrito, por el otro, muchas empresas agroalimentarias  reciben los pagos en 30 y 60 días por sus productos, y, además, se firman  los contratos con un precio determinado”, añade.

Reconoce, no obstante, que todo esto llevará tiempo ya que “no se consigue de un día para otro establecer la obligación de formalizar los contratos por escrito, que éstos tengan un precio determinado, pagar los productos dentro de los plazos establecidos en la ley de morosidad, eliminar la venta a resultas o evitar los pagos atípicos”.

La normativa, según Herrero, “incorpora unas nuevas reglas de juego que cambiarán radicalmente las malas prácticas que estaban instauradas en el sector, en algunos casos desde hace varios siglos; nos hemos embarcado en un proceso que llevará meses y el papel de la Agencia de Información y Control Alimentarios será fundamental para que no salga gratis saltarse lo establecido”.

El director de la AICA advierte que “el cumplimiento de la ley es obligatoria para todos los operadores de  la cadena desde el día 4 de enero de 2014, aunque es cierto que muchas empresas- añade-, especialmente las más pequeñas y algunos agricultores y ganaderos, aún desconocen los nuevos derechos y obligaciones que marca la normativa”.

Para velar por su cumplimiento, Herrero recomienda “dar a conocer tantos los derechos de la ley como la manera de actuar de AICA”, concluye.

Fuente: EFE Agro

Share

Proyecto CO2me

sábado, 12 de julio de 2014 Comments off

proyectoco2me25 estudios sobre cálculo, reducción, compensación y comunicación de la huella de carbono del sector agroalimentario

El Proyecto CO2me es un proyecto desarrollado por ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo), financiado por la Fundación Biodiversidad y llevado a cabo con la asistencia técnica de Factor CO2 que, con la participación de todos los agentes de la cadena agroalimentaria, busca establecer la hoja de ruta para una producción agroalimentaria baja en carbono y una mejora de la competitividad del sector.

Se trata de una Red colaborativa y abierta a toda la cadena del sector y a los expertos en cambio climático para compartir conocimiento y experiencias sobre cálculo, reducción, compensación y comunicación de la huella de carbono en España, así como para abordar en foros de participación las implicaciones estratégicas de la huella de carbono, teniendo en cuenta el marco regulatorio, el mercado internacional y las características de cada territorio, especialmente de Extremadura y Castilla La Mancha.

Para alimentar las reflexiones de la red, clarificar conceptos y hasta para ayudar en el desarrollo de la huella de carbono, se ha realizado una serie de estudios que se encuentran disponibles en la web del proyecto, proyectoco2me.org. El propósito de éstos no es solamente que cada uno pueda adquirir conocimiento, sino también que aporte su grano de arena a los estudios, es decir, que comparta sus reflexiones en cuanto a los análisis desarrollados.

El primer estudio llevado a cabo en el marco del proyecto es el “Análisis de situación y valoración estratégica del sector Agroalimentario y la Huella de Carbono en España, específicamente en Castilla La Mancha y Extremadura”. Este documento suministra un diagnóstico del sector agroalimentario en Castilla la Mancha y Extremadura de cara al cálculo y  la compensación de la huella de carbono analizando el contexto local, nacional y europeo, en constante evolución. La huella de carbono se plantea como un  parámetro a tener en cuenta en la actualidad, ya que se está estableciendo como un criterio de compra impulsado por el sector público tanto a nivel nacional como en los Estados de la Unión Europea y se puede considerar como una oportunidad en varios aspectos. Sin embargo, el posicionamiento del sector agroalimentario respecto a la huella de carbono conlleva incertidumbres en cuanto a su carácter favorable, teniendo en cuenta el entorno administrativo y la sociedad, así como aspectos técnicos y metodológicos de la huella de carbono.

A través del segundo estudio desarrollado, se trató de dar mayor visibilidad a los “Estándares y Herramienta de Cálculo y Compensación de la Huella de Carbono” existentes y sobre todo reconocidos, analizando sus fundamentos metodológicos e insistiendo en sus diferencias, escasas en la mayoría de los casos. Así, se analizaron siete estándares distintos de huella de carbono: tres de carácter generalista, desarrollados por las entidades International Organization for Standardization (ISO), World Ressources Institute (WRI) y British Standard Institute (BSI), y cuatro específicos del sector agroalimentario, dos de ellos desarrollados por BSI y los otros dos por la Organización Internacional del Vino (OIV) y por la consultora Blonk Milieu Advies para Holanda. Además, a través de este estudio se suministra un inventario de  los sistemas de compensación existentes. Se analizan los estándares del mercado voluntario de carbono existentes que certifican las reducciones de emisiones de GEI generadas por proyectos de mejora de la eficiencia energética, de renovables, etc. y que pueden dar lugar a la generación de créditos de carbono comercializables.

Una vez planteado el marco, se desarrolló una “Guía Práctica para el Cálculo y Compensación de la Huella de Carbono en productos del sector agroalimentario”, la cual permite disponer de pautas muy prácticas en cada fase del desarrollo del cálculo y de la compensación de la huella de carbono de producto, adecuadas a la realidad del sector agroalimentario. Este documento no pretende ser una guía de aplicación de estándares exhaustiva, sino dar pautas concretas orientadas a cada eslabón del sector que, de forma genérica, son: producción de materia prima, transformación y distribución comercial.

El proyecto continua con un análisis estadístico de experiencias de huella de carbono en el sector agroalimentario “Proyectos de Éxito y Fracaso en España sobre el Cálculo, Compensación y Comunicación de la Huella de carbono”. Éste trata de destacar tendencias en cuanto al cálculo, la compensación y la comunicación de la huella de carbono en el sector con experiencias recopiladas de toda España, pero mayoritariamente de Extremadura y Castilla La Mancha.

El último informe editado “El Valor de la Huella de carbono para el Consumidor: Herramientas para la Comunicación y la Transparencia” analiza la importancia que los consumidores conceden a la gestión de la huella de carbono de los productos agroalimentarios y a la inserción de productos verdes o neutros en carbono en las líneas de negocio de las empresas. Unido a ellos se analizan las diferentes herramientas de comunicación para hacer llegar la información de las acciones de huella de carbono a los consumidores con transparencia, rigor y credibilidad (verificación, etiquetado, programas de reconocimientos, etc.).

Todos los informes presentados se pueden descargar gratuitamente de la web www.proyectoco2me.org después de registrase en ella.

Fuente: Infocalidad

Share

El Gobierno realizará sus propias investigaciones de oficio en la cadena alimentaria

sábado, 5 de julio de 2014 Comments off

MAGRAMA-ministerio-agrigulturaEl director de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, José Miguel Herrero, ha adelantado que AICA está ultimando la elaboración del Plan de Control que le permitirá hacer efectiva las investigaciones de oficio en la cadena alimentaria. José Miguel Herrero ha participado, en Logroño, en una jornada organizada por ARAG-ASAJA, donde ha anunciado que las líneas generales de este Plan de Control se podrían presentar durante la primera reunión del Consejo Asesor de AICA, previsto para la segunda quincena del mes de julio. Asimimso, ha reclamado a todo el sector que denuncie las malas prácticas y los incumplimientos de la ley.

Según ha explicado Herrero, la Agencia de Información y Control Alimentarios se creó con el fin de controlar el cumplimiento de la ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, en lo que respecta a las relaciones comerciales entre los operadores de la cadena alimentaria, tanto agricultores y ganaderos como fabricantes de alimentos y bebidas, y distribuidores.
También ha recalcado que la ley para mejorar la cadena alimentaria ha favorecido un cambio en las reglas de juego en lo que respecta a las relaciones comerciales, y establece un régimen sancionador propio.
Habrá sanciones tras investigar las denuncias o por actuación de oficio

En este sentido, Herrero ha puntualizado que AICA tiene capacidad para proponer sanciones, y que sus actuaciones de inspección se realizan bien por denuncias que se presenten o mediante oficio, a través de su Plan de Control, que precisamente contiene las directrices y líneas de trabajo para llevar a cabo las inspecciones de oficio que AICA desarrollará en los próximos meses.
Asimismo, el director de AICA ha indicado que la Agencia iniciará e instruirá el procedimiento sancionador si detecta que se ha cometido alguna de las infracciones determinadas en la ley. Al mismo tiempo, “colaborará con otras instituciones, dando traslado de sus investigaciones a la autoridad competente, si detecta infracciones aotras normas, como la venta a pérdidas”, ha aclarado.
Por lo demás, José Miguel Herrero ha destacado la importancia del intercambio de información con el sector para cumplir mejor con sus objetivos. A este respecto, el director de AICA ha pedido la colaboración del sector en la denuncia de las malas prácticas y los incumplimientos de la ley. “De esta forma, AICA podrá actuar con la máxima efectividad y agilidad posible”, ha completado.
Abierto a la colaboración de todos los sectores

Por otra parte, Herrero ha recalcado que AICA vela por los intereses de todos los agentes que intervienen en la cadena alimentaria. Según ha recalcado herrero, “AICA tiene las puertas abiertas a la participación de todos los sectores, ofreciendo soluciones a los problemas que se detectan”.
En este marco de actuación, Herrero ha hecho hincapié en la confidencialidad de AICA en la gestión de la información y en los procesos de investigación.
En relación con el anteproyecto de ley de Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas de ámbito supra-autonómico, José Miguel Herrero ha destacado que AICA realizará el control oficial cuandorecaiga en su totalidad (inicio, instrucción y resolución de expedientes) en el Ministerio de Agricultura.
Este control se realizará, no obstante, en estrecha colaboración con las nuevas corporaciones de derecho público previstas en el citado anteproyecto de ley.
Satisfación de ARAG-ASAJA con la nueva ley

El presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, ha valorado positivamente tanto la entrada en vigor de la Ley, como la puesta en marcha del órgano que garantice su cumplimiento, ya que “supone un punto de partida trascendental en la regularización de la cadena alimentaria, donde los más débiles seguimos siendo los agricultores, quedando frecuentemente a expensas de las decisiones de los grandes distribuidores”.
Javier Rubio ha expresado su deseo por que los efectos de esta Ley de Cadena Alimentaria satisfagan una reivindicación histórica del sector agrario, “ya que siempre hemos considerado que el buen funcionamiento de la cadena resulta trascendental para asegurar un valor añadido sostenible que garantice la competitividad de los operadores y beneficie también a los consumidores”.

Fuente: AETC

Share