Archivo

Entradas Etiquetadas ‘ainia’

Ainia intensifica su I+D en 2017

Sábado, 3 de Junio de 2017 Comments off

El Centro Tecnológico Ainia continúa apostando por la I+D y, en 2017, ha iniciado 12 de proyectos de investigación y desarrollo tecnológico que responden a los ámbitos de mayor demanda de las empresas agroalimentarias y afines de la Comunidad Valenciana, que dan respuesta a las necesidades presentes y futuras de las industrias valencianas

La Industria 4.0, la automatización de procesos de control de calidad y seguridad alimentaria, los métodos rápidos de control analítico, las nuevas tecnologías de conservación de alimentos, la validación de alimentos enriquecidos, saludables y funcionales, y las tecnologías de envase son los ámbitos de I+D que más demandan las empresas agroalimentarias en la Comunidad Valenciana.

Como respuesta a la demanda del sector, Ainia está intensificando en 2017 su apuesta por la I+D, reforzando sus líneas de investigación principales. Más de 50 investigadores del centro están trabajando, en colaboración con 59 empresas valencianas o que operan en esta Comunidad, en 12 proyectos, cuyos resultados serán transferidos al sector para impulsar su desarrollo y competitividad.

El Centro tecnológico ha puesto el foco en diferentes ámbitos como la Industria 4.0 y la transformación digital, en el que Ainia llevará a cabo tres proyectos de I+D. “BigFood”, orientado al tratamiento masivo de información para la innovación, la gestión de riesgos, seguridad y análisis del consumidor. “Microdet”, dirigido a las tecnologías de imagen avanzadas para automatizar el control de cultivos microbiológicos, y el proyecto “OPTI2”, encargado de optimizar procesos mediante sensores ópticos avanzados, aplicados al control de calidad en procesos productivos (en colaboración con ITC).

En lo referente al consumidor, Ainia identificará y desarrollará nuevas metodologías que integren al consumidor en el proceso de innovación de producto.

En el campo de la seguridad alimentaria, tres proyectos centralizan la apuesta por la investigación. “Métodos”, dirigido a evaluar los riesgos emergentes en alimentación mediante nuevos métodos físico-químicos. “Ecohigiena2” desarrollará nuevas tecnologías para la mejora de la higiene en la elaboración de los alimentos. Por último, el proyecto “Dinmadetec” se encargará del desarrollo e implantación de nuevos métodos analíticos microbiológicos para la detección de riesgos emergentes en alimentación.

Asimismo, también llevará a cabo un proyecto dirigido al desarrollo de un digestor dinámico in Vitro avanzado para monitorizar la liberación de compuestos bioactivos en alimentos y fármacos. El proyecto “OCPES”, optimizará procesos de extracción supercrítica. “Acelera 4.0” irá destinado a mejorar la calidad, estabilidad y desarrollo de nuevos productos. Además, el centro tecnológico desarrollará dos proyectos destinados, por un lado, a la investigación de nuevas técnicas de microencapsulación de alimentos y otras sustancias activas y, por otro a lograr nuevos desarrollos de envases funcionalizados para alimentos dirigidos hacia la generación de envases “convenience”.

Fuente: ainia

Share
Categories: Investigación Tags: ,

11 pasos para identificar peligros y determinar los puntos de control en un sistema APPCC

Sábado, 15 de Abril de 2017 Comments off

Para las empresas agroalimentarias adoptar un sistema APPCC de análisis de peligros y control de puntos críticos es una garantía que les permite prevenir problemas de seguridad alimentaria y cumplir el marco normativo. En este artículo repasamos los contenidos del curso online “Aplicación del análisis de peligros y puntos de control crítico en industrias alimentarias”  que permitirá al alumnado adquirir los conocimientos para su correcta implementación.

El sistema APPCC es un proceso preventivo orientado a que las empresas agroalimentarias puedan ofrecer garantías respecto a la inocuidad de los alimentos que producen. Gracias a este sistema, los productores pueden identificar, evaluar y prevenir posibles riesgos de contaminación a nivel físico, químico o biológico a lo largo de toda la cadena de valor.

Para las empresas agroalimentarias, últimos responsables de la seguridad alimentaria de los productos que comercializan, el sistema tema APPCC de análisis de peligros y control de puntos críticos es una exigencia legal ineludible.  Así lo expresa el Reglamento 852/2004, el cual obliga a las empresas del sector a que contar con un plan de autocontrol según el APPCC.

Además de ello, aprender a  identificar los peligros específicos y a tomar las medidas de control necesarias para implantar un sistema APPCC expresa un compromiso en favor de la salvaguarda de la seguridad alimentaria. Compromiso que se ve reconocido más allá de nuestras fronteras, pues el sistema APPCC ha adquirido reconocimiento internacional como una herramienta eficaz para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos.

Por todo ello AINIA convoca la 15 edición del curso online Aplicación del análisis de peligros y puntos de control crítico en industrias alimentarias. APPCC.

El objetivo del curso se centra en aportar el conocimiento necesario al alumnado para:

  • Ser capaz de identificar y valorar los riesgos potenciales, así como determinar los puntos donde se deberá proceder al control de los diferentes puntos críticos.
  • A establecer límites críticos, implementar el sistema de vigilancia más adecuado según su actividad, seleccionar las acciones correctoras más convenientes.
  • E Implementar los métodos para la verificación de la efectividad del sistema, manteniendo la documentación y registro de las distintas actividades.

Para lograrlo el programa del curso cuenta de los siguientes módulos.

MÓDULO 1. Introducción y principios del sistema APPCC

En este módulo introductorio veremos los diferentes tipos de peligros a los que debe hacer frente la industria alimentaria (físicos, químicos y biológicos), así como los 7 principios que rigen el sistema APPCC.

MÓDULO 2: Requisitos previos para la implantación del sistema APPCC.

Los temas que serán tratados en este segundo módulo serán: el diseño de locales, equipos e instalaciones y su mantenimiento preventivo, los métodos de limpieza y desinfección, buenas prácticas higiénicas y la optimización del uso del agua y el aire, junto con las claves para proceder a la vigilancia y control de plagas, la gestión de residuos, la formación manipuladores y el control de la trazabilidad.

MÓDULO 3: Directrices para la implantación del sistema APPCC

El módulo número 3 persigue aportar el conocimiento necesario para que el alumnado conozca los 11 pasos exigidos para la correcta implantación de un sistema APPCC.

  • Formación del equipo de APPCC.
  • Descripción del producto.
  • Determinación del alcance del sistema.
  • Elaboración del diagrama de flujo.
  • Verificación in situ del diagrama de flujo.
  • Enumeración de los posibles peligros, análisis de peligros y determinación de medidas de control.
  • Determinación de los PCC.
  • Establecimiento de límites críticos para cada PCC.
  • Establecimiento de un sistema de vigilancia para cada PCC.
  • Establecimiento de las medidas correctivas.
  • Establecimiento de los procedimientos de verificación

MÓDULO 4: Gestión de crisis

El procedimiento correcto para enfrentarse a la gestión de crisis, el establecimiento de los análisis preventivos y la designación del comité de crisis, así como la redacción del correcto plan de crisis y su evaluación, serán los puntos sobre los que el alumno habrá aprendido al finalizar el módulo.

MÓDULO 5: La importancia del control de la documentación. Principios básicos

Por último, el alumno sabrá cómo proceder a la gestión documental del sistema de acuerdo con los requerimientos legales.

El personal en activo en empresas del sector agroalimentario, al que va dirigido el curso, se apoyarán en la metodología de formación e-learning desarrollada por AINIA. Una metodología que centra el proceso enseñanza-aprendizaje en el propio alumno y sus necesidades. Así mientras estudia, podrá recurrir a la atención personalizada proporcionada por tutores expertos.

La 15ª edición del curso online Aplicación del análisis de peligros y puntos de control crítico en industrias alimentarias. APPCC, dará comienzo el día 10 de mayo. Usted ya puede inscribirse en la web de AINIAformación.

Fuente: Ainia

Share
Categories: Formación Tags: ,

Investigan soluciones tecnológicas para detectar patógenos y alérgenos en alimentos en menor tiempo

Sábado, 11 de Febrero de 2017 Comments off

Prevenir la presencia de patógenos como Salmonella, Listeria monocytogenes o Escherichia coli productor de toxina Shiga (STEC) es primordial para asegurar la calidad y la seguridad de los alimentos.  La reducción de los plazos de espera es básico para que las empresas puedan aplicar medidas correctivas en caso necesario, que evitarán problemas de salud en los consumidores y reducirán las pérdidas económicas ocasionadas por la retirada de estos productos. AINIA, con el apoyo del IVACE y Fondos FEDER, está trabajando en el desarrollo de métodos más rápidos de control en el marco del proyecto DIANAMIC.

En concreto, los laboratorios de AINIA, en el marco del proyecto DIANAMIC, están desarrollando técnicas analíticas de biología molecular más sensibles, capaces de reconocer en menos tiempo, sustancias alergénicas (proteínas de soja y leche, lactosa y huevo) y patógenos emergentes como la Yersinia enterocolitica, presente en productos cárnicos y lácteos; Salmonella spp. y Listeria monocytogenes frecuentes en una amplia variedad de productos; y Escherichia coli STEC en carnes, productos lácteos, semillas o brotes vegetales.

Una detección más rápida y eficaz de la presencia de patógenos y alérgenos en alimentos supone que las empresas del sector puedan adoptar medidas correctoras para paliar la contaminación, e incluso proceder a la retirada temprana de los productos afectados; reduciendo el riesgo de problemas de salud en los consumidores ocasionados por reacciones alérgicas o la aparición de brotes epidemiológicos en la población.

Asimismo, reducir los plazos de entrega de resultados analíticos de patógenos y alérgenos es un factor clave a nivel empresarial para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos, pero también para reducir los costes asociados a la retirada preventiva de productos perecederos, de manera que permite incrementar la vida útil de los productos en el mercado y reducir el desperdicio de alimentos.

Fuente: Ainia

Share

Visión artificial avanzada para detectar anomalías en productos agroalimentarios

Sábado, 14 de Enero de 2017 Comments off

Desarrollan dos prototipos de visión artificial avanzada para detectar anomalías en productos agroalimentarios y cerámicos en tiempo real. Estos prototipos de sensores ópticos avanzados se adaptan fácilmente al proceso de producción por su menor tamaño y podrían suponer un ahorro de entre el 50 y 80% respecto al coste de los dispositivos actuales de inspección.

El proyecto OPTI2 está participado por AINIA y el ITC tiene una duración de dos años, y cuenta con el apoyo del IVACE. Pretende la implantación industrial de esta nueva tecnología en sectores estratégicos. Los resultados del primer año de investigación aplicada son muy prometedores.

El proyecto OPTI2, en el que colaboran AINIA e ITC con el apoyo del IVACE ha conseguido desarrollar, en el primer año de investigación, dos prototipos de sensores de visión artificial avanzada que permiten identificar con precisión anomalías en productos de la industria cerámica y agroalimentaria durante el proceso de fabricación, y en tiempo real.
En concreto, se está trabajando con sensores ópticos de última generación, basados en tecnología de sistemas microelectromecánicos MEMS, que permiten obtener información química de los productos escaneados en tiempo real. De este modo, facilita el control de la calidad y seguridad de diferentes tipos de productos cerámicos y alimenticios. Su objetivo final es lograr la implantación industrial de esta tecnología a un bajo coste.

Además de obtener la huella espectral, la composición química del producto, con más precisión, esta tecnología podría lograr un ahorro de entre el 50 y el 80% respecto al coste de los dispositivos de inspección y medida con capacidades similares a los que se han empleado hasta este momento.

En los procesos de fabricación del sector agroalimentario, estos sensores facilitarán la automatización en la detección de materias extrañas en alimentos, la medida de la composición o la detección de trazas de alérgenos.

De este modo, el primer prototipo desarrollado, basado en una cámara hisperespectral “snapshot”, permite en un único disparo obtener la huella espectral completa de productos agroalimentarios. Se están realizando ensayos para medir la composición y detectar posibles contaminantes y adulteración en frutos secos, especias y snacks.

El segundo prototipo, basado en un microespectrómetro, logra medir la interacción de la luz infrarroja en el producto que, junto a la aplicación de algoritmos avanzados, estima la composición de la muestra. Desarrollado para el sector cerámico, se están realizando ensayos para inspeccionar los soportes decorados tras la impresión en los equipos industriales de chorro de tinta, o medir la humedad del polvo atomizado empleado en las baldosas y en los compactados a la salida de las prensas.

El proyecto OPTI2 tiene una duración de dos años y cuenta con el apoyo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) de la Generalitat Valenciana. Ambos prototipos permitirán a las empresas optimizar los procesos de producción e inspección, reduciendo los costes que ocasionan las mermas por desajustes no controlados en los procesos de fabricación.

Fuente: foodnewslatam.com

 

Share

Ainia y Aimplas investigan en la mejora de bioplásticos

Sábado, 10 de Septiembre de 2016 Comments off

Con el apoyo del IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial), Ainia y Aimplas trabajan conjuntamente en el desarrollo de nuevas formulaciones de bioplásticos para que cubran un mayor número de necesidades en su aplicación en envases para alimentos, dentro del proyecto Sostpack

Como continuación en el desarrollo de una línea de I+D conjunta en materiales biodegradables, los centros tecnológicos Ainia y Aimplas colaboran en el proyecto Sostpack, cuyo objetivo se dirige a lograr mejorar las propiedades de los materiales biodegradables (biopolímeros, también conocidos como bioplásticos) para facilitar su incorporación en el envasado de alimentos.

Para optimizar estas propiedades de los bioplasticos, es necesario conseguir que los envases realizados con estos materiales mantengan la vida útil del alimento, conservando sus características organolépticas y nutricionales, al tiempo que respondan a los más exigentes criterios de sostenibilidad.

El proyecto Sostpack, que cuenta con el apoyo del Ivace y se enmarca dentro de la alianza estratégica entre ambos centros tecnológicos, contempla interesantes ensayos orientados a estudiar la barrera a la humedad, al oxígeno y la resistencia térmica de los materiales biodegradables comercializados en la actualidad, incluyendo las mejoras estructurales de estos materiales para que puedan ser procesados en equipamientos convencionales.

La principal novedad de este proyecto radica en modificar las propiedades de los bioplásticos pero sin aditivarlos, modificando química o físicamente las estructuras de los materiales biodegradables comerciales. Se está trabajando desde la combinación de diversas tecnologías, como es la modificación de los bioplásticos estudiados a través de medios químicos (extrusión reactiva, proceso en el cual se realizan cambios a nivel morfológico y estructural en el material, formando nuevos enlaces químicos entre las distintas cadenas poliméricas obteniéndose nuevas estructuras) y físicos (mezcla de uno o varios polímeros con otras sustancias, que provocan cambios de las propiedades físicas del material sin que se vean modificados los enlaces entre las cadenas que forman el biopolímero).

Adicionalmente, se emplearán modelos predictivos y se realizarán estudios simulados de la vida útil de un alimento envasado en bioplásticos biodegradables a partir de los requerimientos del producto y del comportamiento del material.

La finalidad es que en los próximos años, estas nuevas formulaciones permitan una mayor posibilidad de aplicaciones a las que pueden optar este tipo de materiales en el sector del envase alimentario.

La producción mundial de materiales plásticos ha venido experimentando un crecimiento continuado en los últimos 50 años, hasta situarse en 2013 en 290 millones de toneladas, de las cuales el 74% son poliolefinas (plásticos derivados del petróleo) de diferentes tipos, mientras que únicamente el 0,2% de la producción mundial corresponde a bioplásticos biodegradables. Hasta la fecha, estos no han tenido la implantación esperada en alimentación, debido principalmente a factores como son una menor vida útil del alimento envasado y su mayor coste, siendo el objetivo de este proyecto conjunto el superar estas barreras.

Fuente: Techpress

Share

Los efectos BREXIT en la legislación alimentaria, ¿qué aspectos habrá que contemplar?

Sábado, 16 de Julio de 2016 Comments off

Si la salida de la UE se concreta, tendremos que ver como se retorna a un escenario en el que la legislación alimentaria de aplicación en las materias primas y productos acabados destinados al UK será diferente de la exigible en la UE de los 27, con la complejidad que esto supone.

Etiquetado e información a los consumidores

Si desde el 13 de diciembre de 2014 venimos aplicando una legislación común a la hora de etiquetar los alimentos, podremos encontrarnos con unas nuevas exigencias en esta materia por parte de las autoridades británicas, con la consiguiente dificultad a la hora de trabajar con los etiquetados multilingües, algo por otra parte cada vez más extendido.

¿Qué opción tomarán las autoridades competentes del UK?, legislación similar a la de la UE o por el contrario se inclinarán por una regulación en la línea de los Estados Unidos, otra de las incógnitas que tendremos que despejar en el medio plazo.

Controles en alimentos: contaminantes, plaguicidas, patógenos y materiales

Este es otro tema sumamente interesante a la hora de valorar la situación, ¿qué va a suceder con los límites de residuos de plaguicidas (LMR’s) en los productos destinados al UK, seguiremos aplicando el Reglamento 396/2005 o similar? o por el contrario retrocederemos a décadas pasadas y se desatará una “guerra” a la hora de marcar los famosos LMR’s por parte del UK con la consiguiente complicación para los productores hortofrutícolas al revisar estos parámetros.

Las mismas dudas que se plantean para los LMR’s se darán en los controles sobre parámetros tales como los contaminantes (Reglamento 1881/2006), los aspectos microbiológicos (Reglamento 2073/2005) u otras cuestiones como las vinculadas a los materiales en contacto con los alimentos entre otros aspectos.

¿Qué tipo de RASFF tendrá el Reino Unido?

La marcha de UK de la UE tendrá como consecuencia que estará también fuera del RASFF y en su caso tendrá que plantearse que sistema de alertas rápidas pondrán en marcha y como se coordina en su momento con el RASFF, es un aspecto más a considerar.

Las cifras de un mercado de gran potencial para nuestro sector agroalimentario

UK fue el destino de 1,46 millones de toneladas de frutas y hortalizas frescas en 2015, es el 3er destino de los productos agrícolas tras Alemania y Francia.

Estas magnitudes son realmente importantes, dado que, en 2015, un total de 787.093 tn de hortalizas 732,7 millones € (+8,6% respecto a 2014), destacan entre los productos exportados: los cítricos (mandarinas, naranjas y limones), el melón, la uva de mesa, la nectarina y la sandía.

Reino Unido y exportación de alimentos

Estas dudas y cuestiones se plantean desde el punto de vista de la producción agroalimentaria de la UE destinada al mercado británico. Ahora bien, ¿qué sucederá con los productos agroalimentarios que desde UK se exportan a la UE?, en este caso también se verán afectados, tanto los productos británicos como las empresas comunitarias que vayan a comercializar sus productos. Es importante que también nos hagamos esa reflexión, ya que estamos ante otra dificultad añadida en este proceso que ahora comienza.

Por ahora la situación presenta muchísimas más incertidumbres que certezas, sólo una muy clara que el BREXIT ganó y la UE es menos UE. Tendremos que esperar para ver qué acuerdo final se establece; si será un modelo similar a Noruega o como el que tiene Suiza, en cualquier caso, la actividad agroalimentaria se complicará, lo que no quiere decir que vaya a cesar, dado que tanto la UE como UK en este ámbito se necesitan y tendrán que seguir trabajando juntos.

Fuente: Ainia

Share

8 tendencias en el envase: El packaging del futuro

Sábado, 14 de Mayo de 2016 Comments off

El envase alimentario es garante de la seguridad alimentaria, además de una potentísima herramienta de marketing. Facilita el almacenamiento y distribución de los productos. También es un instrumento de comunicación con el consumidor y un elemento protector del alimento.

Como afirma Mintel en su informe Global Packagin Trends “las marcas pretenden atraer a los consumidores adaptándose a sus expectativas y ofreciéndoles una experiencia de consumo cada vez más personalizada”.

Personalización del envase: Cada vez más, el envase habla al consumidor, lo atrae y lo convence para la compra del producto en el punto de venta. La personalización del envase es tendencia creciente y ya se pueden ver, incluso, avances como la vinculación del envase al móvil. Para profundizar en este aspecto le invitamos a leer el artículo “La personalización de producto: Packaging y consumidor, claves para mejorar la competitividad”.

Envases rigidos o flexibles: Según el informe Mintel, hay  una tendencia hacia los envases flexibles. Las marcas han visto en este tipo de envases una oportunidad para implementar características como  la facilidad de uso y funcionalidad del envasado, tan importantes para la adaptación al consumo On-The-Go.

Este tipo de consumo incluye la demanda en aumento de comidas preparadas, alimentos congelados o precocinados. Todos ellos han de incluir un diseño de alta usabilidad, funcionalidad y comodidad. Dependiendo de cómo sea esta experiencia, el consumidor construirá la imagen de marca y ésta afectará en gran medida a la recompra.  El artículo  “Study reveals consumer emotional responses to protective packaging” resume un estudio que confirma como el packaging afecta a las emociones del consumidor y estas a la intención de compra.

El envase como herramienta de comunicación transparente: Los beneficios del producto deben quedar patentes y ser evidentes. Ya no basta con decir que un producto es  “100% natural”, sino que el consumidor debe verlo reflejado en la información del envase (ingredientes, conservantes, beneficios funcionales, etc.). Información que debe ser expresada con total transparencia y en un lugar fácilmente localizable en el envase, incluso debe verse el producto contenido a través del propio envase.

Este punto se acentúa aún más en lo tocante al consumidor de mayor edad, que admite una “sensación de impotencia” ante los problemas para leer las etiquetas de los envases. Así lo apuntan investigadores de la Universidad de Portsmouth.

Según esta investigación, los más mayores también se sienten molestos y vulnerables ante el tamaño de los envases. Un envase de gran tamaño les dificulta el transporte y no les permite apilarlos correctamente. Ante este tipo de envases temen sufrir lesiones y consideran que les hace perder independencia. Lo que nos lleva a preguntarnos si el tamaño es o no importante. También, en envases de productos para este segmento de público, los sistemas de apertura fácil tienden a generalizarse.

En general, prima el criterio de “conveniente”, dependiendo del producto, los envases que se tipifican en esta categoría suelen englobar diversas características (apertura fácil, facilidad de preparación –horno convencional, microondas…-, recerrabilidad para consumo en el propio envase, producto más salsa en envase accesorio…).

El tamaño importa: El consumidor necesita envases capaces de cumplir las todas las tareas que se le presuponen en un amplio abanico de posibilidades en cuanto a tamaño. Mientras que, según Mintel, las familias buscan envases de mayor capacidad  para la leche, los ancianos, los hogares unifamiliares y aquellos que optan por el consumo on-the-go, buscan tamaños menores y mejor adaptados a sus realidades.

Envases ecológicos y sostenibles: El respeto al medio ambiente y el compromiso de las marcas hacia este tema es positivamente valorado. Por eso, para condiciones de igualdad en precio, la sostenibilidad de los envases se convierte en un factor de compra decisivo.  Para profundizar en este aspecto recomendamos la lectura del artículo “La economía circular: súmate a la próxima revolución global”.

Envase adaptado al e-commerce:  Estamos en un contexto donde el supermercado está en nuestras manos y en cualquier lugar. Internet cambia la concepción del envase al convertirlo en el núcleo por el que se desarrolla la experiencia de compra.  Los envases, por tanto, deben adaptarse a la totalidad de la cadena logística tanto de entrega como de recogida del producto y de almacenaje.

Envases activos: Según el informe EOI sobre tendencias en la tecnología de envasado activo, estas son cada vez más demandadas. Esta tecnología aprovecha las interacciones del envase con el producto. En él se incluyen aditivos activos que reaccionan en función de las características del producto y/o de la composición de los gases del espacio de cabeza, provocando en el envase diferentes efectos para su conservación y que se  prolongan en el tiempo.

Este tipo de tecnologías de envasado posibilitan mantener las cualidades nutricionales y organolépticas de los alimentos durante más tiempo, manteniendo su calidad y alargando la vida útil. Las ventajas que conlleva son numerosas ya que reduce los niveles de desperdicio alimentario, pero también posibilitan la conquista de nuevos mercados a productos altamente perecederos. Le recomendamos la lectura del artículo “El rol de los envases en la batalla de Save Food: aliados de primer orden” para profundizar en el tema.

Envases inteligentes: Es el propio envase el que habla de la calidad del producto. Estos envases son capaces de indicar si el producto ha sufrido alguna alteración y la naturaleza de la misma, si ha sufrido alteraciones la cadena de frío o si está a la temperatura óptima de consumo.

En AINIA creemos firmemente en el potencial del envase y continuamos desarrollando diferentes líneas de innovación como las relativas a la interacción envase-producto, los  estudios de vida útil, los nuevos sistemas de envasado, el diseño de envases o la investigación para un packaging cada vez más sostenible. También somos especialistas en análisis de a la calidad  de los envases así como estudios del consumidor para medir la aceptación del envase, además de todos aquellos aspectos relativos a la legislación. Por eso, si como nosotros considera que   “detrás de cada gran producto hay un envase a medida”, póngase en contacto con nosotros.

Fuente: Ainia

Share

3 tendencias clave en el desarrollo de las nuevas texturas alimentarias

Sábado, 16 de Abril de 2016 Comments off

Aunque en nuestra vida cotidiana utilizamos frecuentemente la palabra textura, lo cierto es que se trata de un significante de complicada definición. El artículo: “Texture is a sensory property” define textura como ” la manifestación sensorial y funcional de las propiedades estructurales, mecánicas y de la superficie de los alimentos que son detectadas a través de los sentidos de la vista, oído, tacto y receptores mecánicos (mandíbulas)”

Como podemos observar por esta definición, el concepto textura implica:

• Múltiples parámetros relacionados y no uno solo.

• Propiedades físicas que derivan de la estructura de los alimentos.

• Evaluados por distintos sentidos que trabajan a la vez en su estimación.

Por otro lado, entre las tendencias más significativas en cuanto al consumo de alimentos, se impone el hedonismo.  Este concepto hoy en día está íntimamente vinculado al placer, pero el consumidor hedónico hoy día también demanda un producto saludable. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que hedonismo y salud cada día van a ir más juntos; los productos alimenticios, deben ser una experiencia agradable para los sentidos. Como consecuencia, para conquistar el mercado, los nuevos  lanzamientos de alimentos saludables deberán poner especial atención en el sabor y la textura.

Nuevas texturas adaptadas a la tercera edad

La franja que comprende a las personas mayores de 65 años es más amplia que nunca y se prevé que continúe creciendo debido al aumento de la esperanza de vida. Entre las características propias de las personas mayores está la disminución progresiva del funcionamiento del aparato digestivo añadido a problemas en la masticación, la deglución, el tránsito,  etc. A esto hay que añadir unos requerimientos nutricionales característicos  (proteínas, calcio, vitaminas, hidratación, menores necesidades energéticas, etc.).

La industria alimentaria que desea atender las demandas de este nicho de población está orientando sus innovaciones en producto a desarrollar alimentos basados en texturas diferentes, que incluyen, por citar por ejemplo, el desarrollo de geles y los líquidos espesados. Así, los hidrocoloides alimentarios son útiles  a la hora de retener agua dentro del alimento, siendo capaces, algunos de ellos, de ligar el agua en forma de gel y conferir a los líquidos una textura espesante.

Este tipo de ingrediente es empleado en el desarrollo de purés y cremas especialmente orientados a este grupo poblacional a los que se les añaden  sabores más adaptados a sus gustos.

El proyecto GoldenFood está orientado estimular la innovación a través de la investigación y el desarrollo de nuevos productos alimentarios (ingredientes y alimentos) adaptados  a la tercera y cuarta edad. Con ello  se pretende aportar beneficios significativos para la salud y la alimentación de las personas mayores. El proyecto, en el que participa AINIA junto con un gran consorcio de empresas y entidades de investigación,  está apoyado por el CDTI a través del Programa FEDER INNTERCONECTA.

Texturas para alimentos infantiles

Si el componente hedónico de los alimentos es imprescindible a todas las edades, aún lo es más en relación a los alimentos infantiles. Bien es cierto que la toma de decisiones es tarea de los padres y en ella tiene gran peso el aporte nutricional de los alimentos para el desarrollo saludable de los niños. Sin embargo, serán la textura y el sabor los que determinen si el pequeño aceptará consumirlo.

Hay que tener en cuenta que la textura ideal depende de la etapa de desarrollo en la que se encuentre el niño y que afecta a la preferencia de unas texturas sobre otras. Los bebés y los niños más pequeños tienden a rechazar las texturas que les resultan difíciles de manipular en la boca y su evolución irá desde las texturas líquidas a aquellas más fibrosas y consistentes.

Las nuevas tendencias en el desarrollo de alimentos adaptados a los niños llevan aparejadas aditivos o ingredientes con mayor valor funcional, la primacía de ingredientes más naturales, el paulatino abandono de los conservantes artificiales o la disminución de los niveles de sal, azúcar y grasas de los alimentos infantiles sin que ello afecte a las texturas y sabores preferidos por los más pequeños.

Texturas con alto componente hedónico

La conquista del consumidor hedonista pasa por el desarrollo de alimentos que provoquen en boca una experiencia, cuanto menos, original o insólita. Enfocándose más a la satisfacción de un deseo de placer que de las necesidades nutricionales. Este concepto ha sido bien entendido por la innovación gastronómica de los grandes chefs, lo que se ha venido a llamar gastronomía molecular.

La industria alimentaria se enfoca en la búsqueda de opciones tecnológicas para la mejora de texturas que posibiliten el disfrute los productos alimenticios. Para ello es imprescindible el conocimiento profundo de las propiedades físico-químicas y los mecanismos subyacentes dentro de los diversos ingredientes, así como los procesos tecnológicos a los que éstos se someten, para después proceder al desarrollar matrices alimentarias adaptadas (reducción de las cantidades de  sal, azúcar y / o grasa)  procurando mantener o mejorar el sabor y las texturas de los mismos.

A este respecto, las expectativas de textura que el consumidor tiene de cada alimento son distintas. Así por ejemplo  lo que esperamos de la textura de un snack es muy diferente a la textura de una crema o de un plato preparado tradicional. De cómo respondamos a esta percepción subjetiva del consumidor dependerá en gran medida el éxito de un producto. Los análisis sensoriales toman un papel de enorme importancia en el desarrollo de aquellas texturas que vayan a tener una mejor aceptación para el público al que van dirigidas, así como para decidir hasta qué punto estas texturas pueden desviarse de estas expectativas para llegar a sorprender.

Como apuntábamos en el artículo: “Las emulsiones revolucionan el mercado de las texturas”, la textura se convierte en protagonista. Salsas, patés, potitos infantiles, cremas, margarinas, productos untables …este es el universo de las emulsiones que, cada vez más, están entrando en los lineales del supermercado para traernos nuevas formas de comer. Su capacidad de generar nuevos productos ha abierto un sinfín de posibilidades y además cuenta con un potencial enorme a la hora de intervenir en los procesos para la generación de ingredientes funcionales.

Si usted está interesado en el desarrollo de productos con texturas diferentes en línea con las necesidades, tendencias y gustos de su público objetivo, así como la evaluación sensorial de los mismos para su aceptación en el mercado, puede contar con la experiencia y recursos de AINIA, llámenos porque le podemos ayudar.

Fuente:  ainia

Share
Categories: Investigación Tags: ,

Seguridad alimentaria y tecnologías: Hacia dónde se orienta la innovación en prevención y control

Sábado, 5 de Marzo de 2016 Comments off

Seguridad Alimentaria y riesgos físico-químicos: El reto de los residuos y contaminantes bajo control

Los principales peligros físico-químicos existentes hoy en la cadena agroalimentaria son:

• Residuos farmacológicos y fitosanitarios (plaguicidas, residuos de medicamentos en la producción animal, nitratos y nitritos…)

• Contaminantes ambientales (metales pesados, contaminantes orgánicos persistentes COP…).

• Residuos tóxicos derivados del procesado de los alimentos (acrilamidas, ácidos grasos trans, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), furano…) o de materiales en contacto con alimentos (Bisfenol A (BPA), 4-metilbenzofenona (4MBF) y otros)

• Residuos tóxicos naturales del alimento origen (alcaloides tropánicos…)

• Sustancias prohibidas o no autorizadas (melamina, colorantes no autorizados…)

• Micotoxinas, Aflatoxinas, Ocratoxina A, Biotoxinas marinas…

El futuro de la seguridad alimentaria cuando tiene que ver con riesgos físico-químicos pasa por una apuesta firme en la innovación en:

• La innovación en técnicas analíticas que permitan una identificación rápida, segura y fiable, con costes económicos cada vez más reducidos para las empresas, y que ayuden a mejorar los sistemas de higiene, inspección y control alimentario.

En AINIA tenemos una amplia experiencia en la materia a lo largo de las casi tres décadas trabajando la innovación y la puesta a punto de nuevos métodos analíticos. Como ejemplo, recomendamos la lectura del artículo: “Laboratorios de control de residuos veterinarios en alimentos: Avances técnicos en detección”, que aborda un tema de gran interés para todos aquellos fabricantes de alimentos de origen animal.

• La introducción de nuevas tecnologías de visión avanzada, tecnologías ópticas y electrónicas en general… constituye hoy uno de los pilares de la moderna inspección de alimentos, consiguiendo detecciones en tiempo real y en automático de manera no invasiva, con niveles de detección elevados, lo que constituye, a la vez, un gran avance en el ámbito de la calidad del producto. El tema lo tratamos en el artículo: “Las 6 ventajas de la imagen química para el control de productos alimenticios” cuya lectura recomendamos.

Seguridad Alimentaria: Una visión actualizada de los riesgos biológicos

Desde el punto de vista de los riesgos biológicos y microbiológicos, los puntos de atención se centran hoy en el control de patógenos y biofilms (Listeria monocytogenes, E.Coli, Campylobacter Spp, Salmonela y Staphylococcus aureus son los principales que afectan a los alimentos) y en los virus (Norovirus, Rotavirus, Hepatitis A y otros virus entéricos).

Los avances tecnológicos y en innovación en este ámbito de la seguridad alimentaria son significativos. Hoy nos gustaría resaltar los siguientes:

• Las nuevas técnicas para la identificación de microorganismos de forma rápida y segura. Para conocer más lean este artículo: “Cómo identificar microorganismos de forma rápida y segura, una aproximación técnica”. También la incorporación de las técnicas moleculares PCR para la identificación de patógenos en alimentos ha supuesto importantes ventajas:

• El avance en biosensores y su aplicación al control de microorganismos en superficies en contacto con alimentos es uno de los campos de avance en innovación de interés creciente. En el enlace explicamos por qué.

• También hay que destacar las nuevas investigaciones en el uso de fagos, que creemos va a ser una de las líneas de I+D más destacadas de la seguridad alimentaria de los próximos años. En este sentido, hicimos una aproximación al tema en: “Seguridad alimentaria y bacteriófagos: Hacia dónde va la I+D orientada al control de patógenos”.

Prevención y anticipación: Claves en la seguridad alimentaria del siglo XXI en la UE

La prevención marca la clave de la seguridad del siglo XXI en la UE. No se trata solo de controlar las crisis y alertas alimentarias, sino de conseguir que no se produzcan. La prevención supone apostar por:

• El diseño higiénico de equipos e instalaciones. Los equipos e instalaciones que intervienen en los procesos de elaboración de alimentos y productos farmacéuticos juegan un papel decisivo en la minimización del riesgo de contaminación de dichos productos. Considerar la variable higiénica en el diseño, construcción, instalación y uso de estos equipos e instalaciones es una de las mejores estrategias preventivas.

• El desarrollo de nuevos tratamientos de conservación de alimentos procesados, que velen por la calidad del producto, su valor nutricional, y, a la vez, alarguen la vida útil y la seguridad alimentaria. Nos referimos a tratamientos térmicos de conservación como radiofrecuencia, microondas, calentamiento óhmico; y a tratamientos no térmicos como pulsos eléctricos, ultrasonidos, luz pulsada UV… Hicimos un análisis del tema en: “Atacar los procesos de conservación para diferenciarse en el lineal”

• Convertir al envase en elemento activo para la seguridad alimentaria, velando por la seguridad del alimento ante el contacto con el material. Desde la perspectiva de las tecnologías de envase, pueden profundizar en el tema leyendo: “Envases activos para alimentos frescos y naturales con mayor vida útil: ¿Qué hay en el lineal?” y “¿Quiere garantizar que su envase cumple con los aspectos de seguridad alimentaria?”.

• El desarrollo de plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad. El potencial de las tecnologías TICs en seguridad alimentaria es muy grande y se está convirtiendo en un área de innovación clave que va a marcar un punto de inflexión muy significativo. Al respecto, recomendamos la lectura de este artículo: “TIC y alimentación: Plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad”

Por último, en un mundo interconectado, la clave está en ir por delante del resto. Nunca antes el análisis de riesgos emergentes había jugado un papel tan decisivo. O el conocimiento de las tecnologías emergentes aplicadas al control de los mismos, un ejemplo es Foodriskscan.

Y, por qué no, también la prospectiva sobre la legislación alimentaria que en Europa o en cualquier otra parte del mundo va a marcar el campo de juego de la industria y del consumidor. Por último, otro de los retos que marcan tendencia es el estudio del consumidor y cómo su percepción de la seguridad alimentaria moviliza al resto de agentes implicados en la cadena alimentaria.

En definitiva, la seguridad alimentaria es un concepto dinámico, que se construye día a día. Hay que hacer hincapié en la prevención, en visualizar el futuro y adelantarse a los riesgos. Este requisito de responsabilidad y autocontrol de carácter general guarda estrecha relación con otros requisitos obligatorios establecidos en legislaciones específicas. Por ejemplo, la aplicación del sistema de Análisis de Puntos Críticos en el ámbito de la higiene alimentaria. Y requiere de la concienciación y colaboración en el conjunto de la cadena de valor. En AINIA somos especialistas en seguridad alimentaria, podemos ayudarle a resolver sus problemáticas. Llámenos y gane en tranquilidad contando con AINIA.

Fuente: Ainia

Share

Sistemas de producción avanzada, ¿cómo funciona la industria conectada 4.0?

Sábado, 6 de Febrero de 2016 Comments off

Según afirma el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en la actualidad, la industria española representa el 13% del valor añadido del país y emplea al 11% de la población ocupada, siendo la principal contribuidora a la balanza comercial positiva.

La implementación de las metodologías de producción avanzada y el desarrollo de lo que se ha venido a llamar industria 4.0 está suponiendo un impulso fortalecedor para el sector industrial y los resultados arrojan cifras que ponen de manifiesto el efecto multiplicador en beneficios y potencialidad de negocio. ¿Pero cuáles son sus elementos esenciales y cómo funcionan?.

¿Cómo funciona la industria conectada 4.0?

Quizá lo primero que deberíamos aclarar es que no podemos confundir la transformación digital de la industria manufacturera sólo con un mayor nivel de automatización. Estamos, más bien, ante un modelo disruptivo de desarrollo donde son posibles:

1. Sistemas de producción flexibles, eficientes e  integrados con la cadena de valor: Avanzamos hacia las redes colaborativas

En la estructura industrial tradicional partimos del hecho de que cada uno de los miembros de la cadena de valor tiene información que el resto no posee y a la cual no pueden acceder. Sin embargo, en la actualidad y gracias a la industria conectada podemos integrar  sistema de información y conocimiento basado en redes colaborativas. Con ello, se consiguen redes horizontales de partners optimizadas en tiempo real que gracias a la transparencia informativa logran alto nivel de flexibilidad.

Como ejemplo contamos con  el proyecto FLEXINET que AINIA Centro Tecnológico está desarrollando con Custom Drink (Grupo Estrella Galicia). En este proyecto, se  desarrolla un nuevo modelo de gestión empresarial apoyada en la digitalización y construida a partir de sistemas información en red donde las tecnologías de inteligencia artificial, tecnologías semánticas y la innovación de modelado empresarial han sido implantadas en toda la cadena de valor.  En este video, el director industrial de Custom Drinks explica los objetivos que la empresa persigue con el proyecto.

En esta misma línea encontramos el ejemplo del proyecto  eSISA: Soluciones de Interopeabilidad para el Sector Agroalimentario, que ha conseguido, a a través de la implantación de las TICS, la interacción e integración de todos los roles participantes en la cadena de valor que con los que desarrollar estándares de intercambio de datos. Así, se ha logrado la construcción de un modelo de gestión colaborativa en pro de valores como la mejora del control de la trazabilidad y seguridad alimentaria, la rápida actuación ante las alertas alimentarias, la estandarización de procesos y  la optimización de costes. En el proyecto se ha trabajado con importantes empresas alimentarias y sus cadenas de valor.

La implementación de las nuevas tecnologías está posibilitando el registro de los datos que se producen en todas las etapas del proceso de producción y su evaluación constante en términos de eficiencia. De esta forma, los problemas son solucionados con extrema rapidez, se logra la eficiencia de recursos y se reducen los residuos.

AINIA lleva a cabo varios proyectos enfocados sobre esta vía de trabajo, como los  ya nombrados proyectos Flexinet y e-sisa. Además de los anteriores, el proyecto  Factfoodture da un paso más. Nuestro gran desafío ahora es desarrollar sistemas de soporte a la toma de decisiones.

A través de la integración de las TICs vamos a automatizar la toma de decisiones básicas en la cadena de producción. Es decir, los sistemas que estamos desarrollando en el marco de este proyecto van a evaluar la previsión de la demanda para el usuario, van a identificar en qué factoría es más beneficioso fabricar tal o cual producto; cuál es la demanda de mercado que podemos prever; estimarán de forma automática el precio que pueden tener las materias primas que voy a necesitar en la producción de un determinado producto, etc.

2. Fabricación inteligente y segura: El reto del big data y los sistemas ciber-físicos

Gracias a las tecnologías de gestión y análisis de las grandes cantidades de datos (Big Data) la industria ya puede sacar todo el provecho a dicha información, así los riesgos pueden ser detectados y eliminados antes de que se produzcan, mejorando la calidad de la producción y reduciendo costes.

Como ejemplo de esta línea de trabajo AINIA está desarrollando el proyecto EDEN. Este proyecto, a través del Big Data y los sistemas ciber-físicos (sistemas que fusionan máquinas y software inteligente) persigue la implementación de sistemas de información interoperables que evalúen riesgos y vulnerabilidades  para la gestión de crisis y comunicación de alertas alimentarias en la Unión Europea. Una útil herramienta ante la contaminación malintencionada  o no de alimentos por sustancias químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (amenazas tipificadas como CBRN) en Europa.

El proyecto persigue integrar tecnologías avanzadas de sectores no alimentarios (aeroespacial, defensa, etc…) para mejorar la resiliencia de las cadenas agroalimentarias. Para ello, en este macroproyecto europeo participa AB Suggar (Azucarera Española), cuya responsable de calidad y seguridad alimentaria cuenta su experiencia en este vídeo:

3. Fabricación personalizada

Se trata de integrar los datos relativos a las necesidades y preferencias de los clientes con los procesos de desarrollo, fabricación y distribución de producto a través de las nuevas tecnologías de la información.

Un ejemplo de las posibilidades de la aplicación de esta línea de trabajo desarrollado por AINIA está en el  proyecto SmartexFood.  Este proyecto tiene como objetivo la mejora de la experiencia de compra de alimentos dentro de los comercios distribuidores y grandes superficies y la información disponible al consumidor en el punto de venta.

La tecnología que implementa está basada en herramientas de sincronización de la información, en la tecnología de análisis semántico y en el razonamiento automático. La recogida de los datos que el mismo cliente aporta con la utilización de esta app posibilita a la industria el desarrollo y venta de nuevos productos y servicios mucho más adaptados a los consumidores.

4. Big Data, en el ADN de los insights del consumidor

Esta línea de trabajo enfoca las nuevas tecnologías en la producción de nuevas y mejores experiencias de compra para el consumidor. Gracias a ellas, el consumidor puede expresar sus opiniones y acceder a una interacción real con la industria o el canal de distribución.

El Big Data es hoy el mejor aliado para identificar, a partir del tratamiento de datos de la ingente información recopilada del comportamiento del consumidor, las necesidades más profundas de éste y poderle dar respuesta de una manera real.

Para ejemplificar este punto, de entre los trabajos que está realizando AINIA hemos escogido el proyecto ASSET, sobre el cual le invitamos a leer en el artículo ASSET: Tecnología digital para facilitar la toma de decisiones de compra del consumidor.

Si su empresa está imbuida del espíritu de la nueva revolución industrial 4.0 y quiere participar de sus beneficios, en AINIA estaremos encantados de ayudarle.

Fuente: AINIA

Share