St.Honoré: Una historia dulce de amor en familia

      Comentarios desactivados en St.Honoré: Una historia dulce de amor en familia

Tortas coloridas y multisápidas, pasteles, galletas, panes variados, especies, frutos secos, dulces de todo tipo, explosión y festín de sabores, todos envueltos en aromas de café para cada gusto de la gente, mucha gente. Y una alegre algarabía que los conecta fácilmente por el mismo objetivo: ser muy bien atendido y saborear productos de primera calidad, como sus imbatibles croissants de almendras, la torta de zanahorias y los enormes cannoli. Hablamos de la Pastelería St.Honoré, hoy invitada a “Los de Siempre” tras 24 años cultivando pura calidad.

Según el diccionario saint-honore es “una torta hecha de una gota de hojaldre roto o sobre la que se erige una corona de hojaldre, adornada con bocanadas de caramelo helado, por lo general llenas de crema batida”. Podemos imaginar entonces la creatividad que impera y ha evolucionado en la pastelería @sthonoreccs.

Hace 24 años, una familia europea, pasteleros de oficio, se establecieron en una pequeña esquina de Los Palos Grandes en Caracas. Y desde ese rincón cargado del aroma de hogar que desprende la bollería horneada, han marcado historia en el paladar caraqueño y siguen empeñados en ofrecer alta calidad y excelente atención. Eso queda demostrado al mantenerse aún la misma pastelera de 24 años atrás. ”Desde que empecé a trabajar en St. Honoré, no he cambiado de pastelería, desde el primer día, para mí ha sido lo máximo. Aún hoy me siento que es mi propia casa. Lo que más me apasiona es elaborar la pastelería y trabajamos todo el equipo con el mismo placer, como si fuera ayer que abrimos. Mis jefes continúan siendo los mejores, como mi familia”, expresa Jenny García, su pastelera de siempre. Fue su primer trabajo y aún hoy, continúa horneando.

De ella su familia laboral expresa: ”Jenny es nuestra Pastelera de profesión, dedicación y vocación. De sus manos salen los más bellos postres y tortas que podrías imaginar”.

Al entrar a la pastelería se siente la sensación de «pasarla bien». Ese ambiente estival, amén de la variada y altísima calidad de sus productos, es lo que ofrece la pastelería. Sus propietarios expresan: ”En 1998 quisimos abrir una pastelería de lujo, que ofreciera al exquisito paladar Caraqueño una opción distinta y deliciosa: Años después, seguimos lográndolo. En nuestras cocinas la calidad en los ingredientes y tradición en las recetas se traduce siempre en máximo placer para cada comensal. Día a día queremos estar presente en tus comidas», señalan.

St. Honoré, ahora más amplia y de acogedora ambientación está ubicada en La Alameda. En 24 años, aún mantienen sus sabores de origen, combinando con destreza para ofrecer sabores de ambos mundos, como es el croissant francés de almendras, así como la torta de zanahoria con nuestro sabor venezolano. Además, han evolucionado aún más; ahora complacen y consienten a sus comensales con variados platos para toda hora. Desde el desayuno, medias meriendas, almuerzos y cenas tempranas, St. Honoré brinda la experiencia de comer a toda hora como reyes y príncipes acompañado de un extraordinario café.

Dos generaciones. Mismos sabores e historia

Una niña corría por los pasillos de cocina. Los trabajadores comprometidos y la familia pastelera extranjera propietarios de la pastelería, la cuidaban con esmero. La niña, crece y estudiaba Administración de Empresas mientras limpiaba mesas y servía café. Hoy es la flamante gerente de la pastelería St. Honoré. Ella es Karelvys Alfonzo, hija de Jenny y repitió la historia de su mamá: primer y aún hoy, único trabajo en la pastelería. ¿La razón? ”Atender al público y ver su satisfacción al saborear nuestro café y nuestro productos, me hizo amar más mi trabajo y tomar la decisión de mantenerme aquí. Cuidamos nuestra calidad y la experiencia que el público viene a buscar, especialmente por el café. A St Honoré lo identificamos con amor. Tenemos personal de hace más de 15 años. Estamos creciendo y sueño con ver muchas pastelerías y diferentes puntos de la ciudad. Los dueños han hecho que seamos una familia juntos en Venezuela. Ellos siguen comprometidos con nuestro país». afirma.

Karelvys emana orgullo y afecto puro por su trabajo y admiración por la familia propietaria. Y es recíproco: ”La niña que corría por nuestros pasillos creció, y se convirtió en gerente del equipo de personas que la formó y cuidó durante su infancia”, expresan los propietarios.

Para degustar

En St, Honoré, toda hora es propicia para un excelente café acompañado de benedictino de salmón, de pavo y queso, pan de chocolate, caracolas, Tienen fina pastelería seca, pizzas, hamburguesas, ensaladas. Entradas y platos principales de, aves y pescados, pastas. Resalta aparte, el risotto. Entre lo dulces: pan de chocolate, caracolas, petit fois, ponquecitos y hora incluyen su espectacular cannoli. Pero en St. Honoré, es un honor al paladar continuar degustando el croissant de almendras y su particular torta de zanahoria pues ellos son ¡protagonistas de siempre!

Fuente: eluniversal.com

Share