Inicio > Seguridad Alimentaria > Primera norma del Codex liderada por España

Primera norma del Codex liderada por España

sábado, 12 de agosto de 2017

Durante la última reunión de la Comisión del Codex Alimentarius (organización conjunta FAO/OMS) celebrada en Ginebra (Suiza) se ha aprobado como Documento el Código de Prácticas para prevenir y reducir las micotoxinas en las especias, fruto del grupo de trabajo creado hace más de dos años en el Comité del Codex sobre contaminantes en los alimentos (CCCF), y que ha estado presidido por la delegación española y copresidido por las delegaciones de Países Bajos e India. Ana López-Santacruz Serraller, de la Subdelegación General de Promoción y Seguridad Alimentaria de AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) ha estado a la cabeza de la delegación de nuestro país.

Se trata de la primera norma internacional de seguridad alimentaria que ha sido propuesta y liderada por España en los 60 años de historia del Codex. Solo ha tardado dos años en aprobarse desde que entró en el proceso oficial de elaboración de normas del Codex. Su objetivo es establecer un Código de prácticas general para la prevención y reducción de las micotoxinas en las especias, con el fin de alcanzar el nivel más bajo posible de estas toxinas, mediante la aplicación de buenas prácticas en todas las etapas de la cadena alimentaria, y de esa forma reducir la exposición de los consumidores a través de medidas preventivas.

La producción, elaboración, embalaje y distribución de las especias es un proceso complejo y largo, y tiene lugar en varios establecimientos diferentes. Esto puede dar lugar a la formación de micotoxinas, un tipo de toxinas producidas por el metabolismo secundario de algunos hongos como Aspergillus, Fusarium y Penicillium, y que tienen la capacidad de afectar a la salud de los animales y humanos. En la UE, sus niveles máximos están regulados en el Reglamento (UE) nº 1881/2006.

El Código que se acaba de aprobar incluye Buenas Prácticas Agrícolas (GAP), Buenas Prácticas de Fabricación (GMP) y Buenas Prácticas de Almacenamiento (GSP) que ayudarían a minimizar la contaminación por micotoxinas en todas las etapas de la producción de especias desde la producción primaria hasta el consumo (cultivo, recolección, procesamiento y almacenamiento).

Fuente:  revistaalimentaria.es

Share
Comentarios cerrados.