Inicio > Seguridad Alimentaria > Pena de muerte para infractores seguridad alimentaria

Pena de muerte para infractores seguridad alimentaria

sábado, 4 de junio de 2011

Ante la proliferación de casos de adulteración de alimentos con sustancias tóxicas, las autoridades chinas han decidio aplicar como máximo castigo la pena capital.

El Tribunal Supremo de China Popular instó a penas más severas para los fabricantes que producen los alimentos contaminados y también para los inspectores declarados culpables de negligencia en el cumplimiento del deber.

“Los crímenes de inocuidad de los alimentos que conducen a la muerte o a secuelas graves de los consumidores deberán ser castigados con la pena de muerte, de acuerdo con la ley”, dijo el anuncio.

China había eliminado en febrero la pena de muerte para algunos delitos económicos, luego de ser denunciada como la nación que más penas capitales ejecuta en el mundo.

Salida desesperada ante la incapacidad de control

A pesar de las promesas del gobierno chino de mejorar los controles sanitarios después del mortal escándalo de la leche con melamina en 2008, los casos de alimentos adulterados se han incrementado.

Carne de cerdo contaminada con clembuterol, leche tóxica, bollos teñidos, melones cargados de productos químicos, arroz plástico, refrescos con cancerígenos y otros alimentos poco fiables han surgido en las últimas semanas.

Ante la aparente incapacidad del gobierno para supervisar y regular la enorme la industria alimentaria china, el Tribunal Supremo coge el camino más fácil y trillado para ellos: colgar a los infractores.

¿Medida efectiva?

Sin embargo, después del escándalo de la leche con melamina que le costo la vida a cientos de infantes, los responsables fueron ejecutados. ¿Por qué se siguen sucediendo los casos de adulteración alimentaria en China?

Esta medida, que por un lado pretende dar un mensaje de tranquilidad a la población en general, pone en alerta a la industria que teme que se busquen chivos expiatorios, en especial de grandes marcas occidentales.

Prácticamente toda la industria alimentaria mundial ha creído y aceptado unos mecanismos de control y seguridad sin recurrir a la pena de muerte.

Tal vez el secreto no esté en el castigo, sino en un sistema político que sea más transparente. Tal vez la seguridad alimentaria en China pase por la ejecución, sí, pero del partido único.

Fuente: Club Darwin

 

Share
Comentarios cerrados.