Panadería Santa Librada-Grupo Zuellen da un salto al futuro

      Comentarios desactivados en Panadería Santa Librada-Grupo Zuellen da un salto al futuro

Panadería Santa Librada empieza en 1978 en un pequeño local con la lógica inexperiencia en el oficio panadero, métodos de producción artesanos y apenas 5 empleados. Pero los integrantes de la familia, Denis y Fulvia Vargas, contaban con la firme voluntad de  transformar este pequeño negocio panameño en un proyecto de envergadura.

Así, a medida que van adquiriendo bagaje en el sector, van ampliando su obrador y los puntos de venta propios en todo el país centroamericano. Corría el año 1981 cuando el negocio empieza a tomar forma, logrando popularizar el roscón de Navidad en Panamá, situándolo como producto estrella de su catálogo y logrando hacer sombra a la versión salada de esta especialidad en el país, muy arraigada en la tradición.

Sr. José Ramón Ferré revisando una linea de producción

Sr. José Ramón Ferré revisando una linea de producción

Durante este tiempo la empresa se ha curtido en escenarios adversos, cuando durante la invasión norteamericana de 1989 cierran los bancos y el país entra en crisis, lo que obliga a propietarios y empleados a arrimar el hombro para sacar adelante la firma. Haciendo de la necesidad virtud, dedican sus esfuerzos en aquel momento a la fabricación de donuts para los militares norteamericanos desplazados a la zona, una acción que asegura la viabilidad de la empresa.

Más adelante, en los noventa, potencian el área pastelera con el asesoramiento de un profesional alemán, una decisión que prosigue unos años más tarde con la colaboración de docentes de la escuela Paul Bocuse.

Interiores de la fábrica de la Panadería Santa Librada

Interiores de la fábrica de la Panadería Santa Librada

Cuando la segunda generación familiar coge las riendas del negocio se marca como meta invertir en maquinaria para seguir ofreciendo a los clientes productos de mejor calidad. Pero el paso del tiempo y las expectativas de crecimiento hacen necesario un replanteamiento más profundo, de la mano de la figura de un experto asesor que guiara a la Panadería Santa Librada eneste camino. Es entonces, en 2015, cuando se contrata a José Ramón Ferré, responsable de Ferré & Consulting Group, el cual se responsabiliza de llevar a cargo un nuevo proyecto integral.

El plan tiene como objetivo poner al día la compañía para hacerla más competitiva a medio y largo plazo, por lo que además de incorporar nueva maquinaria se reformulan recetas y procesos. Se trata de una intervención de entidad que incluye la construcción, ingeniería mecánica, así como la selección de proveedores y materias primas. Tal y como informan desde Ferré & Consulting, el resultado de este plan no ha podido ser mejor: “actualmente es la fábrica con más tecnología en Panamá y Centroamérica”.

Exteriores de la fábrica de la Panadería Santa Librada

Exteriores de la fábrica de la Panadería Santa Librada

El proyecto comprende el crecimiento de la empresa y cuadriplicar el número de puntos de venta nacionales en un plazo de 5 años, así como exportar a otros países en un futuro no muy lejano empezando por Florida. Pretende, además, modernizar el producto tanto en calidad como en imagen.

Actualmente la segunda generación familiar que dirige la enseña está formada por Zueellen Vargas (gerente de calidad y control), Juan Miguel Vargas (director comercial), Denis Vargas (director de Ventas en la Ciudad de Panamá) y Arnaldo Ferreira (director de producción).

Share