La industria alimentaria elabora un plan para reactivar el sector

      Comentarios desactivados en La industria alimentaria elabora un plan para reactivar el sector

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha elaborado un Plan de Competitividad dedicado al sector con una serie de medidas que tienen como objetivo reactivar la actividad económica perdida durante la crisis sanitaria del Covid-19.

En concreto, según ha explicado en un comunicado, el Plan cuenta con propuestas de ámbito económico y fiscal; para el fomento y la protección del empleo; de apoyo a la exportación; para impulsar el consumo y el trinomio Alimentación-Gastronomía-Turismo; de competitividad y sostenibilidad industrial; así como de apoyo a la I+D+i.

Así, propone la ampliación y agilización del proceso de solicitud de ayudas financieras y avales ICO; la flexibilización en la vigencia de ERTEs una vez que se recupere la actividad; desestimar los incrementos de cualquier impuesto que menoscaben la renta disponible del ciudadano; la puesta en marcha de campañas de promoción que fomenten el consumo y aseguren el cumplimiento de las medidas sanitarias estipuladas para aumentar la confianza del consumidor; y potenciar el trinomio Alimentación-Gastronomía-Turismo a través de acciones que fomenten el consumo nacional, el turismo y la promoción de los productos españoles en el extranjero, entre otras medidas.

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas ha trasladado todas sus peticiones al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, así como al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

FIAB recuerda que la industria de alimentación y bebidas “ha trabajado de manera ejemplar para garantizar el abastecimiento de alimentos y bebidas a los ciudadanos, pero que el cierre del canal horeca y la paralización del turismo van a tener graves consecuencias para el sector y por tanto para el conjunto de la economía española”.

“La industria de alimentación y bebidas está formada por más de 30.000 empresas y cerca de medio millón de trabajadores. Como primer sector industrial del país, parte de la solución a la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus pasa por impulsar a este sector que siempre ha sido motor de la sociedad española”, afirma Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB.

Medidas de ámbito Económico y Fiscal

Agilización del proceso de solicitud de ayudas financieras y avales ICO: más flexibilidad para su acceso y menor carga administrativa para las empresas.

Ampliación de las líneas de avales ICO.

Prioridad en el cumplimiento de la obligación de pago a los integrantes de la cadena de valor para aquellas empresas que se hayan visto beneficiadas por una línea de avales ICO.

Conceder reestructuración/refinanciación de operaciones en base a las condiciones económicas de cada operador del canal horeca e impulso.

Ampliación de las medidas en materia de presentación e ingreso de determinadas declaraciones y autoliquidaciones tributarias hasta la recuperación de la actividad económica.

Aumentar el rango de beneficiarios de la moratoria fiscal a empresas con dificultades independientemente de su volumen de operaciones ya sea superior o inferior a 600.000 euros en el año 2019.

Concesión de productos de financiación preventivos (cobertura de seguros) para que el cliente se pueda cubrir ante potenciales pérdidas y a su vez permita a la empresa minimizar su riesgo.

Inclusión de una moratoria en el pago de préstamos a micro, pequeñas y medianas empresas, respecto a hipotecas, arrendamientos, aperturas de crédito y vencimientos de préstamos a corto plazo.

Desestimar incrementos de cualquier impuesto que menoscaben la renta disponible del ciudadano.

Deducción en el Impuesto de Sociedades (IS) de los gastos derivados de las donaciones de alimentos y bebidas realizados durante el periodo de crisis.

Establecer un diálogo abierto y colaborativo con la Unión Europea que contribuya al establecimiento de medidas económicas específicas para el sector.

Medidas de fomento y protección del empleo

Flexibilización en la vigencia de ERTEs una vez que se recupere la actividad.

Agilización de los procedimientos para recibir las prestaciones por desempleo.

Exención de tributación en el IRPF de los importes abonados durante la crisis en concepto de prima, salario variable… siempre que éste haya sido establecido por causas excepcionales vinculadas a la crisis sanitaria.

Dar las garantías suficientes en el suministro de EPIS y Test COVID a los trabajadores y empresas, promoviendo la realización de test masivos con protocolos definidos para la recuperación de la actividad con la seguridad necesaria.

Habilitar temporalmente a las mutuas, Servicios de Prevención u otras entidades privadas para que puedan realizar las pruebas diagnósticas oportunas, realizar seguimiento de los trabajadores y otorgar altas y bajas médicas, contribuyendo de esta manera a la liberación de recursos en la Seguridad Social.

Validar las recomendaciones de seguridad sectoriales de forma clara, definidas a corto y largo plazo que no generen inseguridad jurídica a las empresas.

Mayor flexibilización en subvenciones y bonificaciones estatales destinadas a formación: ampliación de las entidades que pueden impartir formación, incremento de las ayudas o incremento de plazos en la ejecución de estas.

Asegurar el abastecimiento y la movilidad de trabajadores y mercancías, compra de materias primas y materiales auxiliares, como envases o embalajes.

Agilización en la conversión de contratos actuales vinculados a una determinada actividad hacia otros que, desempeñando funciones distintas, necesiten de mano de obra para poder dar respuesta a la demanda actual.

Medidas de generación de demanda y fomento del consumo

– Se hace necesario llevar a cabo una campaña o campañas de promoción que fomenten el consumo y aseguren el cumplimiento de las medidas sanitarias estipuladas que aumenten la confianza del consumidor.

Potenciar el trinomio Alimentación-Gastronomía-Turismo a través de campañas que fomenten el consumo nacional, el turismo y la promoción de los productos españoles en el extranjero abordando el desescalonamiento progresivo de la hostelería equilibrándolo con las medidas de seguridad necesarias.

Desestimar la imposición de impuestos al consumo con el objetivo de mantener una mayor renta disponible en el ciudadano que contribuya a la recuperación del consumo (no incremento de tramos de IVA, no imposición medioambiental, no imposición a los ingredientes…).

Exención IRPF de los cheques restaurante, así como la extensión en las condiciones y límites en su uso.

Medidas de apoyo a la exportación 

Trabajar para la eliminación de los aranceles adicionales a los productos agroalimentarios impuestos por Estados Unidos o en medidas compensatorias en caso de no lograrse dicha eliminación.

Promover el apoyo para el alcance de un Acuerdo de Libre Comercio más ambicioso con Reino Unido tras el Brexit, basado en las disposiciones del actual acuerdo CETA entre la UE y Canadá, para asegurar la continuidad de nuestras exportaciones, eliminando total o parcialmente o reduciendo los impuestos arancelarios de los productos agroalimentarios.

Garantizar que no se produzca una interrupción innecesaria del comercio internacional de estos bienes y servicios esenciales, fundamental para responder a la emergencia actual, proteger a los trabajadores y asegurar el acceso de los consumidores internacionales.

Facilitar el comercio, abordando los cuellos de botella en el transporte y agilizando la logística, los procedimientos aduaneros y seguir apoyando a la CE en la apertura y mantenimiento de las Green Lanes para el transporte a través de las fronteras internas y externas.

Intensificar la cooperación internacional y el intercambio de información actualizada entre los Estados miembros de UE, las organizaciones internacionales (OMC, OCDE, FAO, OMS, etc.) y el sector privado, a fin de monitorizar el impacto de la pandemia en las cadenas de suministro agroalimentarias.

Continuar incentivando la digitalización en la obtención de certificados y documentación necesarios para la exportación, así como agilizar y flexibilizar los trámites e inspecciones en aduana, limitándolos a actividades completamente esenciales, para evitar que los retrasos en frontera se interpongan en la adopción de otras medidas.

Medidas de competitividad y sostenibilidad industrial

Promover la unidad de mercado y evitar regulaciones autonómicas que resten competitividad a la Industria de Alimentación y Bebidas.

Desperdicio alimentario: coordinar una acción con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición para hacer llegar a todos los compradores y consumidores de alimentos y bebidas el mensaje claro de que los productos cuya fecha de consumo preferente se encuentre vencida siguen siendo seguros, siempre y cuando sus envases se encuentren intactos y se hayan respetado las condiciones de conservación recomendadas por el fabricante, por lo que pueden ser ingeridos en condiciones de calidad adecuada.

Evitar la desventaja competitiva con terceros países, con exigencias medioambientales menos estrictas que la UE.

Medidas de apoyo públicas y deducciones fiscales para aquellas empresas que realicen inversiones en sostenibilidad medioambiental, cambio climático y economía circular.

Medidas de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i)

Deducciones fiscales en el ámbito del IS para empresas que se encuentren en proceso de inversión en el ámbito de I+D+i.

Mantener las ayudas directas a nivel empresarial tanto en modalidad de subvenciones como de préstamos bonificados.

Reducir los plazos de resolución de ayudas públicas a la I+D+i, anticipando los fondos con la suficiente antelación con el fin de no menoscabar la liquidez de las entidades.

Bonificaciones en las cotizaciones a la seguridad social de los contratos de personal investigador, tanto para las nuevas contrataciones como para el personal contratado con anterioridad a la crisis.

Incrementar las ayudas públicas a emprendedores y empresas de reciente constitución.

Mantener el impulso de las infraestructuras digitales, extendiendo la instalación de fibra al mayor número de zonas geográficas posibles.

Facilitar el uso de herramientas innovadoras y digitales a empresas de cualquier tamaño: geolocalización de personas y ciberseguridad empresarial

Source:  financialfood.es

Share

De las harinas de «contrabando» al drama del panadero

      Comentarios desactivados en De las harinas de «contrabando» al drama del panadero
Jordi Morera en su obrador. Imagen de: jordimorerabaker.com

Jordi Morera en su obrador.
Imagen de: jordimorerabaker.com

Más allá de amasados domésticos y harinas que vuelan del «súper», el gremio panadero se enfrenta a una incertidumbre y una encrucijada tan inquietantes como las de la hostelería.

Hoy resulta más fácil toparse camino de la farmacia con un lince ibérico que hallar harina panificable en el supermercado. ¿La levadura? Otra quimera. En estos días de volver a los recortables, coser a máquina y hacer limpieza de zonas que no se habían hollado de la casa, el pan (doméstico) vive un insuitado boom, un revival, una ola surfera hecha de masa madre, fermentaciones y niños que se embadurnan las manos de harina, que cantaran Vainica Doble y Joaquín Sabina en un programa que presentaba Elena Santonja en los 80. Hemos aprendido qué significa la palabra hurmiento (levadura, masa capaz de fermentar según la RAE) y hemos ido a la nevera a ver cómo crece ese engrudo misterioso y burbujeante hecho solamante de harina y agua. Ya sabemos que si amasamos con fuerza y con precisión tendremos una masa elástica que tras su paso por el horno nos dará un pan alveolado. Y conocemos, comentamos y damos las gracias a divulgadores y youtubers por hacer baos, focaccias y brioches. Pero lo que no sabemos es cómo se encuentra el sector tras la sobrevenida pandemia y la posterior posguerra que habrá que encarar.

«Tras el entusiasmo en Madrid Fusión 2020 con el Madrid International Pastry en el que participaron grandes expertos, llegó marzo con el coronavirus y trajo una ruptura brutal. Enseguida, tanto el humilde panadero como el mundo del la panadería en general se dieron cuenta de las consecuencias. Con el cierre de la restauración, de bares, restaurantes, caterings y colectividades, se ha perdido mercado obviamente. Muchos han llegado a perder el 70% de su producción, además de los consabidos ERTEs y de pérdidas insalvables. Al ser consideradas las panaderías negocios esenciales no podían cerrar, y muchos se han visto obligados a continuar trabajando y manteniendo estructura con una situación de pérdidas y en circunstancias muy difíciles por falta de EPIS (equipos de protección individual), o normas claras de cómo elaborar con seguridad», reflexiona Jorge Pastor, historiador bilbaino que desde 2017 preside a nivel internacional el prestigioso Club Richemont, que fuera fundado en Suiza en 1948. En más de una decena de países, esta sabia y exclusiva comunidad, estudia, promociona y forma sobre el buen pan, el pan con pausa, como alimento saludable y nutricionalmente magnífico para que esta ortodoxia se propague por todo el orbe. Su presidente en España es el reputado panarra Carlos Mariel, maestro de tantos tahoneros y chefs con miga.

Panaderos en bata

La evolución del pan en los últimos años ha sido fascinante. Hasta la pandemia han convivido dos tendencias contrapuestas; el pan como alimento rápido de métodos industriales, elaborado en apenas dos horas, con aditivos y cortos tiempos de fermentación, sin masa madre, consumido por el 90-95% de nuestro país; por otro lado y en paralelo, renace o revive el pan visto desde otra perspectiva, ese pan milenario, heredado de siglos y de artesanos, pan lento, con masa madre de cultivo y propagadas sus virtudes por panaderos de tronío o arqueólogos de la miga (véase, el gran Iban Yarza), elaborado con multitud de variedad de cereales como el centeno, cebada, kamut, espelta, el tigro negrillo… «Esa masa madre, más digestiva y nutricional, entra dentro de este redescubrimiento, al igual que la aparición de la Escuela Richemont y sus cursos en España, por el que han pasado 600 jóvenes españoles panaderos marcardos por esta nueva impronta… Esta nueva ola, rompedora, influyó en el mundo de la gastronomía. Hay que entender el pan, sea percibido como próximo, cercano, que merece la pena degustar. Esta nueva tendencia de pan doméstica es fantástica para acercarnos a él y conocer más sobre sus secretos», defiende Pastor.

Jordi Morera es digamos, el panarra más inquieto de las Redes. Es joven, guapo, tiene legión de seguidores digitales y da el callo a diario en su panadería (una tahona de varias generaciones) L’Espiga d’Or, en Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Sus tutoriales acumulan cientos de visitas y su fama no para de suflar. ¿Qué opina de por dónde van a ir los derroteros del pan post-coronavirus? ¿Evitaremos o iremos menos a la panadería a por las barras de toda la vida, bien por aprensión y cierta psicosis o porque hemos convertido nuestra cocina en una neo-tahona? Nos lo cuenta él mismo. «Lo de hacer pan casero durante el confinamiento es una oportunidad fantástica que tenemos la panaderos. Y podemos canalizar el mayor conocimiento de nuestro gremio a través de la redes sociales. Es un modo increíble para dar valor a nuestra faena. Si conocen nuestro trabajo, a fondo, los 2,5 euros y medio de una hogaza luego les van a parecer baratos. Ahora bien, cuando pase todo, y lo llevo viendo desde mi libro Hoy harás pan, de 2014, lo que pasa con el pan en casa, es que siempre queda un reducto de frikies, auténticos cracks que lo hacen recurrentemente, pero son pocos; la gran mayoría que ahora lo hace lo volverá a hacer pero ocasionalmente, porque el ingrediente del pan es el tiempo, que es lo que ahora nos sobra; luego en nuestra vida normal no lo tendremos. Un día verán en el fondo de la nevera masa madre y les hará gracia refrescarla y hacer unas barras, claro. Lo bueno es que el gusanillo de la fermentación ya ha entrado en más hogares». Pese al redescubrimiento reciente, el consumo de pan por habitante y año ha pasado en apenas un par de generacione de más de 100 kilos a tan solo 32, lo que da que españolito se come unos 87 gramos de pan al día, apenas un bocadillito.

Gana el pan rápido…

Estos días hemos visto en los Informativos de cadenas de televisión y portales web noticias que certificaban que la venta de pan se había duplicado. Desde la proclamación del estado de alarma, las ventas de harina también se han disparado un 114% comparado con el ejercicio pasado, llegando a alcanzar un 196% en la segunda semana de reclusión. En paralelo, el pan comenzó con una subida del 7% en la segunda quincena de marzo y ha tenido cotas en abril de hasta un 20%. Todos estos datos son veraces, pero con matices. Porque en la ecuación no entra la panadería de proximidad, de barrio. «Los panes industriales, los que llegan al supermercado, se han disparado; el artesano no. El público prefiere salir una vez a comprar todo, incluso comprando en una gran cadena un pan de bajo nivel que habitualmente no adquiere. Esto se nota en el comercio de detalle. A eso se suma que muchas panaderas artesanas surtimos a restaurantes, ahora cerrados, al igual que clausuradas están todas la degustaciones y cafeterías que redondean la experiencia con un buen sandwich, por ejemplo. Te vienen menos clientes, y los que vienen compran menos, menos a menudo y distinto. No hay compras por impulso, ni ventas cruzadas. Todo es más reflexivo. El resultado es que de media la venta ha caído un 50% en las panaderías artesanas, aparte de reducciones de horarios y ERTEs. Ahora al menos está funcionando bien el reparto on line a domicilio», agrega Morera. El catalán ha sido de los últimos en sumarse a una hornada de magníficos panaderos españoles que han creado una comunidad tan sólida como esponjosa. Nombres como Jesús Monedero (versátil y televisivo chef panarra dando pábulo desde Palio, Ocaña, en Toledo), Xebi Ramón (Triticum, con conexión a restaurantes estalares) Ana Bellsóla y Beatriz Echevarría (Baluard y El Horno de Babette, respectivamente), Jesus Machí (El Horno de San Bartolomé, Valencia), Guillermo Moscoso (Pan da Moa, Santiago de Compostela), los hermanos Pedroche (Madre hizo Pan) o Manuel Flecha han seguido y ensanchado la estela del sagrado Xavier Barriga, para muchos el gran gurú, el shensei del pan y la masa madre.

Las harineras también viven un momento incierto. Al considerarse un sector esencial no han dejado de levantar la persiana. Pero las panaderías no han seguido la misma tónica, con cierre de panificadoras y establecimientos, con un desplome de la la bollería de un 100%. Y eso repercute en las ventas de las harineras.  Pero paradójicamente, el paquete de harina en la bolsa de la compra ha tenido un incremento de un 150%. «Todo el mundo elabora bollos en casa, panes, magdalenas… La harina y la levadura se perciben hoy como producto de lujo, porque parece que hay escasez y porque no da tiempo a reponer, pero no, no hay desabestecimiento. Nosotros estamos bien posicionados on line y hemos tenido un 700% de incremento. Lo que ha generado este crisis del coronavirus por parte del particular es una preocupación por el tema del pan. Cuando esto pase mucho consumidor se habrá vuelto más exigente. Habrá panaderías que tengan que mejorar sus procesos y explicar más cosas», opina Carlos Moreno, gerente y socio de Despelta, harinas ecológicas, de pago, en su molino de piedra a las afueras de Sigüenza (Guadalajara). Trabajan con alta restauración (El Molino de Alcuneza, Coque…) y por ahí el parón es indefinido. «Cuando todo esto pase nos gustaría que el consumidor estuviera ahí, y también nuestros amigos panaderos y restauradores», añade Moreno.

¿Regreso al pasado?

Todo este clima, entre un blanquecino entusiasmo doméstico y un panorama inédito para el pan artesano, coincidirá con un aniversario que apenas se celebrará. El pasado día 1 de julio de 2019 entró en vigor un deseadísimo real decreto que colocó al pan español en consonancia con el de la Unión Europea y normalizaba, al fin, puntos y sombras como la nomenclatura del pan integral, y acotaba de una vez por todas la definición de “artesano” e incorporaba otros nuevos como “masa madre de cultivo” o “masa madre inactiva”. La formación, la educación y por supuesto las ayudas públicas resultarán claves para echar una mano al sector. A las ayudas fiscales para pymes y autónomos, se haría preciso implantar una Formación Profesional DUAL y apoyar al pequeño panadero para que pueda acceder a una mayor y mejor formación, ya que muchos lo son casi por inercia familiar, atados al traspaso de conocimiento de saga en saga. Como epílogo, Jorge Pastor da una conclusión inquietante. «En estos días he tenido una larga charla con el presidente de un potente gremio de panaderos y somos de la opinión que vamos a volver a la panaderia de los años 70 o de los 80. Surtido más reducido, menos sofisticación, menos bollería, más pan y precios más bajos. Me decía que no venden un cruasán. La gente ahorra desesperadamente ante la que se viene encima. Regresamos a 1975».

Fuente: sobremesa.es

Share

Preocupación por las panaderías que vivían del turismo o la restauración

      Comentarios desactivados en Preocupación por las panaderías que vivían del turismo o la restauración
Andreu Llargués

Andreu Llargués

Las panaderías que vivían del turismo o la restauración son las que se han visto más afectadas por la crisis del coronavirus en el sector, según el presidente de la Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines (Ceoppan), Andreu Llargués.

Las pérdidas de facturación en el sector varían en función de su modelo de negocio, pero de media oscilan entre el 20 y el 80 %, a partir de los datos ofrecidos por los socios de la patronal.

Llargués asegura en una entrevista concedida a Efeagro que las panaderías de aquellos pueblos que albergan segundas residencias “lo están pasando muy mal”.

Si los establecimientos en esas zonas ante “subsistían gracias a quienes pasaban el fin de semana o iban de turismo”, ahora solo venden a los habitantes del pueblo, explica el presidente de Ceoppan, que también está al cargo de una panadería familiar fundada en 1879 en la localidad de Mollet del Vallés (Barcelona).

En su opinión, un pueblo sin una panadería abierta es simplemente una “urbanización”, explica en una forma de ejemplificar la importancia que tienen estos locales en la vida de las zonas rurales.

También extiende su reconocimiento a los panaderos que recorren cada día decenas de kilómetros para llevar el pan y otros productos básicos a los vecinos de otros pueblos que no cuentan con este servicio en los momentos de confinamiento.

Ambientes difíciles

Llargués insiste en que las panaderías “han cumplido su misión” para alimentar a la población y han adoptado las necesarias medidas de seguridad e higiene, como usar guantes o mantener las distancias físicas.

Esto último explica, por ejemplo, las largas colas de personas que se han visto en las calles a la entrada de muchas de estas tiendas, sin que eso haya repercutido por lo general en mayores ventas, según señala.

Recuerda que el lugar físico que ocupan esos negocios es clave: los ubicados junto a una universidad o un centro cultural podían antes vender mucho y lograr inversiones, pero han tenido que parar su actividad hasta en un 60 % por la suspensión de las clases y las restricciones sufridas en otros sectores.

Precisamente, el cierre de bares y restaurantes ha cortado de pronto la vía de ingresos para las numerosas panaderías que les surten de pan, así como hacen los grandes maestros formados en escuelas de panadería y reclamados por los chefs para ofrecer un producto distinto y de calidad.

El responsable de la confederación destaca aquellos casos en los que ofrecían sus productos a restaurantes, escuelas o empresas de cáterin, un segmento que llegaba a alcanzar hasta el 70 % de su facturación.

Medidas de apoyo

Ante esa disyuntiva, Llargués señala que en su asociación la mayoría de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentados han sido aprobados, si bien ignora “qué pasará con los trabajadores” cuando el resto de actividades vaya reabriendo y cambien las condiciones de negocio.

“Queremos equilibrar las plantillas porque si no, no se puede salir”, argumenta, al tiempo que reclama mayor flexibilidad.

Pide, además, recursos financieros sin la obligación de devolverlos para que “las deudas no agobien a las empresas”, después de los “tres meses de respiración asistida” que ha ofrecido el Gobierno.

Se refiere indirectamente a algunas de las medidas adoptadas temporalmente como la financiación de los ERTES, los avales del Instituto de Crédito al Consumo (ICO), la suspensión de las cotizaciones a la Seguridad Social o el aplazamiento del pago de impuestos.

“Cuando venga septiembre habrá que pagar eso” y otras tantas cuestiones pendientes, apunta Llargués, quien advierte que en esa rueda, si las empresas cierran, la administración pública tampoco podrá recaudar.

Fuente: EFE Agro

Share

Bases del Campeonato Nacional de Panadería Artesana 2021

      Comentarios desactivados en Bases del Campeonato Nacional de Panadería Artesana 2021

Tendrá lugar del 20 al 23 de Febrero de 2021 en la Feria INTERSICOP

Os remitimos de nuevo las Bases del Campeonato Nacional de Panadería Artesana 2021, que tendrá lugar en el marco de INTERSICOP durante los días 20 al 23 de Febrero de 2021. Se han incluido varias modificaciones con respecto al documento publicado inicialmente.

Para esta cita contaremos con 4 obradores cedidos por la empresa SALVA, y así poder desarrollar la competición con todas las garantías y medios necesarios. Este año contamos también con el patrocinio de Harinera Riojana para todas las materias primas necesarias en cuanto a harinas.

El plazo de inscripción finaliza el 15 de Diciembre de 2020.  En las Bases encontraréis los requisitos necesarios para poder presentarse. El máximo de participantes será de 16, que serán elegidos por orden de inscripción de entre los que cumplan los requisitos.

Por otra parte, como anunciábamos hace unos días, Los Espigas realizarán una serie de cursos de formación gratuitos por toda España, con el propósito de ayudar a aquellos que se quieran presentar al Campeonato. Adjuntamos también abajo el calendario actualizado, debido a los últimos acontecimientos provocados por la pandemia del COVID-19, con las ubicaciones, y el temario que se desarrollará. En estos cursos, limitados a 15 profesionales, tendrán prioridad aquellos que se presenten al Campeonato, y en caso de quedar plazas disponibles, aquellos que se hayan inscrito primero.

BASES CAMPEONATO NACIONAL DE PANADERÍA 2021

CALENDARIO CURSOS CAMPEONATO

Fuente: Ceopan

Share

En abril el índice de precios de los alimentos de la FAO cayó por tercer mes consecutivo

      Comentarios desactivados en En abril el índice de precios de los alimentos de la FAO cayó por tercer mes consecutivo

» El índice de precios de los alimentos de la FAO* registró un promedio de 165,5 puntos en abril de 2020, esto es, 5,7 puntos (un 3,4 %) menos que en marzo y el valor más bajo desde enero de 2019. El descenso de abril supone la tercera caída mensual consecutiva del valor del índice y se atribuye en gran medida a varios efectos negativos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en los mercados internacionales de alimentos. A excepción del subíndice relativo a los cereales, que apenas disminuyó, todos los demás subíndices que componen el índice general registraron importantes descensos intermensuales en abril, en particular el subíndice relativo al azúcar.

» El índice de precios de los cereales de la FAO se situó en un promedio cercano a los 164,0 puntos en abril, valor levemente inferior al de marzo, pero aun así casi 4,0 puntos (un 2,4 %) por encima de su valor en abril de 2019. Entre los principales cereales, los precios internacionales del trigo y el arroz subieron notablemente en abril, pero el valor general del índice de precios de los cereales de la FAO se mantuvo cerca del nivel alcanzado el mes anterior debido a un acusado descenso de las cotizaciones del maíz. En promedio, los precios del trigo subieron un 2,5 % en el último mes como consecuencia de la fuerte demanda internacional ante noticias de un rápido agotamiento del cupo de exportación de la Federación de Rusia, que se aplicó a finales de marzo y no se prevé que pueda ajustarse hasta el final de la presente campaña de comercialización el 30 de junio. La imposición de restricciones provisionales a la exportación y las dificultades logísticas de algunos proveedores favorecieron un incremento mensual del 7,2 % en los precios internacionales del arroz, aunque estos aumentos fueron limitados por el relajamiento y la eventual derogación de restricciones a la exportación, en particular en Viet Nam, hacia finales de mes. Por el contrario, los precios internacionales del maíz descendieron por tercer mes consecutivo, haciendo retroceder el valor general del índice relativo a los cereales secundarios en un 10 % respecto del mes anterior. En un contexto de menor demanda de piensos y combustibles a base de etanol, las abundantes disponibilidades para la exportación, complementadas con las cosechas recién recogidas en América del Sur, siguieron ejerciendo una fuerte presión a la baja sobre los precios del maíz.

» El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO registró un promedio de 131,8 puntos en abril, lo que supuso una pérdida de 7,2 puntos (un 5,2 %) con respecto al mes anterior y su valor más bajo desde agosto de 2019. La tercera disminución mensual consecutiva del índice se debió principalmente a la caída de los valores de los aceites de palma, soja y colza, mientras que los precios del aceite de girasol se fortalecieron. El descenso constante de los precios del aceite de palma obedeció al desplome de las cotizaciones internacionales del petróleo crudo y a la atonía de la demanda mundial de aceite de palma tanto en el sector alimentario como en el energético a raíz de la pandemia de la COVID-19. Una producción de aceite de palma en Malasia superior a la prevista contribuyó a la presión a la baja sobre los precios. El debilitamiento de la demanda también hizo retroceder los precios de los aceites de soja y colza, mientras que los valores del aceite de soja también se vieron afectados por una molienda superior a lo previsto en los Estados Unidos de América. Por el contrario, los precios internacionales del aceite de girasol repuntaron en abril, sustentados por la firme demanda de importaciones derivada de la preocupación por la creciente escasez de suministros para la exportación.

» El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró un promedio de 196,2 puntos en abril, lo que representa un descenso de 7,3 puntos (un 3,6 %) desde marzo, disminuyendo por segundo mes consecutivo y ubicándose ahora 18,8 puntos (un 8,8 %) por debajo del valor registrado en el mismo mes del año pasado. Las cotizaciones de la mantequilla, la leche desnatada en polvo y la leche entera en polvo registraron una caída de más del 10 % en abril, debido al aumento de las disponibilidades exportables y a la acumulación de reservas en un contexto de escasa demanda de importaciones. Dado que la producción de leche en el hemisferio norte suele subir en esta época del año, la disminución de las ventas en los restaurantes y la menor demanda de los fabricantes de productos alimenticios también deprimieron los precios. Por el contrario, las cotizaciones del queso repuntaron moderadamente a causa de los limitados suministros al contado procedentes de Oceanía, donde la producción experimenta una reducción estacional.

» El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en un promedio de 168,8 puntos en abril, esto es, 4,7 puntos (un 2,7 %) menos que en marzo, disminuyendo por cuarto mes consecutivo. En abril, las cotizaciones internacionales de todos los tipos de carne representados en el índice registraron una caída, ya que la recuperación parcial de la demanda de importaciones, principalmente en China, fue insuficiente para compensar el desplome de las importaciones de otros países provocado por los continuos problemas económicos relacionados con la COVID-19, las dificultades logísticas y una caída pronunciada de la demanda del sector de servicios alimentarios a raíz del confinamiento. Pese a la reducción en los niveles de elaboración de carne a medida que aumentaba la escasez de mano de obra, el brusco descenso de las ventas en los restaurantes dio lugar a que aumentaran las existencias y las disponibilidades exportables, lo que también deprimió las cotizaciones de la carne.

» El índice de precios del azúcar de la FAO registró un promedio de 144,9 puntos en abril, es decir, 24,7 puntos (un 14,6 %) menos que en marzo, lo que representa la segunda disminución mensual consecutiva. Este último descenso se debió principalmente al derrumbamiento de los precios internacionales del petróleo crudo. La caída de los precios de la energía supone que las plantas azucareras emplean más caña de azúcar para la producción de azúcar que para la de etanol (un sustituto de la gasolina), por lo que aumentan las disponibilidades de azúcar para la exportación. Además, la contracción de la demanda de azúcar derivada de las medidas de confinamiento impuestas en numerosos países para contener la propagación de la COVID-19 provocó una presión a la baja adicional sobre los precios mundiales del azúcar.

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

Descargar el fichero completo: Excel, CSV

Descargar el fichero completo: Excel

Share

Las ventas de cacao, panadería y galletas suben durante el confinamiento

      Comentarios desactivados en Las ventas de cacao, panadería y galletas suben durante el confinamiento

Produlce analiza el consumo de lo dulces en España en las primeras cinco semanas de aislamiento, en el que se han producido diferencias por categorías. Las golosinas son las más perjudicadas.

La crisis sanitaria derivada del coronavirus ha afectado en diferente medida al sector del dulce. Un análisis realizado por la Asociación Española del Dulce (Produlce), que integra a 70 de las principales empresas del mercado, recoge una subida generalizada, aunque a distinto ritmo, de buena parte de las categorías en las primeras cinco semanas desde la declaración del estado de alarma. Sin embargo, las golosinas se han llevado la peor parte.

Este estudio se ha realizado a partir los datos de la consultora IRI y comprende desde el 15 de marzo hasta el 12 de abril. En la primera semana de confinamiento se observa un crecimiento muy superior -respecto a las cifras del mismo periodo del año pasado- en las categorías más asimilables a ‘compra de aprovisionamiento’, como cacao (+108,3%), panadería (+80,6%), galletas (+78,1%) y pastelería y bollería (+60,6%). Chocolates (+42,2%) y, especialmente, golosinas (+34,9%) se mueven lejos de la media del sector en este periodo.

Segunda semana: menos ventas

La semana siguiente a este primer «gran aprovisionamiento» se produce, al igual que en todas las categorías de alimentación, una caída muy acusada en el crecimiento de ventas, con la única salvedad de la familia cacao (+27,8%), que se mantiene durante las cinco semanas en unos niveles de crecimiento altos y obtiene, de hecho, la mejor media de crecimiento del sector en este mes (+42,6%), casi duplicando la media (+23,8%).

Galletas (+4,6%) y bollería y pastelería (+5,1%) firman un crecimiento muy débil en esta segunda semana, mientras que panadería (+21,4%) recoge un crecimiento que casi duplica a la media sectorial de esa semana.

La nota más negativa la recibe la familia de golosinas (-2%), que no solo no crece, sino que firma un descenso interanual, que es el primero de una serie que le sitúa en una media de caída interanual del 2,5% en las últimas tres semanas. Solo el crecimiento de la primera oleada (+34,9%) propicia que cierre el mes con crecimiento interanual positivo (+5,1%).

Tercera semana: nueva subida

La tercera semana, por su parte, marca un nuevo «hito de aprovisionamiento», dice Produlce, esta vez ya más relajado, y por ello las categorías de panadería (+31,2%), cacao (+27,5%), pastelería y bollería (+9,6%) y galletas (+8,7%) registran crecimientos superiores a los de la segunda semana.

Esta semana constituye también la primera de una serie de crecimientos por encima de la media y crecientes -semana a semana- para la familia de chocolates, que muestra una media de incremento en estas semanas del 20,5% y con ello sitúa su media de crecimiento mensual en línea con la del sector.

Mientras, a la categoría de panadería esta semana le sirve para fortalecer su tendencia en las siguientes y terminar con la mejor media a tres semanas del sector (+28,6%) y segunda del mes (+37,6%). Las categorías de galletas y pastelería y bollería van perdiendo fuerza y cierran estas tres semanas con crecimientos del 3,4% y 4,6% respectivamente. Con ello, sus aumentos medios mensuales se sitúan en 18,9% (galletas) y 15,9% (pastelería y bollería).

Dulces y confinamiento

«El comportamiento de las diferentes familias de producto dentro del sector del dulce ha sido muy diferente y atendido a motivaciones de compra muy dispares. Así, mientras familias como las galletas, bollería, cacao, pastelería y panificación han formado parte de esas compras de aprovisionamiento de las familias españolas, otras como chocolates o golosinas han tenido un papel mucho más discreto en estas compras de aprovisionamiento», explica Rubén Moreno, secretario general de Produlce.

«La reposición de productos en lineal ha atendido, en un primer momento, a asegurar el abastecimiento de los productos más demandados y de carácter básico, lo que en muchos casos ha hecho que las categorías con un consumo más de indulgencia (como golosinas y chocolates) hayan sido relegadas a un segundo plano, ante las tensiones de aprovisionamiento y reposición sufridas en el sector del retail», precisa Moreno.

Otra de los aspectos claves del informe es, a juicio del secretario general de Produlce, el comportamiento de los denominados productos de ‘indulgencia’: «Esta tipología de productos ha mostrado mejor comportamiento, precisamente, tras las primeras semanas de pánico y aprovisionamiento y cuando la confianza del consumidor se ha restablecido y el confinamiento normalizado, dentro de lo anormal de la situación», concluye.

Fuente:  foodretail.es

Share

Europastry activa el plan E-volution para impulsar el Canal Horeca

      Comentarios desactivados en Europastry activa el plan E-volution para impulsar el Canal Horeca

E-volution es el plan de rescate del Grupo Europastry que tiene como objetivo «colaborar con la recuperación del canal Horeca», uno de los más afectados por la crisis del Covid-19. El proyecto, que entrará en vigencia el día 11 de mayo, incluye soluciones directas valoradas en más de 15 millones de euros, entre las que se encuentran, además de la digitalización, la puesta a punto del establecimiento y ayudas directas en producto

Europastry pone en marcha el próximo lunes 11 de mayo un plan de rescate llamado E-volution con el fin de «ser un sólido soporte en el retorno del canal Horeca». El punto más importante de est proyecto es la digitalización “por delante y por detrás”, según explican desde la compañía, ya que toda la cadena del canal Horeca se beneficia: proveedor, distribuidor, cliente y consumidor.

Europastry propone así a los negocios hacer sus pedidos a través del e-commerce de la compañía, facilitando el trabajo y la gestión diaria. A cambio, los clientes podrán gozar de productos sin cargo, promociones, grandes descuentos y acuerdos preferentes con reconocidas plataformas de entregas a domicilio, cartas digitales y pagos desde el móvil. Además, podrán disfrutar de asesoramiento técnico y de marketing de cara a la reapertura.

Como afirma la compañía, “si algo hemos aprendido de esta lección es que la digitalización aumenta las posibilidades de salir adelante, por lo que todos y cada uno debemos poner un esfuerzo digital, y es aquí donde más nos interesa ayudar a los negocios del canal Horeca”.

El plan E-volution de Europastry incluye también asistencia técnica y de marketing para la reapertura. La firma otorga soporte para la puesta punto de los hornos y la correcta manipulación de los productos, además de brindar asesoramiento visual y material para adaptar el establecimiento a las medidas de higiene y seguridad.

Además, ofrecerá acuerdos preferentes con grandes agregadores de delivery. Para ello, la compañía está garantizando su servicio de producción y entregas al 100%, sin escatimar en recursos ni en medios adicionales de higiene y seguridad en todos sus centros de trabajo. En esta línea, todas las fábricas de la compañía siguen operando con normalidad y los servicios de delivery online a través de su e-commerce y App para iOs y Android siguen en funcionamiento 24 horas y 7 días a la semana.

«Este plan puede resumirse en un apoyo estratégico y económico 360º. Todas las acciones de E-volution están valoradas en más de 15 millones de euros, e implican una inversión y una apuesta por parte de Europastry a uno de los sectores más importantes de su actividad comercial y de la economía local», afirman desde la compañía.

Responsabilidad social ante el coronavirus

Además del plan E-volution destinado al canal Horeca, Europastry ha implementado un plan para el canal retail, dando apoyo a sus clientes mediante el asesoramiento técnico para cumplir con todas las normas estrictas de calidad e higiene en los espacios de panadería, el asesoramiento visual y de comunicación, el desarrollo de una nueva gama de productos frescos envasados 100% naturales, y un manual de buenas prácticas Post COVID.

Por otra parte, y como otra manera de sumarse a la lucha contra el coronavirus, la compañía realiza donaciones destinadas a los equipos sanitarios y a los colectivos más vulnerables. Diferentes hospitales reciben los productos de Europastry como forma de agradecimiento por su gran labor y muchas ONGs también perciben colaboraciones, como Food for Good, World Central Kitchen, Cáritas o La Cruz Roja, por ejemplo.

Fuente: Sweetpress

Share

La sostenibilidad en la industria alimentaria

      Comentarios desactivados en La sostenibilidad en la industria alimentaria

La sostenibilidad en la industria alimentaria es un objetivo global y urgente, ya que el actual sistema de producción de alimentos global no es sostenible.

El concepto de sostenibilidad involucra a toda la sociedad y a todos los sectores productivos, sin embargo, la industria alimentaria está estrechamente relacionada con el cambio climático y por ello debe priorizar en el cumplimiento de parámetros sostenibles en su actividad.

Además, las medidas de sostenibilidad son cada vez más demandadas por los consumidores, que intentan ser cada día más responsables y aplicar criterios de sostenibilidad a sus compras.

Es importante que la futura producción de alimentos tenga en cuenta la sostenibilidad y sus tres vertientes: sostenibilidad social, económica y medioambiental, pues para que exista un desarrollo sostenible es necesario que exista un progreso en las tres ramas.

El Pacto Verde de la Comisión Europea (CE), tiene como principal objetivo que la Unión Europea sea climáticamente neutra, es decir, establece cómo hacer a Europa climáticamente neutra en 2050 fijando para este periodo una trayectoria concreta de actuación e impulsando la economía, mejorando la salud y la calidad de vida de los ciudadanos y  protegiendo la naturaleza.

Sostenibilidad en la industria alimentaria, un objetivo urgente

Actualmente, el sistema internacional de producción de alimentos no es sostenible. El desperdicio alimentario, la pérdida de la biodiversidad agrícola, el uso de fertilizantes contaminantes de aguas o el aumento de los gases de efecto invernadero son algunos de los problemas que se derivan de la incorrecta gestión de la sostenibilidad medioambiental en el sector.

La única solución a estos problemas ambientales que derivan de la fabricación de alimentos es la transformación hacia una sostenibilidad en la industria alimentaria. Esta solución impulsaría el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras no dañinas con el ecosistema, la mejora del acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales.

Muchas empresas de alimentación apuestan por inculcar a la sociedad hábitos sostenibles que ayuden a reducir el desperdicio alimentario. Además se toman muy en serio el uso eficiente del agua y se han propuesto devolver a la naturaleza el agua contenida en sus productos.

La industria alimentaria realiza un trabajo importante ante los problemas medioambientales. Las empresas trabajan por mejorar las vertientes de la sostenibilidad, y saben que la mayor parte de su esfuerzo tiene que ir hacia el cambio climático.

Fuente: Interempresas

Share

Vicky Foods amplía la gama de productos Dulcesol apostando por los helados

      Comentarios desactivados en Vicky Foods amplía la gama de productos Dulcesol apostando por los helados

La marca lanza su primera línea de helados al mercado español con el objetivo de reforzar su estrategia durante los meses estivales, completando sus tradicionales propuestas de bollería y pastelería con opciones de consumo en una categoría complementaria, la de productos de verano

La marca de alimentación Dulcesol (perteneciente al grupo multinacional Vicky Foods) presenta su primera línea de helados· La nueva línea está formada por cerca de 40 referencias destinadas a todos los públicos, desde los amantes de los sabores más intensos con su gama premium, hasta los más pequeños con helados de licencias de primer nivel como Doraemon, Patrulla Canina, Teen Titans Go! o My Little Pony. «Esta nueva propuesta de Vicky Foods, que integra a la marca Dulcesol, forma parte de su estrategia de innovación y diversificación orientada en seguir creciendo y desarrollando nuevos productos más innovadores, nutritivos y de mayor calidad», han destacado desde el área de marketing del grupo. Se tata de una nueva categoría para la compañía que refuerza así su propuesta de pastelería y bollería tradicionales con nuevas opciones de consumo para los meses de verano.

La nueva línea de helados de Dulcesol está compuesta por cerca de 40 referencias orientadas a todos los públicos con diferentes variedades, formatos y sabores como conos, tarrinas, sándwiches, polos e incluso tartas heladas. Por ejemplo, como guiño a la marca, dos de las nuevas creaciones de este surtido están inspiradas en dos de los productos más icónicos de Dulcesol, los Flaminguitos y las Chapelas, que ahora se trasforman en cremosos helados con todo su sabor original y que se pueden adquirir en packs de 3 o 4 unidades respectivamente.

La nueva línea de helados Dulcesol ofrece también una completa gama “Hogar” que incluye referencias con clásicos como los conos, los polos de frutas, sándwiches, mini-sandwiches, almendrados y productos sin azúcar. Además de un surtido de bloques tradicionales, tartas crujientes y copas variadas.

Por último, y destinado a un público más amplio y amante de los sabores más intensos, la nueva línea de helados de Dulcesol cuenta con una gama Premium formada por el helado bombón que se oferta en diferentes variedades como el almendrado, el nevado, de nata y de chocolate o los minis y que se puede encontrar tanto en formato normal como mini; y exclusivas tarrinas de 500g de vainilla con nueces de macadamia y dulce de leche.

Vicky Foods maneja actualmente una estrategia de innovación y diversificación para parte de su portfolio de marcas de cara a los próximos años «enfocada en seguir creciendo y desarrollando nuevos productos que satisfagan las cambiantes demandas de los consumidores que solicitan alimentos más innovadores, variados y de mayor calidad». La nueva línea de helados de Dulcesol estarán disponibles a partir del próximo 18 de mayo y podrán encontrarse en el canal de alimentación dentro de tiendas, colmados, supermercados e hipermercados.

Fuente:  elpublicista.es

Share

La panadería, un ancla para la población rural española

      Comentarios desactivados en La panadería, un ancla para la población rural española

“Una localidad sin panadería es solo una urbanización”; así defienden los panaderos su papel en el territorio rural, donde no son sólo un negocio sino una herramienta para luchar contra la despoblación y como tal el sector pide que no se les abandone.

Desde el Gremio de Panaderos de la Provincia de Barcelona, donde hay una escuela en la que forman cada año a cerca de 1.200 alumnos, explican a Efeagro que es importante que los profesionales estén bien preparados.

De acuerdo a sus datos, la falta de personal cualificado hace el 100 % de sus estudiantes encuentra trabajo.

Eso podría ayudar a compensar los problemas que sufre el sector en cuanto a relevo generacional, explica el secretario general del gremio, Carlos Cotonat, quien recuerda que el conocimiento de las técnicas, “como en cualquier oficio, es vital”.

Cotonat insiste en que la formación profesional ha de ser valorada de manera adecuada por el Estado y recibir las ayudas que se necesitan, ya que hay muchas profesiones que son necesarias y no requieren un formato de grado universitario.

Uno de los antiguos alumnos de la escuela del gremio -y ahora profesor- es Ángel Zamora, que también lleva la panadería Forn La Fogaina, en la Vall d’en Bas (en Girona), un oficio por el que apostó hace nueve años.

Comenzaron él y su pareja, y ya son 13 personas las que trabajan en el negocio, que pasó a ser una cooperativa y con la que han atraido a gente de otras ciudades que han decidido mudarse a la localidad para trabajar en el proyecto.

El “patito feo” de la hostelería

A su juicio, la panadería es como “el patito feo” de la hostelería, pero con las nuevas tendencias en las formas de producir esperan captar la atención pública y lograr un éxito similar al que tiene la gastronomía.

“Creo que se está haciendo el camino, pero todavía hay que evolucionar más la calidad de la enseñanza. Además, en la panadería nos falta mano de obra”, asegura.

En Alfacar, una localidad granadina con un elevado numero de panaderías, Jorge Rojas lleva 45 años trabajando en Hnos. Rojas Vílchez, heredada de su abuelo..

El establecimiento -gestionado por él, su mujer, su hermano y su cuñada- no sabe a quién se lo cederán: sus hijos no están interesados en heredar el negocio, muestra de la dificultad del relevo generacional.

No al precocido

“La gente busca buena calidad de pan porque están hartos del precocido y todos esos tipos en los que no lo tratan en condiciones. Igual que buscan calidad en la fruta y verdura, buscan la misma calidad en el pan y la mayoría de los panaderos la ofrecemos”, defiende.

Entre los jóvenes que sí apuestan por la panadería como un medio de emprendimiento está Laura Rubio, quien abrió junto a sus hermanas Silvia y Nuria la panadería Rubio en Ojos Negros (Teruel), la única que hay en el pueblo y en la que trabajan junto a una cuarta persona que contrataron para el obrador.

Con la formación que les ofreció un panadero de una localidad vecina aprendieron el oficio y, una década después, ya tienen una panadería-cafetería para los poco menos de 400 habitantes de Ojos Negros.

Panaderías que al calor y el aroma del pan tradicional, ofrecen un punto de vida y negocio en el territorio rural.

Fuente: EFE Agro

Share