Inicio > Ingeniería, Investigación, Tecnología > Nuevas tecnologías alimentarias e innovadoras

Nuevas tecnologías alimentarias e innovadoras

Sábado, 30 de Mayo de 2015

Durante años las tecnologías alimentarias más importantes se centraban en la escalabilidad: ¿cómo alimentar a una población que va rapidamente en aumento y reducir costes a la vez? Haciéndolo todo a lo grande: productos alimenticios cultivados en granjas cada vez más grandes, vendidos por gigantes multinacionales del sector a cadenas de supermercados de grandes dimensiones.

Muchas de las tecnologías de hoy parecen ir en la dirección contraria, hacia métodos y productos que resultan económicamente viables tanto para granjas pequeñas como para las grandes granjas corporativas. Esto no supone el fin del modelo de la superproducción: para abastecer a la población mundial, que según las proyecciones actuales se espera que alcance las 9.600 millones para el año 2050, la producción agrícola y de alimentos aún tendrá que producir a una escala masiva, con la ayuda de la tecnología y la investigación innovadora.

Aún así, las tecnologías emergentes, incluyendo sensores de bajo coste, dispositivos móviles y el análisis de datos, han ayudado a diversas empresas del sector alimentario desde comerciantes a productores a bajar costes y a competir en muchos mercados de especialidades.

Esto podría suponer el comienzo de una nueva economía alimenticia – una con mayor competencia e innovación, que ofrezca más oportunidades de invertir a mayor número de inversores, y que sea más dinámica y adaptable que el modelo industrial que ha dominado el sector durante décadas.

Entre enero del 2013 y diciembre del 2014, se lanzaron 47 start-ups con planes de inversión en la agricultura y el mercado de alimentos según la publicación online Food Tech Connect. La inversión por parte de entidades de riesgo en start-ups tecnológicas del sector ascendió a más de 1.000 millones de dólares (unos 901 millones de euros) en 2014 según CB Insights, lo que supone un aumento importante desde los 288 millones de dólares (unos 262 millones de euros) en 2013. Google Ventures, al igual que otros inversores procedentes de Sillicon Valley (EEUU), se ha centrado en las empresas que adoptan métodos creativos para la producción de nuevos alimentos, como alternativas a la carne animal hechas a base de verduras, barritas de proteína hechas de harina de saltamontes, y otros productos dirigidos a grupos pequeños, pero valiosos, de consumidores.

Las regulaciones impulsan algunas de estas innovaciones alimenticias también. En Vevey (Suiza), la empresa alimenticia más grande del planeta, Nestlé, utiliza técnicas para engañar al paladar para que productos realizados con hasta un 10% menos de sal y azúcar resulten deliciosos. Varios programas subvencionados por la Unión Europea utilizan las investigaciones genéticas y moleculares para encontrar nuevas maneras de asegurar la higiene y la autenticidad de los alimentos.

En las granjas, el software y el análisis de datos pueden convertir la agricultura en una actividad más asequible y viable para operaciones de todos los tamaños. Actualmente cada fumigadora, cosechadora y tractor que fabrica la marca John Deere viene equipado para enviar información de forma inalámbrica acerca de su ubicación, lo que ha plantado y muchas más cosas. Si se cruzara esta información con los datos generados por sensores de tierra y informes meteorológicos, los agricultores podrían encontrar maneras de utilizar sus recursos (agua, semillas, abono, etc.) con mayor eficacia, reduciendo costes lo suficiente como para pagar la inversión en tecnología mientras se mantengan, o incluso se aumenten, los niveles de producción.

Los pequeños criaderos han sido de los primeros en apoyar a Vital Herd, una nueva tecnología que se encuentra actualmente en fase de pruebas que monitoriza factores clave de la salud bovina – ritmo cardíaco, respiraciones, temperatura y el ritmo de contracciones del sistema digestivo – y transmite los resultados cada 15 minutos. Los datos se consiguen gracias a una pastilla inteligente, e-pastilla, de unos 10 centímetros de largo que traga el animal.

Hasta ahora la salud cardíaca de una manada se controla sobre todo mediante la observación de los animales por parte del ganadero. Pero con este nuevo flujo de información, tienen más posibilidades de anticiparse en la identificación precoz de un animal enfermo antes de que pueda contagiar a más animales, reduciendo así el uso de antibióticos. El criadero Henden Manor Estates, que mantiene unas 500 vacas lecheras y de la especie Holstein en Kent, al suroeste de Londres (Reino Unido) es uno de los inversores en esta tecnología. “Si logran su propósito, supondrá un avance transformador” afirma el dueño de Henden Manor Estates, Roni Lovegrove.

Las nuevas tecnologías también se están probando en partes de la cadena alimenticia más cercanas a nuestras cocinas. Forman la base para empresas online de preparación de comidas como Plated, HelloFresh y Blue Apron, que ofrecen recetas y envío a domicilio de ingredientes. Estas páginas compiten con gigantes y establecidas cadenas de supermercados, obligándolas a replantearse cómo vender la comida.

Fuente: innovaticias.com

Share
Comentarios cerrados.