Los envases de celulosa marcan tendencia en alimentación

      Comentarios desactivados en Los envases de celulosa marcan tendencia en alimentación

Un recipiente-nevera hecho de papel reciclable y cera parafinada creado por la empresa Igloo, capaz de mantener hielo durante 12 horas; un papel nanométrico transparente que bloquea la luz UV y facilita una solución para el envasado de frutas y verduras; un laminado doble compuesto por celulosa y biopolímeros obtenidos de fibra vegetal, con cierre hermético al vacío para alargar la vida útil del producto cárnico que contiene, con un exterior de cartón FSC 100% reciclable… son algunos de los envases más innovadores procedentes de materiales celulósicos que estamos viendo cada vez con mayor frecuencia en los lineales. También en el packaging orientado al e-commerce.

Según la Asociación Española de Fabricantes de Envases, Embalajes y Transformados de Cartón, ASPACK, en 2018 se incrementó un 3,5% la facturación global del sector y se prevé que 2019 será el año que marque tendencia en la creciente introducción del cartón en alimentación. En el artículo profundizamos en las tendencias que están marcando la industria del envase alimentario, destacando entre ellas la sustitución progresiva del plástico por el cartón por la demanda del consumidor.

La consultora McKinsey & Company identifica cinco tendencias que supondrán un cambio disruptivo en la industria del packaging en los próximos años:

  • El auge del comercio electrónico provocará una reformulación de los requisitos del packaging para envíos.
  • Cambios en las preferencias de los consumidores, quienes demandan envases más sostenibles, convenience y asequibles. El rechazo del plástico y la aceptación del cartón es un ejemplo de esta evolución.
  • Apuesta por la sostenibilidad en toda la cadena de valor.
  • Un menor margen de beneficio
  • El Internet de las Cosas. La industria apostará por ofrecer un valor diferencial al integrar la tecnología en el envase.

Como vimos en Meeting Pack 2019, la industria de materiales está evolucionando a pasos acelerados hacia envases más sostenibles, inducida en gran medida por la gran distribución y las marcas de alimentación, que han identificado en el envase un punto crítico en la tendencia de compra del consumidor.

Todos los agentes coinciden en que el compromiso con la sostenibilidad ha de ser un valor empresarial que se alinea con la Economía Circular, con la eficiencia energética o el propósito de reducir la huella ambiental, pero también una respuesta a las tendencias de consumo actuales.

Reducir, reutilizar, reciclar y recuperar son principios que adquieren un protagonismo creciente en clave sostenibilidad y que generan cambios en toda la cadena de valor del envase.

Si bien en MeetingPack 2019 ya percibimos los avances en este campo. Y observamos como la combinación de envases de materiales celulósicos con una fina capa de film fácilmente separable se convertía en una solución eficaz para un número importante de productos. Un ejemplo de esto fue la bandeja para alimentos frescos presentada por AINIA cuyo material en un 90% es cartón y es 100% reciclable. Está recubierta con una fina capa de film y puede utilizarse para el envasado y conservación de carnes frescas, pescados, frutas y hortalizas, pizzas, yogures o embutidos.

Con o sin razón (no siempre los envases celulósicos son más sostenibles que los plásticos) el rechazo social al plástico está llevando a la alternativa del cartón que, se quiera o no, casi siempre va recubierto con algún film para asegurar la inocuidad del alimento, su seguridad y vida útil.

Pese a todo, es una constatación entre los diversos agentes que el empleo de materiales celulósicos en envases para alimentos está creciendo. Hemos analizado, en el contexto del Observatorio del Envase de Ecoembes, con quien colaboramos, otras soluciones innovadoras en envases de cartón. Algunas son destacadas.

Por ejemplo, un envase para productos cárnicos de la empresa Parkside, que ha desarrollado un film laminado biobasado y compostable. En este caso, para el envasado al vacío en skin (VSP) de beicon curado. Es el primer pre-envasado compostable industrialmente.

Se trata de un laminado doble compuesto por celulosa y biopolímeros obtenidos de árboles  fibra vegetal, con cierre hermético al vacío para alargar la vida útil del producto. El exterior es de cartón FSC 100% reciclable.

Una demonstración de cómo reformular el packaging para adaptarlo al comercio electrónico, tendencia apuntada por la consultora McKinsey & Company, lo presenta la empresa Crowd Cow, un e-commerce de productos cárnicos artesanos.

Todos los materiales que empleará en el envío de sus productos serán completamente compostables y biodegradables. Se podrán compostar, quemar o desintegrar en el agua de forma segura, lo que lo convertirá en uno de los embalajes más ecológicos del mundo, según el fabricante.

Como solución para el envasado sostenible de frutas y verduras, investigadores de la Universidad de Utrech (NL) han creado un papel nanométrico transparente que bloquea la luz UV. Es más resistente y barrea que el papel normal, y se ha desarrollado a partir de bacterias y piel de naranja residual tras extraer la pectina.

Por su parte, Proseal presenta una solución premiada por la APPMA. Se trata de un envase también para fruta y verdura de pulpa de madera con film plástico de sellado. Con ello se consigue reducir el plástico en el envasado de fresas en un 96%. Es reciclable y compostable en condiciones domésticas.

Otra solución novedosa reciclable y compostable apta para contener agua o frutos secos es Recool, un recipiente-nevera hecho de papel reciclable y cera parafinada creado por la empresa Igloo. Es capaz de mantener hielo durante 12 horas.

Más ejemplos.  Cascades y Sonoco han producido un envase para alimentos sostenibles de papel y cartón con propiedades barrera, reciclables y compostables recubierto utilizando la tecnología de revestimiento a base de agua. Estos recubrimientos funcionales y de barrera están diseñados para reemplazar las aplicaciones no compostables que se utilizan tradicionalmente en el diseño de contenedores plegables para llevar de cartón.

Los envases take away también son ejemplo de tedencia La empresa Colpac ha creado para PizzaExpress tarrinas de cartón, renovables y reciclables que mantienen el calor de los alimentos cocinados o fruta fresca.

En AINIA contamos con un equipo multidisciplinar que trabaja en el conjunto de la cadena de valor del packaging y aporta soluciones integrales y personalizadas. En envases de celulosa, tenemos incluso prototipos de bandejas con material celulósico que incluyen innovación propia entre nuestras iniciativas en I+D, además de la actividad en proyectos específicos y confidenciales con empresas.

Pero, además, somos especialistas en adaptar cada envase a los requerimientos del producto y del consumidor, cumpliendo los desafíos de seguridad y sostenibilidad.

AINIA tiene también una línea de actividad en la valorización de residuos con componente lignocelulósico procedente de la industria alimentaria, para la obtención de productos de valor añadido como son las microfibras de celulosa, un material que proporciona una mejora de las propiedades de resistencia, barrera y otros a los envases.

Si tiene cualquier necesidad en el ámbito del envase alimentario, cosmético o similar o quiere desarrollar alguna idea novedosa, desde el eco-diseño a la búsqueda de nuevos biomateriales, contacte con nosotros, nuestra misión es cooperar con empresas aportándoles valor con I+D+i.

Fuente: AINIA

Share