Inicio > Panadería > Las 6 pautas para reconocer un buen pan artesano

Las 6 pautas para reconocer un buen pan artesano

sábado, 6 de febrero de 2016

Pan bregado, hogaza, baguette… aprende a diferenciar el pan de calidad con los consejos que nos da Moncho López (panadero)

La calidad en los alimentos es la característica que más exigimos, decantándonos por productos eco, orgánicos o artesanales frente a los industriales. Existe una tendencia cada vez más natural, en lo que a la comida se refiere, huyendo de los aditivos y alimentos cultivados con pesticidas y demás sustancias químicas.

Por ello el marketing del packaging, que se ha dado cuenta de este cambio, está utilizando más los colores verdes y marrones que inundan los envoltorios de nuestros alimentos para hacernos creer que son productos naturales. Con los alimentos pasa lo mismo.
Muchos panes, bollos y demás postres se hacen pasar por rústicos o artesanos oscureciendo su color (añadiendo colorantes o caramelo para conseguir esta tonalidad), espolvoreando harina para dar un aspecto de ‘artesanalmente hecho’ o crean formas desiguales para evitar el ‘copia y pega’ característico de los alimentos industrialmente hechos.

Siempre es recomendable leer bien las etiquetas de los que consumimos para conocer qué estamos ofreciendo a nuestro cuerpo, pero en lo que a panes se refiere es más complicado saber si son realmente artesanales o no. Por ello sigue estos 6 consejos para distiguir un pan de calidad:

Las 6 pautas de todo pan artesano según Moncho López :

  1. El pan tiene que pesar. Aunque parezca que el pan pesado es más denso y difícil de digerir, no es así. Como asegura Moncho López: “cuanto más pese en la mano, menos pesa en el estómago”.
  2. La corteza tiene que ser crujiente. Un buen pan se reconoce por su corteza color pardo, más gruesa que la del pan industrial y muy crujiente.
  3. La ‘suela’ debe ser lisa, porque eso indica que se ha cocido en horno de piedra. El pan elaborado en horno de piedra requiere un horneado lento lo que repercute directamente en una digestión más fácil. Huye de los panes con base en forma de rejilla porque eso denota cocción en horno con ventilador y por tanto, producción industrial.
  4. La miga debe tener agujeros grandes e irregulares y esta es, quizás, una de las características más definitorias del pan artesano.
  5. Irregularidad. “La industria hace fotocopias, el artesano hace hermanos”, con esta gráfica frase resume Moncho la diferencia entre el formado a mano y el hecho por una máquina.
  6. Tiene que oler a pan. En general, si el pan no huele es que no ha reposado el tiempo suficiente para que se desarrollen los ácidos orgánicos responsables de ese olor característico.

Fuente: Mujerhoy.com

Share
Comentarios cerrados.