La industria de alimentos ante la creciente digitalización

      Comentarios desactivados en La industria de alimentos ante la creciente digitalización

Alimentar a una población creciente de forma sostenible es un reto que se une a la preocupación por la seguridad y calidad de los alimentos, sin olvidar las exigencias de un entorno hipercompetitivo que exige un esfuerzo constante en innovación. El desarrollo tecnológico digital es clave para afrontar con éxito esos desafíos.

La industria alimentaria es una de las más tecnificadas y gracias a ello podemos comer alimentos fuera de temporada, seguros para la salud y que incorporan los nutrientes necesarios, pero ¿cómo se está adaptando este mercado a la era de la digitalización?

La disrupción digital se encuentra en la agenda de gran parte de la Alta Dirección, sin embargo en la mayoría de las organizaciones, las iniciativas en esta materia continúan confinándose a proyectos individuales que generalmente están desconectados de la estrategia y el modelo de negocio.

Si bien este enfoque puede funcionar para dar los primeros pasos, se encuentra muy lejos de lo que podría considerarse una estrategia de transformación verdaderamente digital.

El ritmo del cambio aumenta exponencialmente día tras día, dificultando alcanzar y mantener la posición de liderazgo en cualquier industria; para contrarrestar esta realidad, las organizaciones necesitan acelerar el empleo de nuevas soluciones digitales, considerando que esta transformación se encuentra revolucionando la forma en que los negocios operan e interactúan cotidianamente.

Los cambios se reflejan en el mercado casi inmediatamente después de que aparecen en determinado sector y, al mismo tiempo, las exigencias del cliente son cada vez más altas. Por ello, los modelos de negocio tienen que adaptarse y evolucionar según las principales tendencias y mejores prácticas para proporcionar una oferta vanguardista e innovadora.

Centrarse en el cliente

Los clientes buscan productos y servicios personalizados de acuerdo con sus preferencias. Por ello, la oferta que hacen las empresas debe evolucionar todos los días para satisfacer esta exigencia de forma inmediata.

Además, hay que asegurar experiencias únicas y excepcionales a lo largo de las múltiples interacciones que se tienen con ellos, de ahí surge la importancia de redefinir las estrategias de negocio asegurándose de que están centradas en el cliente, con base en aspectos como:

–       Principales tendencias y drivers de cada industria
–       Impacto de las tecnologías en el modelo de negocio y operativo
–       Perspectiva de las organizaciones vs. perspectiva cambiante / exigente del cliente

Sin embargo, hoy en día aunque 89% de las organizaciones esperan competir con un modelo de negocio centrado en el cliente, tan solo 11% tiene un plan estratégico para lograrlo, a pesar de que las estrategias en este rubro se han vuelto un imperativo en la mayoría de las industrias. Es claro que se requiere un plan de acción concreto por parte de las organizaciones para atender este tema.

3 PUNTOS PARA CONVERTIRSE EN UNA EMPRESA DIGITAL
La tecnología hace realidad la transformación digital, pero su éxito depende de una amplia variedad de factores independientes entre sí. Una estrategia digital exitosa debe incluir la integración del front-, middle- y back-office, para cubrir y aun sobrepasar las expectativas de los clientes.

Ante este contexto, las empresas se ven cada vez más presionadas para competir digitalmente y el mercado y los modelos de negocio establecidos desde hace mucho tiempo se ven afectados por las nuevas empresas que nacieron ya como entidades digitales.

Para comprender el potencial digital y el desafío disruptivo que esto representa para los modelos de negocio existentes, hay que considerar tres categorías de innovación:

1.  Cliente como eje central generador de información / data para tomar decisiones estratégicas sobre el negocio.
2.  Redefinición de mercados por medio de las tecnologías emergentes para tener acceso a clientes en geografías que anteriormente eran inaccesibles.
3. Creación de productos y servicios innovadores que utilicen tecnologías emergentes para diferenciarse de los competidores.

Finalmente, para convertirse en una empresa verdaderamente digital es necesario seguir los siguientes pasos de evolución:

1.      Discovering “Digital” (definir qué significa ser digital para la organización)
– Considerar qué tecnologías de disrupción digital son las más adecuadas para el modelo y objetivos de negocio.
– Crear la visión digital e identificar los habilitadores y las capacidades digitales clave para la organización futura.
– Comprender el ecosistema digital del mañana y la posición de la organización dentro de él.

2.      Mapear las iniciativas estratégicas para cumplir la transformación digital
– Definir el perfil digital a futuro e identificar las iniciativas digitales más relevantes que se pretenden alcanzar.
– Evaluar la adecuación, viabilidad y solidez de las iniciativas identificadas.
– Valorar a detalle el caso de negocio necesario para el cambio.

 3.      Comenzar a moverse y mantenerse alerta
– Monitorear el desempeño comercial contra objetivos y metas establecidas (indicadores clave de desempeño, conocidos por sus siglas en inglés como KPI).
– Prepararse para experimentar, aprender y adaptarse constantemente y rápido.

Hay poco tiempo y las condiciones del mercado cambian cada minuto. Si las organizaciones no se adaptan a un modelo de negocio que esté en sincronía con el futuro digital siguiendo estas acciones, entre otras, podrían quedar rezagadas o incluso ver comprometida su permanencia en el mercado.

* Autor:  Oscar Silva y Lina Angelov, Socio y Directora (respectivamente) del área de Global Strategy Group de KPMG México.

Fuente: Ènfasis

Share