Inicio > Empresas > La industria de alimentación incrementa las ventas un 0,52%

La industria de alimentación incrementa las ventas un 0,52%

viernes, 20 de mayo de 2011

Obtuvo 81.369 millones de euros en ventas en 2010 , que compensan la caída del consumo interno

La industria de la alimentación y bebidas cerró el año 2010 con unas ventas netas por valor de 81.369 millones de euros, lo que supone mantener el nivel de actividad con respecto a 2009 con un ligero incremento nominal del 0,52%.

Estos datos han sido presentados por Horacio González Alemán, Secretario General de FIAB y por Simón Sosvilla, Catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y se extraen del Informe Económico 2010 de FIAB.

González Alemán ha subrayado que en este momento el sector “se halla en un punto de inflexión y precisa de una mejora del entorno macroeconómico que permita una recuperación del consumo y por lo tanto de la actividad del sector. Por el contrario, si no se toman las medidas oportunas, o se toman aquellas que desincentiven el consumo corremos el riesgo de que el sector continúe disminuyendo su actividad y el número de empleos”.

Simón Sosvilla, por su parte, ha recordado que el sector “continúa siendo estratégico y un motor de la economía, tal y como lo han reconocido el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y el propio gobierno, incluyéndolo en el PIN 2020 como uno de los cinco sectores estratégicos para la recuperación económica del país”.

De hecho, su contribución al PIB -representa el 7,6%- es sólo superada por el Turismo (10,3%) y se encuentra por encima de otros sectores apuntados como “estratégicos para la economía” como las TIC (7%), o la automoción (3,3%).

El sector emplea a un total de 445.457 personas, lo que supone el 17% del empleo industrial y un 2,5% del empleo total en España. Si bien la tasa de paro en el sector se sitúa 9,5 puntos por debajo del total de la economía, el año pasado el número de empleados del sector se redujo en más del 3%, aumentando a la vez el número de ERES y de empleados afectados por estos. Los datos del primer trimestre de 2011 muestran que esta tendencia de destrucción de empleo se ha acelerado y se sitúa más cerca de los datos del resto de la industria, con 8.000 empleados menos que en el último trimestre de 2010.

Exportaciones, elemento clave

El mercado exterior destaca como un elemento clave en el sector que permite compensar en cierta medida la caída de consumo interno. Las exportaciones aumentaron en 2010 por encima del 10% y alcanzaron los 16.776 millones de euros, mientras que las importaciones se situaron en 16.012 millones. Esto da como resultado un saldo de 765 millones de euros. Este ha sido el segundo año consecutivo con un saldo comercial positivo, que contribuye a que el sector sea el segundo mayor exportador, tras el del automóvil. Estas cifras sitúan a España entre los tres mayores exportadores de la Unión Europea, muy cerca del segundo país en el ranking, Italia.

Entre los países de destino que experimentaron un mayor crecimiento en 2010 destacan China (53%), Brasil (51%) y Rusia (47%), a los que se suman los mercados tradicionales como la UE, México o EEUU.

Desciende el consumo doméstico

Respecto al consumo y el gasto de alimentación y bebidas, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, bajó en 2010 y esta tendencia prosigue en 2011. En concreto, el consumo en los hogares disminuyó en un 1,1% en 2010, mientras que fuera del hogar lo hizo un 3,1%. La debilidad del consumo, que afecta muy directamente al sector alimentario, viene condicionada por la falta de confianza y el menor poder adquisitivo.

El reparto del gasto de la cesta de la compra está liderado por la carne, con un 23,08% del gasto, el pescado (13,66%), las frutas frescas (9,13%), y los derivados lácteos (8,08%). Entre los alimentos con un mayor aumento en el consumo destacan las patatas congeladas (11,8%), los zumos y néctares (10,4%), y el resto de carnes (10,3%). Por el contrario, los alimentos que registraron los mayores descensos de consumo fueron el resto de aceites (-25,5%), los mariscos, moluscos y crustáceos (-12,1%) y los vinos espumosos y cavas (-11,3%).

La industria alimentaria engloba un total de 30.261 empresas. El 96% está configurado por pymes que, en su mayor parte, cuentan con menos de 50 empleados. En 2010 se ha producido una disminución del 1,27% en el número de empresas frente a 2009. A pesar de todo, es la única industria que genera confianza para la inversión. En el pasado ejercicio la inversión extranjera en el sector representó el 41% de la inversión foránea en la industria española, triplicando la cifra de 2009. En cuanto a la inversión española en el extranjero, el sector alimentario representó el 49% de las inversiones industriales en el exterior, quintuplicando la cifra conseguida en 2009.

Retos de presente y de futuro

Las tendencias observadas en los primeros meses de 2011 señalan que seguirá siendo un año complicado para el consumo, las ventas y también para el empleo. El sector de la alimentación y las bebidas comienza a destruir puestos de trabajo en línea con el resto de la industria. González Alemán ha dicho que “la restricción del crédito comportará dificultades para nuestras empresas” y ha recordado que “el exceso de normas en debate parlamentario provoca incertidumbre y riesgos regulatorios que no ayudan al sector”. Todo ello influirá –según sus indicaciones – “en la continuación de la pérdida de valor de los últimos años”.

Para este futuro cercano ha reclamado un entorno “que permita volver a la senda del crecimiento y recuperar los niveles de producción anteriores a la crisis”, es necesario que el gobierno tome medidas esenciales como la reforma del mercado laboral, potencie las exportaciones, se facilite la obtención de crédito a las empresas y las familias, se incentive el consumo y que no se desarrollen normativas restrictivas para el sector.

 

 

Share
Comentarios cerrados.