La familia Mars, heredera del imperio de los dulces Snickers y M&M’s

      Comentarios desactivados en La familia Mars, heredera del imperio de los dulces Snickers y M&M’s

La familia posee una fortuna estimada de 89,7 mil millones de dólares

Son los herederos del trono dulce de Mars Inc., fabricante de Snickers, las barritas Mars, Milky Way Bars, Twix, M&M’s y más, sin mencionar una cartera de productos PetCare, bebidas y gomas de mascar, entre otros.

La empresa, de 106 años, ha ayudado a la familia Mars a construir una fortuna estimada de 89,7 mil millones, según Bloomberg. Los seis miembros de la familia que figuran en la lista Forbes 400 comparten 72.000 millones de dólares de esa fortuna, lo que los convierte en la tercera «dinastía» familiar más rica de Estados Unidos, según el informe «Bonanza Billionaria» del Instituto de Estudios de Polizas.

Tímida con la prensa y evitando el protagonismo, la familia Mars sigue siendo un poco misteriosa. Se sabe que mantienen a la compañía «notoriamente privada», en palabras de Cadie Thompson, de Business Insider. La sede es considerada «anónima» por el reportero de Guardian Andrew Clark.

Sin embargo, Mars Inc. ha comenzado recientemente a intentar deshacerse de su historia secreta. Durante los últimos años, la familia de Mars y los ejecutivos de la compañía han comenzado a hablar.

La fortuna de 89,7 mil millones de dólares de la familia Mars está arraigada en su imperio familiar de dulces, Mars Inc.

El fundador Frank Mars aprendió a bañar a mano chocolates a una edad temprana; en 1911, comenzó a vender dulces en su cocina en Tacoma, Washington.

Durante la Depresión, el fundador y su mujer, Ethel, se convirtieron en «luminarias sociales». Poseían un auto de lujo, Deusenberg, de 20.000 dólares y tenían dos casas para pasar las vacaciones en Wisconsin y Tennessee.

También abrieron al público su casa de vacacioones de Tennessee, Milky Way Farms Racing Stables, para recaudar fondos y para eventos públicos. El caballo de Ethel ganó el Derby de Kentucky en 1940, asegurando su «puesto en la sociedad de los cocteles de julepe de menta».

El hijo de Mars, Forrest Sr., se unió a la empresa en 1929.

Hicieron el primer turrón de chocolate y sentaron las bases de las barritas Milky Way y Snickers. Forrest Sr. se peleó con su padre y en 1932, le dieron la receta de las barras de Milky Way para comenzar su propio negocio.

Desde entonces, la compañía ha sido conocida por las barritas del mismo nombre Mars, 3 Musketeers, Twix y M&Ms. Más de 400 millones de M&Ms se producen en los Estados Unidos todos los días.

El secreto de la compañía se remonta a cuando Forrest Sr. patentó el método para el arroz del tío Ben y los jefes militares estadounidenses intentaron anular la patente para suministrarlo a sus tropas.

Presuntamente, Forrest Sr. evitó tanto a los fotógrafos como a las entrevistas.

A diferencia de sus padres, Forrest Sr. era relativamente frugal.

Crió a sus hijos de la misma manera: mientras ellos asistían a internados exclusivos, realizaban  tareas en casa para ganarse una paga.

Sin embargo, compró una granja de 740 acres en Virginia en la década de 1940. Él y su mujer, Audrey, vivieron separados durante gran parte de su matrimonio: ella tenía un apartamento en el ático en The Watergate.

Forrest Sr. ha sido descrito como «extremado mal genio», pero fue elogiado por separado como «uno de los empresarios más brillantes y exitosos de este siglo» por la revista Fortune en 1984.

«Era un líder icónico, dedicado y muy respetado», dijo un portavoz de Mars a Business Insider.

Cuando Forrest Sr. murió en 1999, sus hijos — Jacqueline, John y Forrest Jr. Mars — heredaron una participación en la empresa.

Actualmente, Jacqueline y John son propietarios, pero no administran activamente Mars Inc. Tienen la mayor parte de la fortuna familiar al contar con 24 mil millones de dólares cada uno.

Se ubican en la lista Forbes 400, junto a las cuatro hijas de Forrest Jr., que tienen 6 mil millones de dólares cada una. La fortuna colectiva de los seis es de 72 mil millones de dólares, lo que la convierte en la tercera «dinastía» familiar más rica de Estados Unidos, según el informe Billionaire Bonanza.

Jacqueline es la única hermana con un estilo de vida «cercano a reflejar su condición de multimillonaria», escribió Jan Pottker para The Washingtonian en 2008.

Según las noticias, valoró su patrimonio en Nueva Jersey en 2 millones, tiene un lugar llamado Granja Stonehall en Virginia y mantiene el ático de Watergate de su madre. Al igual que su familia, Jacqueline mantiene la privacidad.

En 2013, Jacqueline estuvo involucrada en un accidente automovilístico en el condado de Loudon. «Estaba conduciendo su Porsche SUV» cuando su vehículo cruzó la línea central y chocó contra una minivan en dirección este», informó el Washington Post.

«Según las autoridades, Mars le dijo a un testigo que estuvo en la escena del accidente que se había quedado dormida mientras conducía», escribió Caitlin Gibson de The Washington Post. «Las pruebas no revelaron indicios de drogas, alcohol o medicamentos que pudieran haber causado el desmayo… Los testigos dijeron que Mars no estaba acelerando o conduciendo erráticamente antes del accidente».

El accidente ocurrió en el condado de Loudon; la conductora del otro automóvil perdió al hijo que esperaba, un pasajero murió y otros pasajeros resultaron heridos. Las víctimas instaron a la corte a no pedir cárcel para Jacqueline, quien se declaró culpable. Se le ordenó pagar una multa de 2.500 dólares.

«No puedo retroceder en el tiempo. No puedo cambiar lo que sucedió», dijo Mars, que planeaba ayudar a la familia, en un comunicado. «Siempre viviré con la pena y la pérdida causada por esta tragedia».

Jacqueline y su exmarido, David Badger, tienen tres hijos. Su hijo Stephen Badger es el presidente de Mars Inc.

Recientemente, la compañía ha comenzado a abrirse sobre su negocio para ser transparente con los consumidores y atraer talento, según dijo Badger a Business Insider.

«Durante la mayor parte de nuestra historia, de hecho… durante el 99% de nuestra historia, hemos optado por no estar a la vista del público y realmente hemos querido que nuestras marcas atraigan a los consumidores. Y, sin embargo, los tiempos han cambiado», dijo Badger.

No se sabe mucho sobre el hermano de Jacqueline, John, pero en marzo de 2015, la reina Isabel II lo nombró caballero honorario.

Tanto él como Jacqueline dirigen la Fundación Mars, que dona dinero a causas educativas, ambientales, culturales y relacionadas con la salud. La empresa también cuenta con un programa de voluntariado.

Tanto John como Forrest Jr. heredaron la tendencia de su padre de evitar el protagonismo. Y las actitudes frugales de su padre se quedaron en ellos: ambos hermanos supuestamente viven en departamentos relativamente asequibles.

«Cuando estaba creciendo, me sentía muy normal», dijo la hija de Forrest Jr., Pamela Mars, a Campden FB. «No me sentía diferente a nadie. Hacíamos quehaceres en la casa, íbamos a la escuela. No llevábamos un estilo de vida diferente al de nuestros mis amigos».

Jacqueline y el hermano de John, Forrest Jr., fallecieron en 2016. Sus cuatro hijas, Victoria, Valerie, Pamela y Marijke, heredaron una participación del 8% en Mars Inc.

Victoria, hija de Forrest Mars Jr., es la expresidenta de la junta directiva de Mars Inc. Un portavoz de Mars le dijo a Business Insider que hay seis posiciones rotativas en la junta.

Al crecer, Pamela vivió en Holanda y Francia durante varios años antes de regresar a Estados Unidos para realizar los diversos trabajos de su padre en Mars Inc. Después de graduarse de Vassar y trabajar en publicidad, Pamela se unió a la empresa familiar como supervisora ??de operaciones. Subió de rango y, después de un año sabático, se convirtió en la presidenta de la junta, una posición a la cual luego renunció.

Según Forbes, Valerie y Marijke trabajan en Mars y forman parte de la junta directiva de la compañía.

Durante años, la familia fue conocida por ser «notoriamente discreta», por mantener sus vidas personales y Mars Inc. fuera del ojo público.

«La compañía Mars y la familia propietaria del gigante de los dulces han hecho de la discreción una forma de vida», escribió Pottker. El analista de alimentos de Morningstar, Mitchell Howard, calificó a Mars como «una compañía muy, muy tranquila».

Apodadas como «el Kremlin», las oficinas centrales de Mars Inc. están ubicadas en los suburbios de Virginia y han sido descritas como «secretas» y «anónimas».

Hoy en día, cuatro segmentos de negocios comprenden Mars Inc .: cuidado de mascotas, Mars Wrigley Confectionery, alimentación e innovación.

En 2008, Mars Inc. se expandió del chocolate a la goma de mascar cuando adquirió Wrigley Jr. Company por 23 mil millones, y compró Iams y otras dos marcas de alimentos para mascotas en 2014 a Procter & Gamble por casi 2,9 mil millones de dólares.

La compañía de 35 mil millones de dólares es la quinta empresa privada más grande del país (Estados Unidos), y anteriormente fue clasificada como el mejor lugar para trabajar por la revista Fortune.

Mars Inc. puede atribuir su éxito a los cinco principios que Pamela Mars llamó la base de la empresa: calidad, responsabilidad, reciprocidad, eficiencia y libertad.

Si bien la compañía ha sido criticada anteriormente por no donar suficiente, Mars Inc. dice que hace contribuciones anónimas.

En 2012, donó 5 millones de dólares al Museo Nacional Smithsonian de Historia Americana para renovaciones y una nueva galería.

Jacqueline también apoya al equipo ecuestre olímpico de Estados Unidos y es miembro de la Fundación del Equipo ecuestre de Estados Unidos. Ella forma parte de varias juntas, incluyendo la Biblioteca Deportiva Nacional y el Museo de Bellas Artes, el Smithsonian y la Reserva Prairie Americana.

De acuerdo con un portavoz de Mars, recibió el primer «Premio al Patrimonio» de la Fundación de los Archivos Nacionales por su apoyo a los Archivos Nacionales y otras instituciones artísticas y culturales en Washington, D.C.

También desempeñó un papel importante en la fusión de la Ópera con el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas y se comprometió durante varios años para apoyar los programas de las Artes Escénicas de Washington.

«La familia siempre ha creído que la mayor contribución al mundo que queremos mañana es a través de lo bueno que Mars, Inc. puede hacer todos los días, y la familia reinvierte gran mayoría de las ganancias obtenidas en la empresa», dijo un portavoz de la compañía a Business Insider.

Y en 2017, la compañía realizó una inversión de 1.000 millones de dólares en un programa de sustentabilidad que contribuirá a los Objetivos de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas y al Acuerdo Climático de París.

Fuente: MSN

 

Share