Inicio > Panadería > La barra del pan, por los suelos

La barra del pan, por los suelos

viernes, 29 de enero de 2010

Algunos supermercados y tiendas 24 horas ofrecen el producto por hasta 30 céntimos, la guerra entre panaderos y grandes superficies hunde los precios.

El sector del pan se tambalea, sacudido por la crisis económica y el acecho de las grandes superficies y las tiendas 24 horas. Pese a la sensación de unidad que desde la Asociación de Panaderos tratan de transmitir, cada uno hace la guerra por su cuenta y la unificación de precios hace tiempo que pasó a mejor vida. Algunos pensaron que la recesión sería la gallina de los huevos de oro para el gremio, al tratarse de un alimento básico, pero la realidad ha sido bien distinta y el consumo ha descendido estrepitosamente, con el consiguiente batacazo en los ingresos.

Según aclara el gremio de panaderos, los supermercados, los comercios 24 horas y algunas gasolineras tienen «congelados» los precios, por lo que mantenerse a flote está cada vez más difícil. «Estamos manteniendo los puestos de trabajo, y tal y como está el patio, ya es bastante», aclara Antonio Parra, presidente de los panaderos.

Parra comenta que «las pérdidas en el sector se sitúan en torno al 25%: el consumo ha bajado mucho, cuando pensábamos que con la crisis íbamos a vender más». Los hipermercados ofrecen un producto, precocido, a unos 45 céntimos la barra común, mientras que en las panaderías el precio medio ronda los 70 céntimos.

Luis Tesón, de La Colegiala de El Raal, aclara que «la situación no es nueva: hace años que estamos en guerra por el pan, pero es muy difícil competir con los supermercados. Los que aún creemos en el gremio no tenemos problemas entre nosotros, pero el conflicto aparece cuando te colocan una tienda 24 horas al lado de tu panadería».

«No hay guerra entre los panaderos artesanos. La guerra empieza cuando la competencia no te permite trabajar y tira los precios. La barra normal de pan está sobre los 80 céntimos, mientras que en algunas tiendas y grandes superficies pueden llegar a pedir tan sólo 30. Eso sí, el pan que venden en estos establecimientos es congelado», declara Tesón.

La panadera Conchi Pérez, con veinte años de experiencia en el sector, asegura que está viviendo su «peor época profesional. Tengo la barra de pan a 70 céntimos, pero no puedo bajarla más: me iría a la quiebra, aunque tal y como están las cosas estoy muy cerca de tener que echar la persiana para siempre. La situación es cada vez más complicada y no tiene pinta de que se vaya a arreglar a medio plazo».

Rocío Sigüenza, del barrio de San Antolín de Murcia, se queja de la cantidad de tiendas 24 horas que han abierto en el distrito en «apenas unos meses. Competir contra estos establecimientos es muy difícil: ponen los precios que les da la gana y abren muchas más horas al día que nosotros. Si la situación sigue así me veré obligada a cerrar mi establecimiento: no creo que aguante más de un año en estas condiciones. Desde el 2008 no he tenido apenas beneficios, y el número de clientes va en declive».

Los precios son libres
Los panaderos apuntan a las grandes superficies como principales causantes de sus problemas de liquidez. Algunos supermercados ofrecen pan precocinado a unos 45 céntimos la barra común, precio con el que los maestros panaderos no pueden competir. Según fuentes de Carrefour, «la política de precios es libre y cada uno establece lo que cree conveniente. No obstante, la cuota de mercado de nuestras panaderías es escasa, no más del 7%, por lo que no creemos que sea un obstáculo para los demás vendedores».

Fuente: laverdad.es

Share
Comentarios cerrados.