Inicio > Empresas, Panadería > Granier, o cómo comerse el mercado del pan bajando radicalmente los precios

Granier, o cómo comerse el mercado del pan bajando radicalmente los precios

viernes, 8 de agosto de 2014

Su fundador, Juan Pedro Conde, se defiende ante los ataques de la competencia que le acusa de poner precios imposibles

Se ha hecho famosa por declarar primero la guerra del pan y después la guerra del Croissant. Es una empresa catalana implantada en toda España que ha acaparado la atención de la sociedad y los medios por su ambiciosa estrategia. Sus precios y su sistema de expansión en franquicias han alterado la relación de fuerzas en el sector, algunos de cuyos representantes acusan a Granier de competencia desleal por tirar precios. Croissants a 0,50 céntimos, 5 panecillos de sabores por 1,50 euros, quinteto de fartons a 1 euro o tres Berlinas a 1,50 euros son algunas de las ofertas que en los últimos meses han podido verse en los escaparates de Granier.

granier-panaderias

Para algunos competidores, son precios absolutamente imposibles e inasumibles con los costes actuales de materias primas, energía, etc., por lo que considera que alguien pierde o bien el que lo fabrica o el que lo vende y su único objetivo es acabar con los negocios cercanos y cuando ya no haya competencia posiblemente subirán los precios Una dura acusación que no ha arrugado al impulsor de Granier.

Su fundador, Juan Pedro Conde, se defiende recordando su lema empresarial: “ofrecer buen producto a un precio justo”, unos valores que han permitido a Granier crecer a gran velocidad desde el pueblo barcelonés de Vilanova y la Geltrú donde nació en 2009. Hoy día emplea a más de 2.000 personas a través de las más de 170 tiendas que posee o abandera en toda España.

Este año 2014 la compañía prevé alcanzar las 50 nuevas aperturas. Las últimas inauguraciones se localizan en Baleares, Extremadura, Sevilla (Dos Hermanas) y Bilbao. Barcelona es la provincia donde se concentran mayor número de establecimientos con un total de 76, seguida de Madrid con 38, Canarias con 10, Andalucía 11 y Comunidad Valenciana con 7, y Aragón con 4. La empresa cuenta con un maestro panadero que dirige las dos sedes productivas, la de Vilanova i la Geltrú y la de Madrid, esta última situada en la localidad de Algete donde cuenta con 5.000 metros cuadrados y con un equipo de 40 personas.

El volumen de trabajo en los dos obradores activos es de 8 millones de kilos de harina y 13 millones de kilos de masa de pan al año. Granier vende más de 65 tipos de panes artesanos y se considera una compañía global, con vocación de consolidar su presencia en España e iniciar su desarrollo en países como EEUU (Miami), Italia (Roma), Londres, Francia, Portugal, México y Marruecos. El volumen de actividad que ha alcanzado es relevante. Granier facturó en el último ejercicio 25 millones de euros y la marca, incluyendo la red de establecimientos, alcanzó los 80 millones de euros.

La inversión en desarrollo empresarial fue de 4 millones de euros en 2013. Este año su principal proyecto es la apertura de instalaciones productivas en Canarias, en concreto en Las Palmas de Gran Canaria, donde contará con 2.000 metros cuadrados. En total Granier emplea a 250 trabajadores directos y supera los 2.000 con los 172 establecimientos de toda España. Un pequeño imperio horneado a golpe de precios.

Fuente: Yahoo

Share
Comentarios cerrados.