Inicio > Empresas, Molinería > General Mills apoya producción sostenible de trigo

General Mills apoya producción sostenible de trigo

viernes, 7 de junio de 2013

GeneralMillsAtlasPara General Mills, Inc. y otras compañías de alimentos centradas en el negocio de cereales, hay mucho que ganar si se invierte en la producción sostenible del trigo y otros ingredientes para hornear, dijo Steven L. Peterson, director de sostenibilidad de General Mills.

La estrategia de General Mills

El señor Peterson describió la estrategia de sostenibilidad de General Mills en una entrevista con Milling&Baking News poco después del anunció que su compañía creaba una nueva área independiente a la responsabilidad social corporativa (RSC) para fomentar la sostenibilidad.

Peterson identificó tres razones que habían hecho que la sostenibilidad se convirtiese en una prioridad para General Mills:

El tema es importante para los consumidores de la compañía y tiene cada vez más relevancia.
Producir alimentos sostenibles es “la decisión correcta y lo que se debe hacer”.”Debemos trabajar juntos y colaborar de una manera que no se ha hecho antes”, según Peterson.
Este tipo estrategia se debe apoyar,  y no únicamente  para mantener a los clientes de la compañía satisfechos.

“Debemos proteger y conservar los recursos naturales de los que depende nuestro negocio”, dijo. “Esto incluye las materias primas  que ponemos en nuestros productos. Nuestro futuro negocio depende en gran medida de un suministro continuo de materias primas. El trigo y la avena son las principales materias primas” , concluyó.
La clave del éxito de Steven Peterson

La experiencia de Peterson es perfecta para la complicada serie de problemas que afrontará en su papel de director de abastecimiento sostenible. Tiene una amplia experiencia en operaciones en la cadena de suministro y abastecimiento.

Trabajó en The Pillsbury Co.  durante 15 años, y se unió a General Mills en el 2001, cuando Pillsbury fue adquirido. Antes de ser reubicado dentro de la empresa, era director senior de abastecimiento de ingredientes de Pillsbury. Posee y administra una granja en Paynesville, Minnesota, al oeste de Minneapolis. Además, Peterson está involucrado activamente con la Field to Market, donde participa como el vice-presidente de la organización.

La huella ambiental de la industria

A la hora de mejorar la sostenibilidad de General Mills, es necesario tener en cuenta la importancia de la procedencia de las materias primas. Peterson dijo que el análisis de la huella ambiental de la empresa de US$ 17 mil millones reveló que las dos terceras partes de esta huella provenían de sus proveedores. En el caso de su huella de agua, el porcentaje es de 99%.
A pesar del progreso real en sostenibilidad de General Mills, su éxito depende de la lucha contra el problema en su origen.

“Entendemos que el origen para cambiar al mercado  se encuentra en el inicio de la cadena de producción. Las compañías líderes de alimentos son conscientes de ello. Aproximadamente el 80% del agua dulce mundial se utiliza en la agricultura. En el caso del dióxido de carbono, el análisis es más complicado. A grandes rasgos, el número de la producción mundial de dióxido de carbono relacionado con la agricultura es una tercera parte”.

Partnership con Field to Market

Al analizar formas de reducir la huella medioambiental de la empresa,  Peterson contactó con Field to Market como “foro crítico.”

“Para la mayoría de categorías, como el trigo, no tenemos la definición de lo que es sostenible”, dijo. “Esta realidad se comentó en una mesa redonda en F.T.M. (Field To Market) donde estaban representados todos los miembros de la cadena de valor. Estaban representados casi  50 empresas.”

“Lo que es importante es que finalmente dentro del grupo se definió un concepto emergente de sostenibilidad sobre los cultivos . Fue difícil llegar a un acuerdo en torno al marco de acción, se calcularon los factores medioambientales clave necesarios para cultivar en Norteamérica “.

El proyecto piloto de la compañía en el Snake River Valley de Idaho creará una huella ambiental de referencia con la cual General Mills será capaz de valorar las mejoras con el tiempo, ajustadas a los caprichos de la Madre Naturaleza, dijo Peterson.

“Ahí es donde Field to Market quiere trabajar”, dijo. “El piloto en Idaho es uno de los muchos pilotos que se están realizando.”

“Más allá del trabajo en Idaho, estamos haciendo un trabajo similar en las praderas de Canadá. En uno de nuestros cultivos estratégicos: la avena “.

En Idaho, Peterson dijo que el proyecto de trigo probablemente se expandirá.
“Nos estamos centrando en un cultivo en este momento “, dijo. “Para medir el proceso con toda la rotación. Ahora estamos consiguiendo que la industria de la patata se una a nosotros en Idaho, después lo intentaremos con la remolacha azucarera y, posiblemente, la cebada “.

Resultados del proyecto piloto

El proyecto del Snake River Valley se inició hace tres años. Aunque, Idaho no es uno de los principales estados productores de trigo de Estados Unidos.  Peterson lo describió como una fuente significativa de trigo para General Mills. Se encuentra al este de Boise y al norte de Salt Lake City. Participan alrededor de 20 productores.

“No fueron seleccionados al azar”, dijo. “Son productores progresistas, sobre todo con tierras agrícolas de regadío. Son de diferentes situaciones geográficas. Nos reunimos con este grupo, y hablamos con ellos sobre la importancia del proyecto y les pedimos que participasen.”

“Conseguimos casi 60.000 acres de terreno para la producción de trigo que dividimos en tres temporadas de cultivo diferentes – 2010, 2011 y 2012,  usando el sistema de Field to Market.  Así es como se establecieron los parámetros para valorar  los resultados”.

La importancia de la recopilación de datos de referencia es difícil en proceso de la agricultura, dijo Peterson.

“Un punto clave sobre el enfoque de Field to Market, es que la misma organización trata de medir los resultados “, dijo. “No se trata de dar una lista de las mejores prácticas. Hay una gran cantidad de iniciativas de sostenibilidad. No estamos diciendo que no es valioso, pero hemos descubierto que los agricultores no siguen estas directrices. Porque parece que nosotros conocemos su trabajo mejor que ellos. Para nosotros, desde el primer momento sólo se trataba de medir. Eso es lo que hemos hecho en Idaho “.

Aún así, tomar datos y crear cambios no es lo mismo. Al analizar las posibles formas más eficaces para inducir al cambio entre los productores,  Peterson cree firmemente en lo que ha motivado siempre a él y al resto de su familia en su granja de Minnesota. “Los agricultores se motivan gracias a sus vecinos más eficientes”, dijo. “Siempre quisimos ganar a Frank, nuestro vecino, que es un gran agricultor.”

La recopilación de datos ha generado lo que Peterson llama “momentos de ajá” en las reuniones con los productores. Por ejemplo, cuando se informó a los productores que se requieren 3.500 litros de agua para producir una fanega de trigo, la reacción inicial fue de incredulidad.

“Nos tomamos un tiempo de espera”, dijo. “Teníamos que pensar en ello. ¿Cuánto bombeo se requiere? ¿Cuánta energía? Al día siguiente nos reunimos para discutir el tema “.

Los datos se presentaron comparando muchos aspectos de las prácticas de cultivo de cada productor ocultando su la identidad individual, lo que generó la curiosidad, dijo Peterson.

“Ahora estamos hablando de mejorar prácticas”, dijo. “Ahora bien, estos agricultores están interesados porque va a favor de sus mejores intereses. No porque General Mills se lo haya pedido. Ese la importancia de lo que estamos haciendo “.

Por ejemplo, Peterson dijo que el 95% de la tierra en el área piloto de Idaho es de regadío y la mayor parte con riego de pivote central (también llamado círculo de riego).
“Hay tecnología que reduce el consumo de agua y aumenta el rendimiento de la tecnología de riego de tasa variable “, dijo. “Se ha de poner en el pivote central. Es más inteligente. Se rocía a cada zona en el campo”.

“La idea de Field to Market es cómo escalar esto. Se trata de encontrar, lo que yo llamo el punto óptimo, donde se reduce el impacto medioambiental satisfaciendo a  las organizaciones no gubernamentales, pero conservando su cariz práctico “.

General Mills y Field to Market seguirán con la recopilación de datos para determinar que acciones ayudan al crecimiento sostenible, dijo Peterson.

Peterson es muy optimista sobre el enfoque adoptado en el proyecto piloto de Idaho.

“Lo podemos replicar en otros lugares y llegar a ese punto óptimo mejorando continuamente”, dijo. “Se introduce en la psique de los productores. Ellos quieren hacerlo. Van a hacer más dinero y reducir el impacto medioambiental “.
AACC International: directrices para productos integrales

Un alimento integral debe contener 8 gramos o más de grano entero por cada 30 gramos de producto, de acuerdo con la definición de la  Whole Grains Working Group de AACC recientemente aprobada por la junta directiva de la asociación.

El grupo de trabajo se formó para hacer frente a los problemas relacionados con los granos enteros y productos integrales. La doctora Julie Miller Jones, Ph.D.,  es la directora del grupo de investigación.

“En la actualidad, los consumidores están confundidos acerca de lo que constituye un alimento integral, y esta caracterización ofrece una orientación clara a los que tratan de consumir los niveles recomendados de grano entero,” dijo ella.

“Se puede usar a nivel internacional evitando cualquier conexión con ‘porciones’, que varían mucho en diferentes países, y también podría ser útil en la normalización de la investigación en los granos enteros, que era uno de los objetivos de la AACC”.

La Sra. Harriman, directora del área de alimentación y nutrición del Whole Grains Council en Boston,  dijo que muchos alimentos no se considerarán alimentos integrales bajo la nueva norma, incluso en algunos casos en los que todos sus granos sean granos integrales y contengan al menos 8 gramos de grano entero.

“La harina de avena seca se acepta, pero si se vende cocida, su peso aumenta cinco veces así que se descalifica según la directriz de AACC”, dijo. “Los comer alimentos combinados son otra categoría que este enfoque de la AACC ignora. Los alimentos saludables como el brócoli, la espinaca y las lentejas verdes en el  pastel de verduras – con una corteza de grano entero contiene 15 gramos de grano entero – no calificarían, ni lo harían las sopas, bebidas de cereales integrales, pizzas con corteza de grano entero y muchos otros platos mixtos completos de granos integrales “.

El Whole Grains Council no tiene planes de cambiar su sello de integral, que en abril estuvo presente en más de 8.400 productos diferentes en 41 países.

“Aplaudimos a la AACCI por su ardua labor en la creación de esta caracterización y esperamos que sirva como un primer paso hacia una futura definición que incluye todos los tipos de granos enteros de una manera significativa”, dijo Harriman.

Fuente: Club Darwin

Share
Comentarios cerrados.