Inicio > Empresas > Fabricantes a la sombra de marcas blancas

Fabricantes a la sombra de marcas blancas

viernes, 29 de abril de 2011

Cada vez es más frecuente encontrar empresas que se dedican exclusivamente a fabricar productos para las marcas de distribuidores como Mercadona, Eroski, Carrefour, AlCampo o El Corte Inglés.

A diferencia de lo que se pueda pensar, no son pequeñas compañías, sino verdaderos gigantes empresariales que fabrican para otras marcas, permaneciendo en el más absoluto de los anonimatos pero aumentando sus beneficios año tras año.

En los años 90, las marcas blancas eran producidas principalmente por empresas que tenían exceso de capacidad en sus fábricas y que se ofrecían a producir estas marcas con la esperanza de tener algún trato de favor de sus propias marcas, en el lineal del supermercado.

Un ejemplo de ello es Siro, que renunció a fabricar su propia marca de galletas para elaborar exclusivamente productos para Mercadona, lo que le ha supuesto un aumento del beneficio de explotación del 70% en solo dos años.

Estamos seguros que la buena marcha de esta empresa será un precedente para que otros fabricantes sigan su propio ejemplo y empiecen a fabricar al completo, o en parte, marcas blancas.

El concepto de marca blanca ha evolucionado positivamente a los largo de los últimos años hasta el punto que un estudio reciente, a nivel mundial, ha determinado que el 80% de los consumidores creen que la marca de distribuidor es igual o mejor que la marca de toda la vida.

Este aumento de confianza es debido a que la calidad de la marca blanca se cuida igual que la de los propios fabricantes. La materia prima de la marca de un fabricante es la misma, en la mayoría de los casos, que la que se utiliza en la marca de distribuidor y ello se refleja en la calidad final de la marca blanca.

No obstante, también hay que tener en cuenta que todavía existen empresas reticentes a fabricar para otras marcas, tales como Coca-Cola o Grupo Leche Pascual. Estas empresas defienden que el factor precio no es determinante, en los consumidores finales, a la hora de decantarse por su producto y no por el de la marca blanca.

De hecho, en 2010, la única marca de distribuidor que creció fue Hacendado, volviendo a ganar terreno los fabricantes tradicionales.

El tiempo dirá por qué tipo de marca (de distribuidor o de fabricante) se decantan los consumidores finales, aunque lo cierto es que para la economía española lo preferible es que los fabricantes de siempre ganen terreno para mantener una mejor salud laboral.

Y ustedes, ¿por quién apuestan?

 

Share
Categories: Empresas Tags:
Comentarios cerrados.