Inicio > Empresas > Entrevista a Jordi Gallès Presidente de Europastry

Entrevista a Jordi Gallès Presidente de Europastry

sábado, 14 de enero de 2012
Jordi Gallés: “No me interesa la marca, sólo la calidad”

Jordi Gallés: “No me interesa la marca, sólo la calidad”

Presidente de Europastry, líder en la producción de pan prehorneado.

¿Sabía que el30 % del pan que consumimos es congelado?,¿y que un tercio lo vende una empresa familiar catalana?,

¿Sabía que este pan español se vende también en Portugal, Francia, Alemania, Italia, Suecia, Japon y Corea?

La empresa en cuestión es Europastry y su presidente es Jordi Gallés.

Este joven, que lidera la compañía desde que hace un año muriera su padre, sabe que el reto de presidir una empresa que factura 380 millones de euros al año es arriesgado, pero no tiene miedo.

“Soy la tercera generación que está al frente de la empresa. Todo empezó con mi abuelo. Él tenía una panadería, pero se dio cuenta que por más empeño que le ponía no podía vender el mismo pan de calidad por la mañana que por la tarde. Empezó a congelar la masa porque es el mejor conservante.

Ahora la gente compra menos pan y quiere que le dure para más días. Nosotros apostamos por seguir innovando”.

En 2010 la empresa invirtió 10,3 millones de euros en innovación. “Siempre estamos sacando al mercado productos nuevos. Hacemos el pan como lo hacía mi abuelo, pero congelamos la masa para que el producto le llegue bien al consumidor. Con la bollería aplicamos la misma técnica.

Se trata de satisfacer las necesidades del consumidor, pero el sabor tiene que ser el de toda la vida”, afirma.

Aunque usted no lo sepa (y aunque no podamos decirlo en esta entrevista) los mejores establecimientos y grandes superficies le compran el pan a esta empresa familiar. “Me hundes a mí y a los que me compran si lo cuentas”. Hay algunos que presumen de bollería y pan y, en realidad “se la hacemos nosotros, pero no engañan a nadie, lo que venden está recién horneado y es casero. Nosotros no elaboramos bollería industrial, ni empaquetada ni en cajas ni a granel, se hace en el día”.

La bollería tiene muy mala fama, sobre todo desde que se impuso la moda de mantener la línea, pero la suya se vende bien. “Nosotros jugamos con una baza: la indulgencia. Cuando alguien se plantea comer un bollo que habitualmente no come, prefiere que sea de calidad y disfrutar con lo que come. Se dice a sí mismo que si va a engordar, mejor hacerlo con algo que le guste”.

Quizá Europastry no es una marca conocida, ni siquiera lo son los productos que vende, pero es que ellos no invierten nada en publicidad. Gallés cree que, como hicieron su padre y su abuelo, es mejor invertir en calidad. “A mí no me interesa que mi marca sea muy reconocida por el consumidor. A mi lo que me interesa es que se reconozca la calidad. Mi cliente es el intermediario (hostelería, establecimientos especializados o supermercados).

Él sí me conoce y el consumidor final le compra el pan y la bollería a él, no a mí, porque es buena. Nosotros sólo somos panaderos, como lo eran mis antepasados”.

Actualmente la empresa da trabajo a 2.800 personas y “seguimos generando empleo”, a pesar de la crisis. “De hecho, vamos a abrir una fábrica en Tarragona. La empresa es familiar, pero nadie de la familia trabaja en ella, excepto yo. Se trata de ser profesionales y para ello incorporamos a un socio en 1995 (una empresa de

capital riesgo que compró el 20% de las acciones). Nos han ayudado a crecer”. Europastry es la empresa líder en masas congeladas de España y Portugal, y la tercera a nivel europeo.

“Ahora nos sale casi al mismo precio mandar pan a Corea del Sur que a Canarias. Siempre procuramos estar en países con gustos similares. China, por ejemplo, tiene tradiciones muy distintas”.

¿Cuál es el próximo reto?

“Extender la gama de productos y apostar por los de mantequilla y lo rústico. Es lo que se lleva. Ahora el consumo está en los extremos: o buscamos calidad o bajamos el precio. Queremos ser los mejores en lo primero”.

Fuente: Expansión

 

Share
Categories: Empresas Tags: ,
Comentarios cerrados.