Inicio > Confitería > El sector de la confitería vive su momento más amargo

El sector de la confitería vive su momento más amargo

viernes, 6 de agosto de 2010

Chupa Chups y Haribo anuncian el cierre de sendas plantas, y ya son cuatro las fábricas clausuradas entre 2009 y 2010.

El mercado de la confitería en España está atravesando uno de sus periodos menos dulces, pese a haber incrementado su facturación un 1,2% en el último año gracias al consumo de unas 107.107 t, por un valor de 1.385,9 M€, según datos de la consultora Nielsen hasta el pasado noviembre. Así, en un sector en el que operan menos de una treintena de compañías, cuatro de las principales empresas han anunciado el cierre de alguna de sus plantas en el país y, entre ellas, las líderes Cadbury y Wrigley.

La última en sumarse a este proceso de concentración productiva ha sido Haribo, cuya directiva alcanzó a primeros del mes de junio un acuerdo con los 119 trabajadores de su fábrica de Crevillente (Alicante) para su clausura y el posterior traslado de la actividad a la otra planta que el grupo de origen alemán tiene en el país, situada en la localidad gerundense de Cornellà del Terri. El convenio incluye una garantía de tres años de estabilidad en el empleo y una aportación de 6.000 € para los que opten por su traslado a Cornellà e indemnizaciones de 40 días por año trabajado para aquellos que causen baja.

La compañía, que ha asegurado que una vez centralizada su actividad en Cornellà no se llevará a cabo ninguna deslocalización productiva fuera de España, busca una mejora en su eficiencia productiva y logística con esta medida de centralización en Cornellà, donde cuenta con más modernas y amplias instalaciones. Allí ocupa 17.500 m2 sobre una superficie de 20.000 m2, y tiene capacidad para elaborar 25.000 t/año.

Hasta esta localización se transportará toda la maquinaria de la factoría de Crevillente, especializada en regalices, fundamentalmente, y también en geles dulces y grageas de colores, con una capacidad de producción para 5.000 t/año, quedando ya inactiva ésta entre agosto y septiembre próximos.

El grupo Haribo dispone en el país de dos sociedades, Haribo Invest, que se encarga de la gestión fabril y, según los últimos datos presentados, facturó 46,75 M€ en 2007 con pérdidas netas de 1,07M€; y la comercializadora Haribo España, que facturó 60,42 M€ el mismo año, con beneficios de 4.684 €.

Chupa Chups concentra producción en Cataluña

También el fabricante y comercializadora de caramelos, chicles y otras golosinas Chupa Chups, con sede en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha anunciado el cierre de su fábrica asturiana y el trasvase de su negocio a las modernas instalaciones con las que cuenta en su sede, operación que supondrá la concentración de toda la fabricación de caramelos con palo en estas últimas.

La compañía indicó en un comunicado que esta decisión, que se ejecutará el próximo septiembre, se ha tomado para adecuar la capacidad productiva a la actual demanda del mercado global, “lo que nos ha obligado a racionalizar nuestra estructura industrial en España con el fin de garantizar su competitividad y poder mantener así la producción de Chupa Chups en nuestro país”.

La planta afectada, que acogió el nacimiento en la década de los cincuenta del famoso “Chupa Chups”, se localiza en el municipio asturiano de Villamayor y dispone de una superficie total de 9.000 m2, con una capacidad de producción de más de 12.000 t al año de caramelos.

En total, serán 121 trabajadores los afectados por el cierre de la planta asturiana, si bien la compañía, a través de un “Plan Social” “espera poder encontrar soluciones para todos”. Entre otras medidas, contemplará un Expediente de Movilidad Geográfica a Cataluña de una parte importante de la plantilla, alrededor de la mitad según fuentes sindicales.

Falta de rentabilidad

Estas mismas fuentes han declarado que Chupa Chups esgrime como principal causa del cierre le falta de rentabilidad de la planta, aunque no ha facilitado documentación al respecto, además de haberles ratificado que “se trata de una decisión irreversible”. Los sindicatos cuestionan asimismo los motivos de la deslocalización, dado que la fábrica asturiana desarrolla todos los nuevos productos de la compañía, además de fabricar la línea de caramelos específicos para el mercado japonés, uno de los más exquisitos en cuanto a materia de calidad.

Tras el cierre, la estructura de Chupa Chups en España quedará formada por la mencionada planta de Sant Esteve Sesrovires, que se especializará en la producción de caramelo con palo con destino al mercado nacional e internacional, y la fábrica de Villafranca de Ebro (Zaragoza), dedicada a la fabricación de comprimidos. La primera abrió sus puertas el pasado verano, después de más de dos años de obras, tras haber desembolsado unos 25 M€. En el ejercicio 2008 – último dato disponible – Chupa Chups registró unas ventas de 131,17 M€ y unas pérdidas de 5,83 M, casi quince veces inferiores a las obtenidas en el curso anterior.

Wrigley y Cadbury, también cierran

La líder del mercado español de caramelos y chicles Cadbury España ya anunció en 2009 el cierre de su planta de chicles sin azúcar “Trident” en El Prat de Llobregat (Barcelona), clausura a la que además ha sumado este año un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para su fábrica de Valladolid, que afecta a 199 trabajadores, principalmente personal de producción, de una plantilla total de 216 empleados, lo que supone algo más del 92% del total.

También el pasado año Wrigley cerraba la planta que gestionaba en Tarazona (Zaragoza), especializada en la producción de caramelos “Solano” y chicles con azúcar “Boomer” y “Hubba Bubba”, por “las significativas reducciones en los volúmenes de fabricación, como consecuencia de un importante descenso en la demanda de estos productos, lo que supone que la planta esté en la actualidad trabajando tan sólo al 25% de su capacidad”.

Share
  1. Sin comentarios aún.
Comentarios cerrados.