El pan, un alimento básico que aporta los nutrientes necesarios

El director del European Bakery Innovation Center de Holanda, Peter L. Weeggels, ha publicado un artículo sobre la relación que existe entre el crecimiento de la población y la importancia que está cobrando el pan.

El artículo recoge cómo la población global se encuentra en continuo crecimiento y cada vez más envejecida, urbanizada y sedentaria. De ahí que las personas necesitan alimentos más nutritivos.

Los alimentos básicos relacionados con la familia de los cereales y las legumbres, en especial el pan integral, están cobrando una gran importancia por ser la opción ideal para combatir los desafíos futuros en relación al aprovisionamiento de comida.

Teniendo en cuenta que la población mundial crecerá hasta los nueve billones de personas en 2050, el envejecimiento de la población (mayores de 60) se incrementará hasta en 418 millones de personas y que el ratio de personas que viven en las zonas más urbanizadas pasará del 50% al 70%, cada vez se necesitarán más alimentos para satisfacer las necesidades de la población creciente. Además, no debemos olvidar que la sociedad cada vez tiene más dificultades para producir sus propios alimentos.

Por todo lo anterior, será necesario que los alimentos a consumir sean más nutritivos y que el aprovisionamiento de los mismos sea más sostenible y seguro. De otro modo, podríamos vernos inmersos en una situación de desnutrición.

Además, el autor hace referencia a diferentes estudios, según los cuales los alimentos básicos contribuyen de manera muy notable al consumo diario recomendado de nutrientes. Concretamente, en cuanto a alimentos básicos se refiere, el pan es el que más macronutrientes minerales y vitaminas aporta, incluso por encima de las lentejas, de la pasta, de los pseudocereales , del arroz, y los tubérculos.

Como el pan no requiere una preparación laboriosa y puede ser fácilmente consumido, es muy adecuado para las zonas más urbanizadas. De hecho, se está observando que el consumo de pan en ciertas áreas en las que no era común el consumo de productos básicos, está incrementando. En África el consumo de trigo, de 1.980 a  2.008 ha aumentado un 44%.

No obstante, según Weeggels, quedan objetivos que necesitan una mayor exploración, tales como incrementar la sostenibilidad de la cadena de aprovisionamiento mediante la reducción de desechos y el contenido de sodio.

Pueden consultar más información en el artículo completo pinchando aquí.

Fuente: AETC

Share