Inicio > Panadería, Salud > El pan debería estar presente en todas las comidas del día

El pan debería estar presente en todas las comidas del día

sábado, 7 de marzo de 2015
  • Los hidratos de carbono deben suponer entre el 50% y el 60% de la energía total que ingerimos diariamente
  •  Alimentos como el pan, el arroz, la pasta, las legumbres o las patatas, ricos en hidratos de carbono complejos, constituyen la base de una alimentación equilibrada y su consumo debe ser diario

Existen muchas creencias entorno al pan y su papel en una dieta equilibrada. Por ello, ‘Pan Cada Día’ continúa con la serie de ‘Mitos y Realidades’ a fin de desmentir algunas suposiciones que existen sobre este producto pero que no son ciertas. El objetivo es clarificar, informar y formar a los consumidores y a los profesionales de la comunicación, sobre los beneficios del pan y sus propiedades.

En esta ocasión, ‘Pan Cada Día’ añade un mito más a esta lista y presenta una nueva entrega de informaciones científicas en las que se demuestra que, en contra de la creencia popular, incluir pan en todas las comidas del día es una acción saludable dentro de una dieta equilibrada.

Los objetivos nutricionales marcados para la población española en señalan que, en una dieta equilibrada, los hidratos de carbono deben suponer entre el 50% y el 60% de la energía total que ingerimos diariamente.

Si se considera que la dieta media de un adulto suele aportar alrededor de 2.000 kcal y, que de esa energía, entre un 50 y un 60% (1.000-1.200 kcal) debe proceder de los hidratos de carbono, esto equivaldría a una ingesta de 250-300 gramos de hidratos de carbono diarios (1 g de hidratos de carbono = 4 kcal).

Teniendo en cuenta que 60 g de pan, cantidad que equivale a 1 ración para un hombre adulto, aportan, aproximadamente, unos 30 g de hidratos de carbono, si se incluyeran en la dieta diaria 4 raciones de pan, estaríamos aportando alrededor de 120 g de hidratos de carbono, que sería la mitad de lo aconsejado en una alimentación equilibrada. Para Beatriz Navia, profesora titular de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid “no sólo no se debería eliminar el pan de las comidas, sino que habría que incluirlo en todas o la mayoría de ellas, ya que nos ayudaría a equilibrar la dieta”.

Además, los hidratos de carbono que aportan alimentos como el pan, la pasta, el arroz, las legumbres o las patatas, son hidratos de carbono complejos, debiendo predominar su ingesta de forma notable sobre la de hidratos de carbono sencillos añadidos, cuya ingesta no debe superar el 10% de la ingesta calórica total. Por otro lado, los hidratos de carbono complejos se encuentran, en general, en alimentos que contienen otros nutrientes que también son necesarios para el organismo como fibra, proteínas y algunas vitaminas y minerales, por lo que estos alimentos no solo van a aportar hidratos de carbono, sino que también van a actuar como vehículo de otros nutrientes.

Es por todo esto, que los cereales (pan, pasta, arroz…) y las legumbres, ricos en hidratos de carbono complejos, deben ser la base de la alimentación y su consumo debe ser diario, tal y como se puede observar en la “Pirámide de la Alimentación Saludable”, elaborada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y recogida en la “Guía de la alimentación saludable”, debiendo consumir entre 6 y 10 raciones diarias de este grupo de alimentos, como se indica en “El rombo de la alimentación. Guía útil en la planificación de dietas ajustadas a las pautas recomendadas”.

En resumen, desde la campaña Pan Cada Día queremos resaltar el valor añadido del pan, destacando sus propiedades nutricionales, así como sus efectos beneficiosos en la salud dentro de una dieta equilibrada.

Fuente: Pan cada día

Share
Comentarios cerrados.