Inicio > Investigación > El ozono, desinfectante del futuro para la industria alimentaria

El ozono, desinfectante del futuro para la industria alimentaria

sábado, 4 de junio de 2011

Hace tres años, el centro de investigación y desarrollo tecnológico del sector agroalimentario AINIA, con sede en Valencia, puso en marcha junto al centro de investigación alemán Bionord y a la Universidad Tecnológica Gdansk (Polonia), el proyecto Ozonecip, un estudio demostrativo financiado por la Unión Europea bajo el programa Life Medioambiente.

El objetivo principal de este estudio era la constatación de que el empleo de ozono como agente desinfectante a los químicos tradicionales puede reducir el impacto medioambiental de las operaciones de limpieza y desinfección desarrolladas en las industrias de alimentación. A día de hoy, finalizado ya el estudio, los resultados no pueden ser más favorables.

Líneas de actuación

El proyecto se ha desarrollado a lo largo de tres fases. Una primera, de análisis de las industrias alimentarias; la segunda, de construcción de una planta piloto para la experimentación; y una tercera, de ensayos simulados y testado de los nuevos procesos.

Según explica el responsable de Ozonecip, Albert Canut, “comparado con las metodologías tradicionales, el beneficio medioambiental del empleo de agua ozoneizada es muy positivo, tanto en la reducción de la cantidad de agua empleada, como en la carga contaminante de la misma”.

En líneas generales, la experiencia ha consistido en la limpieza con ozono de los depósitos contenedores de alimentos, “por eso la elección de líquidos para este estudio: leche, cerveza y vino”, puntualiza Canut. Entre carga y carga del alimento, los contenedores deben ser limpiados y desinfectados, higienizando así las superficies que entran en contacto con el alimento.

Tres compañías han sido las colaboradoras en el experimento: la vinícola española Domecq, la cervecera alemana Becks y la láctea polaca Meiere-Genossenschaft e.G. Langernhorn. La puesta en práctica de este sistema en las empresas europeas es aún, un ideal.

“Existen referencias en Estados Unidos de la aplicación de la técnica a nivel empresarial ya que está aprobado el uso de agua ozoneizada no sólo para los depósitos, sino incluso para la superficie de los alimentos. En Europa no hay una normativa al respecto, por eso son necesarios estos estudios”, aclaraba Canut.

Los beneficios del ozono en la limpieza industrial derivan de su condición de agente antimicrobiano que, además, no deja residuos puesto que se descompone en oxígeno. El proyecto Ozonecip pretende ser la plataforma mediante la que sea posible pasar del laboratorio a la aplicación práctica y real de una técnica respetuosa y comprometida con el medio ambiente.

Fuente: Aragón Liberal

Share
Comentarios cerrados.