Inicio > Investigación, Seguridad Alimentaria > El E. coli se adapta para colonizar: Luces sobre la recurrente enemiga de la seguridad alimentaria

El E. coli se adapta para colonizar: Luces sobre la recurrente enemiga de la seguridad alimentaria

viernes, 30 de noviembre de 2012

A la luz de los recientes brotes de intoxicación alimentaria debido a la contaminación de hortalizas con cepas peligrosas de E. coli, esta información será útil para asegurarse de que la comida sigue siendo segura.

Adaptaciones bacterianas

El E. coli se encuentra más a gusto en el ambiente cálido, húmedo y rico en nutrientes que se encuentra en el tracto gastrointestinal de los animales de sangre caliente, pero para dispersarse de un huésped a otro, la bacteria debe salir al mundo.

Hay evidencia de que algunos E. coli pueden sobrevivir durante varias semanas fuera del huésped, e incluso crecer en el agua o el suelo.

Pero sobre materia vegetal la colonización de E. coli se ha convertido en una preocupación, ya que aunque la mayoría de los tipos de E. coli son inofensivos, la presencia de cepas patógenas en frutas y verduras presenta un riesgo para la seguridad alimentaria.

Para saber más, el equipo de Institute of Food Research dió una primera mirada exhaustiva a las diferencias entre las poblaciones de E. coli que crecen en las plantas de cultivo y las poblaciones en el intestino de los mamíferos.

Financiados por el Consejo de Investigación en Biotecnología y Ciencias Biológicas, se tomaron más de 100 aislamientos de partes verdes de los vegetales que crecen en los campos de Inglaterra.

El análisis de estos demostró que incluso dentro del mismo campo, la población de E. coli es diversa y compleja.

El análisis

Luego compararon estas muestras con una colección de referencia estándar de E. coli tomada de mamíferos, incluyendo seres humanos, de diferentes continentes.

Al realizar un perfil de los dos grupos se encontraron una serie de diferencias significativas en función de la fuente de aislamiento.

En comparación con el hábitat en el interior del intestino, la superficie de una hoja es un medio hostil para las bacterias del intestino.

La temperatura fluctúa lejos de la constante de 37 ° C dentro de nuestro cuerpo, y hay un mayor riesgo de desecación.

Los investigadores encontraron que las poblaciones de E. coli derivadas de plantas tendían a formar biopelículas más fácilmente.

Las biopelículas son estructuras complejas formadas por poblaciones de bacterias que se unen para hacer una película delgada sobre una superficie.

Se mantienen unidas por una matriz protectora extracelular de proteínas y azúcares, y los investigadores vieron que también hubo un aumento en la producción de componentes de esta matriz en las E. coli derivadas de los campos.

Estas cepas también utilizan sacarosa y otros azúcares derivados de las plantas más que las poblaciones de E. coli derivadas de fuentes mamíferas.

La condición ambiental y la reacción de la bacteria

Las biopelículas podrían ayudar a prevenir que las E. coli se sequen fuera de su huésped y puedan tomar ventaja de los azúcares vegetales también podría ayudarlas a sobrevivir fuera del huésped principal, aunque en general, las cepas de plantas mostraron un menor crecimiento en las fuentes de carbono usuales que el E. coli utiliza.

Un análisis mostró que estas diferencias se asocian con los grupos filogenéticos de E. coli definidos anteriormente, que muestran que diferentes condiciones ambientales tienen un efecto selectivo en la evolución de los diferentes grupos.

Mientras que algunos se han vuelto más generalizados, adaptándose a la vida fuera del intestino de los mamíferos, otros han permanecido especializados para vivir en este medio ambiente, evitando la penalización del crecimiento asociado.

Según los investigadores, si bien se sabía que los diferentes entornos albergaban diferentes poblaciones de E. coli, ahora se tiene una idea de cómo y por qué sucede esto.

Afirma que el conocimiento de los mecanismos implicados en la colonización de plantas de E. coli proporciona objetivos para el desarrollo de estrategias dirigidas a la prevención de que las cepas de E. coli potencialmente peligrosas colonicen los vegetales y se les mantenga fuera de nuestros platos.

Fuente: Club Darwin

Share
Comentarios cerrados.