Inicio > Panadería > Cuatro panes españoles tienen IGP

Cuatro panes españoles tienen IGP

viernes, 2 de agosto de 2013
Pan de Cea

Pan de Cea

En España hay cuatro panes que tienen este sello: Pan de Cea, Pan de Pagés, Pan de Cruz y Pan de Alfacar

La forma del Pan de Cea es alargada y redondeada en sus extremos, con una hendidura en su parte central a la que los expertos llaman ‘fenda’, que le da a la pieza su aspecto característico, quedando dividido en dos partes iguales abombadas y ensambladas.

En San Cristovo de Cea se pueden encontrar 19 hornos que elaboran este pan y que con su esfuerzo y dedicación hacen posible que se pueda producir y que llegue a todos los consumidores. Dentro de la gastronomía gallega hay una gran variedad de platos típicos para poder combinar con este pan.

Un buen caldo gallego, elaborado con grelos, nabizas, berzas o repollo junto con patatas cocidas, unto de alubias blancas y algún ingrediente cárnico, como chorizo, lacón o panceta cocida, o un rico pulpo ‘à feira’, no serían lo mismo sin el Pan de Cea.

Pa de Pagès

Pa de Pagès

Del frío Cantábrico nos movemos hasta la Costa Dorada donde está el Pan de Pagés, a quién el pasado 27 de abril el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural (DAAM) dio el reconocimiento como Indicación Geográfica Protegida (IGP).

La IGP Pan de Pagés catalán ampara un producto que respeta una manera de hacer que, en esencia, se ha mantenido inalterable a lo largo de los últimos 100 años en Cataluña y que se fundamenta en procedimientos de elaboración lentos y en el saber hacer de los panaderos durante la cocción. El pan protegido por esta IGP ha de cumplir estrictamente un conjunto de condiciones y un reglamento para

garantizar que el que llega al consumidor es un pan con todas las características del tradicional y que reúne determinados aspectos visuales (redondo, de imagen rústica, de corteza crujiente de color tostado, miga tierna y alveolado grande, del mismo color blanco que la harina que se utiliza, que permanece tierno con el tiempo, etc.) y organolépticos (gran aroma y sabor, cierta acidez que mantiene la sensación de frescor, y textura agradable pasadas 8-9 horas).

La restauración catalana tiene, entre otros alimentos, una gran variedad de salsas como el ajoaceite, el sofrito o el romesco que poco tendrían que hacer sin un buen pan de pagés para mojar. Además, hay que tener en cuenta que Cataluña es la comunidad autónoma con el mayor número de restaurantes con Estrella Michelín y que muchos de ellos no dudan en poner ese tipo de pan en su carta.

FOTO PAN DE CRUZ_0

Pan de Cruz

De Cataluña nos vamos a Castilla La Mancha para probar el Pan de Cruz de Ciudad Real. Tal y como dice la web de Turismo de Castilla La Mancha este pan se define como el formado por una pieza compacta y densa de trigo candeal, bregado de miga consistente y blanca, en forma de hogaza abombada, con corteza lisa, en cuya cara anterior lleva dos profundos cortes perpendiculares en forma de cruz, de la que toma su nombre.

Una característica a destacar de este pan es que la miga tiene un aroma intenso a cereales y en boca un sabor agradable y ligeramente dulce, la corteza es suave y crujiente en boca y tiene un sabor a cereal tostado. Este pan de elaboración artesanal está caracterizado por la climatología propia que hace que la baja humedad relativa del aire provoque que la consistencia de la miga sea compacta, pero de forma algodonosa y sin alvéolos dándole una suavidad característica.

Como dicen en la web del Ayuntamiento de Ciudad Real la cocina típica de esta provincia ha sido inmortalizada en la novela de Don Quijote de La Mancha, donde se han contabilizado hasta más de 150 recetas. En el propio comienzo de la novela, se describe al famoso hidalgo no solo por físico o condición social, sino sobre todo por lo que come.

Los platos más típicos son el ‘tiznao’ (guiso de pimiento, cebolla y bacalao asados), las migas de pastor, el gazpacho manchego o ‘Galianos’, o la caldereta de cordero, geniales platos de puchero que hay que probar con un pedazo de Pan de Cruz en la mesa.

pan-alfacar

Pan de Alfacar

Nuestra última parada será en Andalucía, en Alfacar un municipio español perteneciente a la provincia de Granada. De allí es el Pan de Alfacar, un pan tradicional a base de harinas de trigo, masa madre natural fermentada en la zona de elaboración, agua del manantial de Alfacar, levadura de panificación y sal comestible.

Los panaderos logran un pan característico gracias a la utilización de materias primas específicas, cuyas características se encuentran vinculadas tanto a factores naturales como humanos de la zona de elaboración. El Pan de Alfacar tiene una textura flexible y suave, color blanco cremoso en el interior y color dorado en su corteza, que carece de harineado y se presenta ligeramente brillante y lisa. En la página del MAGRAMA se pueden ver todas las características.

No te puedes ir de este municipio sin probar los diferentes tipos de bacalao, la cazuela de Pascua, las gachas, el choto con ajos o cordero a la brasa.

Con estos cuatro tipos de panes diferentes, unidos a una gastronomía y un turismo típico de cada zona, la campaña ‘Pan cada día’ quiere animar a los consumidores a que nunca falte un trozo de pan en la mesa mientras que se deleitan en conocer nuevos sitios de la geografía española.

Fuente: Agrodigital

Share
Comentarios cerrados.