Archivo

Archivo para la categoría ‘Seguridad Alimentaria’

FIAB y ENAC impulsan su colaboración para consolidar la calidad y seguridad alimentaria

Sábado, 22 de Abril de 2017 Comments off

Ambas entidades se unen para potenciar la competitividad del sector, a través de actividades de comunicación y formación en el ámbito de la acreditación.

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) y la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) han suscrito hoy un acuerdo de colaboración que redunda en la mejora de la competitividad de las empresas de la industria de alimentación y bebidas a través de una amplia serie de actividades de comunicación y formación en el ámbito de la acreditación.

Este marco de colaboración contribuye a reforzar los altos ratios de calidad de los que gozan los alimentos y bebidas en España, así como a visibilizar la importancia de la seguridad alimentaria. La acreditación es una de las herramientas de mayor garantía para el desarrollo de un mercado seguro, y un excelente mecanismo para impulsar la fiabilidad de los alimentos y bebidas y de los servicios y procesos productivos.

FIAB ha puesto en valor la firma de este acuerdo enfocado a aumentar la excelencia del sector en materia de seguridad y calidad alimentaria. “Hoy ratificamos nuestra apuesta por la construcción de un sector moderno y comprometido con la protección del consumidor, ofreciéndole productos de calidad y seguros”, aseguró Mauricio García de Quevedo, Director General de FIAB.

Por su parte, Beatriz Rivera Romero, Directora General de ENAC, ha destacado que “la acreditación constituye una herramienta útil y potente para dar respuesta, con las mayores garantías, a los retos a los que se enfrenta continuamente la industria agroalimentaria española siendo clave en ámbitos como la seguridad alimentaria o la exportación”.

Uno de los parámetros con mayor proyección de este acuerdo será el ámbito de la internacionalización. La industria de alimentación y bebidas es un sector exportador y altamente competitivo en el mercado internacional. “Contar con esta alianza, supone una palanca para el acceso de las empresas españolas de alimentación a nuevos mercados, garantizando la introducción de productos en entornos seguros y facilitando un comercio de confianza”, ha añadido García de Quevedo.

En esta línea, Beatriz Rivera  ha afirmado que “los servicios acreditados son clave también para la exportación ya que tanto los fabricantes como el resto de operadores alimentarios pueden demostrar así el cumplimiento de las especificaciones requeridas por los países compradores a los que se destinan las mercancías y productos agroalimentarios”.

Esta alianza intersectorial refuerza la apuesta de la industria de alimentación y bebidas por la seguridad y calidad como elementos diferenciadores en la consolidación de la confianza del consumidor y en la mejora del bienestar de la sociedad.

Fuente: FIAB

Share
Categories: Seguridad Alimentaria Tags:

Aprobada la modificación del Reglamento sobre OMG

Sábado, 15 de Abril de 2017 Comments off

El Consejo de Ministros aprueba la modificación del Reglamento sobre el régimen jurídico de utilización, liberación y comercialización de organismos modificados genéticamente

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy Real Decreto por el que se modifica el Reglamento general para el desarrollo y ejecución de la Ley que establece el régimen jurídico de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de organismos modificados genéticamente (OMG). Su objetivo principal es regular la adopción de medidas para evitar la contaminación transfronteriza con nuestros países vecinos.

La normativa de la Unión Europea establece un marco legal global para la autorización de OMG que vayan a utilizarse con fines de cultivo en toda la Unión para, de esta manera, preservar el mercado interior.

Así, los OMG para cultivo deben ser sometidos a una exigente evaluación individual antes de autorizar su comercialización en el mercado de la Unión, teniendo en cuenta cualquier efecto directo, indirecto, inmediato, diferido o acumulado a largo plazo en la salud humana y el medio ambiente.

Una vez que se ha autorizado un OMG para cultivo, la UE ha optado por dotar a los Estados miembros de una cierta flexibilidad para decidir si desean o no cultivar OMG en todo o en parte de su territorio.

En consecuencia los Estados miembros deberán adoptar medidas adecuadas en las zonas fronterizas de su territorio, con el fin de evitar una posible contaminación transfronteriza a los Estados miembros vecinos, en los que pueda estar prohibido el cultivo de OMG, a cuyo efecto se ha aprobado esta norma para prever el marco aplicable.

Real Decreto (PDF): 17.04.07 CM Real Decreto OMGs

Fuente: mapama.gob.es

Share
Categories: Normativas, Seguridad Alimentaria Tags:

Investigan soluciones tecnológicas para detectar patógenos y alérgenos en alimentos en menor tiempo

Sábado, 11 de Febrero de 2017 Comments off

Prevenir la presencia de patógenos como Salmonella, Listeria monocytogenes o Escherichia coli productor de toxina Shiga (STEC) es primordial para asegurar la calidad y la seguridad de los alimentos.  La reducción de los plazos de espera es básico para que las empresas puedan aplicar medidas correctivas en caso necesario, que evitarán problemas de salud en los consumidores y reducirán las pérdidas económicas ocasionadas por la retirada de estos productos. AINIA, con el apoyo del IVACE y Fondos FEDER, está trabajando en el desarrollo de métodos más rápidos de control en el marco del proyecto DIANAMIC.

En concreto, los laboratorios de AINIA, en el marco del proyecto DIANAMIC, están desarrollando técnicas analíticas de biología molecular más sensibles, capaces de reconocer en menos tiempo, sustancias alergénicas (proteínas de soja y leche, lactosa y huevo) y patógenos emergentes como la Yersinia enterocolitica, presente en productos cárnicos y lácteos; Salmonella spp. y Listeria monocytogenes frecuentes en una amplia variedad de productos; y Escherichia coli STEC en carnes, productos lácteos, semillas o brotes vegetales.

Una detección más rápida y eficaz de la presencia de patógenos y alérgenos en alimentos supone que las empresas del sector puedan adoptar medidas correctoras para paliar la contaminación, e incluso proceder a la retirada temprana de los productos afectados; reduciendo el riesgo de problemas de salud en los consumidores ocasionados por reacciones alérgicas o la aparición de brotes epidemiológicos en la población.

Asimismo, reducir los plazos de entrega de resultados analíticos de patógenos y alérgenos es un factor clave a nivel empresarial para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos, pero también para reducir los costes asociados a la retirada preventiva de productos perecederos, de manera que permite incrementar la vida útil de los productos en el mercado y reducir el desperdicio de alimentos.

Fuente: Ainia

Share

Nuevos envases espumados sostenibles y resistentes al microondas

Lunes, 15 de Agosto de 2016 Comments off

Bandesur y Aimplas trabajan en el desarrollo de una innovadora gama de bandejas espumadas resistentes al microondas para el envasado de productos frescos y comida precocinada. El proyecto también incluye el desarrollo de bandejas biodegradables y compostables de PLA espumadas, un producto que a día de hoy no está a disposición del sector en el mercado español

La sociedad actual de consumo es cada vez más exigente con los requisitos de los envases alimentarios plásticos. Aspectos como la seguridad alimentaria (proteger el alimento frente a agentes externos que produzcan su deterioro), la creciente variedad de alimentos procesados y con exigentes requerimientos de conservación, y la sostenibilidad de los envases cobran gran importancia en un mercado constantemente creciente tanto en volumen como en complejidad. Según un estudio publicado en 2015 por Ernst&Young, en 2012 del volumen total de envases a nivel mundial, un 27% eran envases plásticos rígidos y otro 10% eran envases plásticos flexibles  (ver Figura 1). El mismo informe, hace hincapié en que los nuevos hábitos de consumo son los que principalmente influyen en las estrategias de desarrollo e innovación de las empresas productoras de envases.

Existen varias alternativas para el envasado tanto de productos frescos como de productos preparados o precocinados. En el caso de envasado de productos frescos, como por ejemplo frutas, verduras, hortalizas, embutidos, carnes o pescados, son tradicionales los envases termoconformados espumados, donde el poliestireno extruido o XPS es el material de elección por excelencia. Este material está perdiendo cuota de mercado aun con la ventaja de conferir al envase las propiedades mecánicas y estructurales que requiere a un menor peso, debido a las deficiencias que presenta para nichos de mercado como el envase de alimentos precocinados, debido a la falta de propiedades barrera. Este tipo de envases espumados que, aunque pueden ser introducidos en microondas, al alcanzar altas temperaturas (por encima de los 100º C) durante un cierto periodo de tiempo, se reblandecen y se deforman.

Para aplicaciones en las que se requiere un calentamiento prolongado, así como en aquellas aplicaciones en las que se necesitan unas propiedades barrera mayores, se suele recurrir a envases rígidos, normalmente de polipropileno. Sin embargo, estos últimos presentan un mayor peso, lo que resulta en una menor sostenibilidad del envase, frente a los de poliestireno espumado.

Con el objetivo de aumentar la oferta disponible de bandejas termoconformadas para el envasado alimentario, Aimplas, Instituto Tecnológico del Plástico en Valencia, y la empresa jienense Bandesur, ubicada en Alcalá la Real, trabajan en un proyecto financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro de la convocatoria Retos – Colaboración 2015. La consecución de dicho proyecto permitirá el lanzamiento de dos nuevas gamas de producto al mercado: por una parte, unas innovadoras bandejas de polipropileno (PP) espumado resistentes al calor y aptas para microondas y, por otra, unas bandejas de ácido poliláctico (PLA) espumado biodegradables y compostables.

Objetivos: resistencia y sostenibilidad

Desde un punto de vista técnico, el proyecto aborda el desarrollo de envases espumados para alimentos frescos y para productos de comida preparada (productos de IV y V gama) partiendo de dos materiales plásticos muy diferentes:

  • Envases de PP espumado. El PP es un material con una temperatura de reblandecimiento que permite soportar condiciones de calentamiento prolongado o incluso esterilización en algunos grados denominados aptos para retort (120º C 30 min., Actualmente, el PP para envase alimentario se comercializa principalmente en forma de bandeja rígida, ya su espumado mediante tecnologías de espumación física es un hándicap debido a sus características reológicas. En el proyecto se realizaran modificaciones físicas del material combinándolo con otros materiales o aditivos para optimizar su espumado físico, manteniendo sus propiedades de resistencia al calor.
  • Envases espumados sostenibles. La finalidad es lograr envases obtenidos a partir de materiales biodegradables y compostables. Los materiales biodegradables y compostables siguen teniendo en la actualidad un coste superior a los materiales convencionales. Además, presentan temperaturas de reblandecimiento por debajo de los 70º C, lo que limita su uso debido a que pueden producirse deformaciones de los envases durante su almacenamiento y transporte. Como solución a esto, durante el proyecto se realizarán modificaciones químicas del material y se optimizará el proceso de extrusión para mejorar su resistencia térmica. Además, el espumado permitirá disminuir la cantidad de materia prima por envase, bajando su coste y haciendo el envase más competitivo frente a sus competidores rígidos.

En la actualidad, el uso de envases de estos dos tipos está limitado por diferentes factores, tanto técnicos como de rentabilidad económica. Por ejemplo, en el caso de los envases para microondas con reducido peso, la oferta se limita a envases de poliestireno espumado que, aunque pueden ser introducidos en microondas, si se alcanzan altas temperaturas (por encima de los 100ºC) durante un cierto periodo de tiempo, se produce el reblandecimiento del material, llegando a producir deformaciones en las bandejas. La temperatura de calentamiento es importante en comidas precocinadas, take-away, comidas elaboradas, etc. para preservar la seguridad alimentaria. En este proyecto se plantea el uso del PP, con una temperatura de reblandecimiento ligeramente superior, capaz de soportar condiciones de retort (120º C/30 min).

En el segundo caso, el uso de materiales biodegradables y compostables en packaging sigue siendo limitado debido al mayor coste de estos materiales. Tan solo en países como Italia, con una legislación a favor del uso de estos materiales, se alcanzan cuotas de mercado significativas. La capacidad de espumación de estos materiales puede ser una alternativa para la reducción de costes del envase relacionada con la reducción de peso. Sin embargo, es necesario en muchos casos aumentar la resistencia térmica de los mismos. Esta posibilidad también se contempla dentro de los objetivos de este proyecto.

Principales riesgos y retos técnicos

La consecución de los objetivos planteados implica una serie de riesgos técnicos que son los que constituyen el mayor grado de innovación del proyecto, y que son, entre otros:

  • El espumado de materiales como el PP o los poliésteres biodegradables. El proceso de espumado implica la modificación de muchos de los parámetros de procesado controlados en la extrusión. Además, la diferencia más significativa es que estos materiales no se comportan frente a la espumación de la misma manera que materiales tradicionalmente espumados como el poliestireno. Es necesario partir de grados con propiedades específicas (como una melt strength elevada) o de formulaciones que posean las propiedades reológicas adecuadas para conseguir una densidad de celda adecuada, una baja densidad, un tamaño reducido de celda y una uniformidad de la espuma . Sólo así podrán alcanzarse los requerimientos referidos a termoconformabilidad, resistencia mecánica, etc.
  • La solubilidad de los agentes espumantes físicos utilizados en el proceso de producción de espumas no es la misma en materiales tradicionales, como el PS, que en materiales como el PP o los polímeros biodegradables . Será necesario ajustar las condiciones de inyección del agente espumante (un gas licuado a alta presión) y el porcentaje del mismo para poder conseguir espumas de la calidad requerida.
  • Las propiedades finales del envase deben ser evaluadas para confirmar que el envase desarrollado es idóneo para las aplicaciones propuestas. Será necesario realizar un estudio de aptitud alimentaria para determinar la idoneidad de los envases para la aplicación objeto del proyecto. Este estudio de aptitud alimentaria incluirá ensayos de migración en simulantes alimentarios estándar para evaluar que ningún componente del material plástico migra al alimento.

Conclusiones

En términos más globales, la consecución de los objetivos del proyecto contribuye principalmente a dos retos de la sociedad actual, como son:

-La mejora de la seguridad alimentaria, mediante el desarrollo de envases que contribuyan a la mejor conservación, manipulación y tratamiento de productos alimentarios elaborados. Este es un reto global, que afecta principalmente a países en desarrollo, pero también en menor medida a los países desarrollados, donde los hábitos de consumo requieren cada vez tiempos de conservación de los alimentos mayores.

-Contribución a la sostenibilidad medioambiental, mediante el desarrollo de envases de bajo peso, que utilicen menos material plástico, pero manteniendo la funcionalidad. Además, el desarrollo de envases biodegradables y compostables constituye un plus de sostenibilidad muy a tener en cuenta en una sociedad donde el tratamiento de residuos plásticos ligeros constituye un problema creciente.

Con una duración de 24 meses, el proyecto tiene como objetivo elevar la competitividad de Bandesur, una empresa especializada en la fabricación de bandejas de espuma de poliestireno para el sector de la alimentación. Por una parte, el desarrollo de una nueva generación de bandejas espumadas de polipropileno de altas prestaciones, permitirá a Bandesur entrar en un mercado como es el del envase de comida preparada de IV y V gama. Se trata además de un producto que mejora las prestaciones de la oferta existente en el mercado a través de la sostenibilidad, ya que al tratarse de un material espumado es mucho más ligero que los convencionales. Por otra parte, el desarrollo de bandejas sostenibles para comida fresca permitirá a Bandesur diversificar su negocio geográficamente.

Ana Espert Bernia, Investigadora Senior Aimplas Instituto Tecnológico del Plástico

Cristina Fernández Barranco, Responsable I+D Bandesur

Referencias:
Unwrapping the packaging industry: seven factors for success. Ernst & Young. May 2015.
http://www.borealisgroup.com/en/polyolefins/new-business-development/Foam-and-HMS/. Marzo 2015.
S.H. Mahmood, M. Keshtkar, C.B. Park. Determination of carbon dioxide solubility in polylactide acid with accurate PVT properties. The Journal of Chemical Thermodynamics. 2014. 70 (13-23)

Fuente: TechPress

Share

El cambio climático amenaza la seguridad alimentaria de América Latina y el Caribe

Sábado, 6 de Agosto de 2016 Comments off
El impacto del cambio climático en América Latina y el Caribe será considerable por su dependencia económica respecto de la agricultura, la baja capacidad adaptativa de su población y la ubicación geográfica de algunos de sus países, señala un nuevo estudio de FAO, CEPAL y ALADI. El informe destaca que las zonas más afectadas serán el Noreste del Brasil, Centroamérica y partes de la región andina.
celac_2025

El estudio fue presentado en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, como un insumo clave para incorporar la gestión del cambio climático en el Plan para la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC 2025.

Según las tres agencias, el sector agrícola es la actividad económica más afectada por el cambio climático, algo fundamental si se considera que aporta el 5% del PIB, el 23% de las exportaciones regionales y emplea al 16% de la población ocupada

El informe de las tres agencias destaca que el  cambio climático afectará el rendimiento de cultivos, impactará las economías locales y comprometerá la seguridad alimentaria en el Noreste del Brasil, en parte de la región andina y en Centroamérica.

Los países cuyos sectores agrícolas que podrían sufrir los mayores impactos (Ecuador, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Paraguay) ya enfrentan desafíos en términos de su seguridad alimentaria.

Algunos países de la región, así como la CELAC, ya han dado pasos importantes en el diseño de planes de adaptación al cambio climático para el sector agropecuario, pero el desafío aún es grande. Solo en términos de recursos financieros, sin tomar en cuenta los cambios necesarios de política, se requerirá en torno al 0,02% del PIB regional anual.

Impactos sobre el sector agrícola y la seguridad alimentaria

El nuevo informe proyecta desplazamientos —en altitud y latitud— de las zonas óptimas para el cultivo de especies relevantes como café, caña de azúcar, papa y maíz, entre otras.

A nivel nacional, estos impactos pueden afectar seriamente la seguridad alimentaria: en el caso del Perú, las proyecciones indican que el impacto del cambio climático en la agricultura generaría disminuciones de la producción de varios cultivos básicos para la seguridad alimentaria, en especial de aquellos que requieren más agua, como el arroz.

Pero el sector agrícola no solo recibe los impactos del cambio climático, sino que contribuye a sus efectos, por lo que es urgente que los países, con el apoyo de la CELAC, hagan una transición urgente hacia prácticas agrícolas sostenibles, tanto en términos ambientales como económicos y sociales.

Cambios en las precipitaciones amenazan la alimentación Mesoamericana

El informe destaca que el cambio climático aumentará tanto la sequía como la lluvia excesiva.

Por un lado, generará una disminución de la disponibilidad de agua para la producción de alimentos y otros usos en las zonas semiáridas y los Andes tropicales, fruto del retroceso de glaciares, la reducción de la precipitación y el aumento de la evapotranspiración en las zonas semiáridas.

Esto ya está afectando a los países del corredor seco centroamericano, donde unos 3,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y 1,6 millones viven en inseguridad alimentaria moderada o grave en los países más afectados: El Salvador, Guatemala y Honduras.

Por otro lado, se estima que las precipitaciones intensas se incrementarán aproximadamente un 7% por cada grado Celsius de aumento de la temperatura, con consecuencias negativas para la agricultura, como agravamiento de la erosión, incremento de la escorrentía con pérdida de agua disponible e incluso daños a los propios cultivos.

Los cambios en la distribución de las lluvias a lo largo del año pueden poner en peligro la producción de la milpa (agroecosistema con cultivos simultáneos de maíz, frijol y calabaza), que constituye la base de la alimentación en las zonas rurales de Mesoamérica.

Pdf relacionado : seguridad alimentaria

Fuente:  comunicarseweb.com.ar

Share

La ONU pide más investigación sobre la contaminación de los alimentos

Sábado, 16 de Julio de 2016 Comments off

La ONU pidió ayer a los países invertir más fondos en la investigación de los microbios que contaminan los alimentos mediante técnicas como la secuenciación completa del genoma (WGS, por sus siglas en inglés).

La experta de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Sarah Cahill señaló en un acto en Roma que la WGS permite entender mejor el funcionamiento de especies como las bacterias, los virus y los parásitos, que en muchos casos son causa de intoxicaciones alimentarias.

Cahill sostuvo que existen otras técnicas moleculares, pero ninguna promete tanto como la secuenciación completa del genoma, capaz de identificar los cambios que ocurren en el ADN y caracterizar microorganismos con un nivel de precisión y rapidez que antes no era posible.

Pese a sus beneficios, la especialista reconoció que puede no ser la mejor opción en países que carecen de los medios suficientes para implementar esa tecnología avanzada, la cual genera grandes cantidades de datos que deben ser interpretados.

No obstante, destacó los esfuerzos como los que durante 15 años ha realizado el Centro para la Investigación en Microbiología de Kenia que, en colaboración con otras instituciones, ha logrado secuenciar rasgos de la salmonella, E.coli y otras bacterias.

La investigación en Kenia

El resultado de esos estudios ha ayudado al Gobierno keniano a entender el potencial de la WGS para el mapeo de las enfermedades, la revisión de los tratamientos y la identificación de alimentos de alto riesgo durante los brotes por contaminación alimentaria.

Este ejemplo aparece junto a otros en una publicación técnica difundida por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que se dice que la secuenciación completa del genoma puede contribuir a mejorar la gestión para garantizar el buen estado de los alimentos, pero no es suficiente.

Las agencias de la ONU consideran que los datos obtenidos en el laboratorio con esa técnica deben ser interpretados en combinación con otras evidencias y no sustituyen a las buenas prácticas higiénicas y aquellas propias de la agricultura y la industria, los sistemas de vigilancia de salud pública y las investigaciones multidisciplinares.

La experta de la OMS Amy Cawthorne insistió en la necesidad de apoyar a los países para que usen la WGS con el fin de reforzar sus sistemas de vigilancia, lo que incluye fortalecer las capacidades de los laboratorios en los países en desarrollo y la investigación conjunta con expertos en estadísticas y epidemiología.

Fuente: EFEAgro

Share

4 pasos para definir un plan de control de riesgos microbiológicos

Sábado, 28 de Mayo de 2016 Comments off

ainiaEl Reglamento 2073/2005 de la UE y sus modificaciones posteriores establece los criterios microbiológicos en alimentos. Este Reglamento asigna al productor o el fabricante de un producto alimenticio la responsabilidad de decidir sobre las frecuencias de muestreo adecuadas para los controles microbiológicos.

Si bien existe reglamentación para muchos compuestos y tipos de alimentos, la normativa actual no contempla criterios microbiológicos, ni límites que establezcan la aceptabilidad, de todos los grupos alimentarios, por lo que resulta necesaria la evaluación de los riesgos de los mismos, en base a sus peligros potenciales y la probabilidad de presencia y desarrollo de estos peligros en los productos, de manera que no comprometa la seguridad del consumidor final.

Para hacernos una idea de la importancia o el peso específico de los riesgos microbiológicos  en relación al global de riesgos alimentarios podemos acudir a los datos históricos del RASFF. Si observamos las notificaciones a esta red de alerta europea, en 2015 vemos que de un total de 750 notificaciones de alerta anuales 261 (35%) están relacionadas con microorganismos patógenos, 2 con microorganismos no patógenos y 109 (15%) con micotoxinas, biotoxinas o biocontaminantes (agentes en sí mismos químicos, pero de origen biológico). En conjunto, por tanto tenemos que aproximadamente el 50% de las alertas son de origen biológico. Así como el 43% de los rechazos en frontera y del total de notificaciones (coinciden en estos dos casos el porcentaje de incidencia en 2015).

El plan de control de riesgos microbiológicos

Paso 1: Definir las familias de productos.

Que un alimento sea catalogado en una u otra familia de producto dependerá:

– De la susceptibilidad a sufrir contaminación microbiana que dependerá de sus características intrínsecas (acidez y nivel de agua) o extrínsecas (procesado, conservación, etc.).

– Del riesgo de la transmisión de microorganismo patológicos cuando es consumido.

Paso 2: Determinar los posibles riesgos microbiológicos según la naturaleza del producto.

Es el momento de recabar información para decidir los parámetros que deben controlarse. A tal efecto, se puede recurrir a bases de datos científico-técnicas; revisar las normas microbiológicas para cada producto y recabar el conocimiento empírico de los laboratorios de control con los que trabajemos. Aconsejamos que también se tengan en cuenta los datos del Sistema de Alerta rápida para alimentos y piensos (RASFF) en esta evaluación.

Paso 3: Evaluación y categorización del riesgo microbiológico de los productos objeto de estudio.

En 2002 International Commission on Microbiological Specifications for Foods indicaba que una gestión eficaz de los peligros microbiológicos para la seguridad alimentaria es aquella capaz de:

  • Identificar los peligros.
  • Determinar los riesgos asociados  (importancia,  gravedad y probabilidad de que suceda).
  • Estimar la eficacia de las medidas de control que puedan aplicarse.

A lo anterior,  el “Comité de Codex para higiene alimentaria” añade:

  • Los controles de producción.
  • El empleo de modelos matemáticos para la evaluación y estimación del riesgo.

En este paso se estima teóricamente los riesgos microbiológicos asociados y el comportamiento que los posibles patógenos pudieran tener en cada categoría de producto. Para ello, deben tenerse en cuenta las características del producto y las condiciones de conservación a las que el alimento será sometido.

Finalmente, aconsejamos se realice una tabla del riesgo potencial que recogen los peligros microbiológicos a considerar en cada una de las categorías de producto estudiadas.

Paso 4:  El plan de control.

Los planes de control serán específicos para cada categoría de producto y se establecerán en función de la evaluación del riesgo potencial. El plan de control debe definir claramente:

  • Los parámetros analíticos a aplicar en esa tipología de alimento.
  • El número de muestras necesarias por producto.
  • La metodología analítica a implementar según el tipo de producto.
  • La frecuencia de análisis.
  • Los límites permitidos o valores aceptables para los patógenos si es que los hubiera.

Jornada de Innovación: Riesgos microbiológicos en alimentos

Aunque definido a grandes rasgos, los profesionales encargados del plan de control de riesgos microbiológicos necesitan contar con conocimientos relativos a los principales riesgos microbiológicos en alimentos, las técnicas analíticas empleadas así como manejar las técnicas de microbiología predictiva que permiten estimar el comportamiento de los microorganismos de riesgo en los alimentos.

A este efecto, AINIA y el Colegio de Veterinarios de Valencia organizan la Jornada de Innovación: Riesgos microbiológicos en alimentos.  Ambas organizaciones ofrecen a los responsables de producción,  calidad y control veterinario de las empresas alimentarias, así como todos aquellos que trabajen en tareas relacionadas con el control de los riesgos microbiológicos, la posibilidad de profundizar y ampliar conocimientos en una jornada cuyo plazo de inscripción ya ha comenzado. Será el próximo 7 de junio en la sede del Colegio de Veterinarios.

Usted puede consultar el programa de la jornada y realizar la inscripción en la página web de la jornada, en AINIAformación.

Fuente: ainia

Share

Más de 300 sanciones por incumplir la ley de la cadena alimentaria

Sábado, 14 de Mayo de 2016 Comments off

La AICA ha propuesto 322 sanciones en los dos primeros de años de funcionamiento de la normativa. El valor de estas sanciones ronda los 1,4 millones de euros.

La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) ha propuesto 322 sanciones por valor de 1,4 millones de euros desde el inicio de su labor como organismo supervisor de la Ley de Mejora de Funcionamiento de la Cadena Alimentaria. Así lo ha señalado la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, en el balance de los dos primeros años de una ley que ha definido como “pionera” e “histórica” por su misión de garantizar la legalidad en las relaciones comerciales en el conjunto de la cadena alimentaria.

Tejerina, que ha calificado como “tremendamente positivo” el impacto esta norma en estos dos primeros años, ha detallado que el sector de las frutas y hortalizas acumula el 60 % de las sanciones propuestas por la AICA, seguido de la leche, con el 29,1 %; el aceite (7,1 %); el vino (2,7 %) y el pollo (0,6 %).

Los datos de la AICA reflejan que en el 57 % de los casos, las sanciones tuvieron como causa no respetar los plazos de pago, mientras que en una de cada cuatro ocasiones (24 %) el origen fue no enviar la documentación requerida por la Agencia. La ausencia de contratos de compra-venta fue la razón de la propuesta de sanción en un 9 % de las ocasiones.

Balance de operaciones

Desde que se creó la Agencia se han vigilado 4.000 operaciones comerciales en 1.287 inspecciones a empresas, de las que 477 pertenecían al sector vitivinícola, 355 a las frutas y hortalizas, 246 al sector del aceite, 173 a los lácteos y 36 a la carne de pollo.

La ministra ha informado de que la AICA ha recibido en este tiempo 111 denuncias por posibles incumplimientos de la ley de la cadena alimentaria, 37 de ellas por la denominada venta a pérdidas, una práctica prohibida por la Ley de Comercio Minorista, competencia de las Comunidades Autónomas. En estos casos, ha recordado, los expedientes se trasladan a estas administraciones.

La ministra, que ha insistido en que este organismo “vigila a todos y cada uno de los eslabones de la cadena alimentaria y no va contra nadie”, ha puntualizado que la distribución es la que aglutina más infracciones, el 40 % en el caso mayorista y el 30 % en el minorista. Ha precisado otros datos, como que ha habido sanciones en todos los eslabones, que hay una empresa que ha reunido 11 expedientes y que la sanción de mayor cuantía que se ha impuesto hasta el momento asciende a más de 203.000 euros.

Conciencia

García Tejerina ha querido resaltar cómo, pese a tratarse de una norma muy joven, en estos dos años se ha podido comprobar cómo los diferentes actores de la cadena se están concienciando y “haciendo suyas” las “nuevas reglas de juego” que establece la mencionada ley para garantizar la “transparencia” y el “equilibrio” de las relaciones comerciales.

En este punto, ha recordado que con esta norma se obliga a establecer contratos, con precios y con plazos que hay que respetar, una circunstancia “que parece obvia”, pero estas “no eran, ni de lejos, las prácticas habituales”.

Por ello, ha animado a los asistentes, entre los que se encontraban representantes de la distribución y de la industria, a seguir trabajando en este sentido con esta norma “que ha sido pionera en la UE y que está sirviendo de ejemplo a seguir” a otros países, ha añadido.

En esta línea, la ministra ha dado a conocer el informe sobre la aplicación de normativas reguladoras de las relaciones comerciales en la cadena alimentaria de los países europeos, en el que se destaca que España es el país más activo, pues es donde más sanciones se están imponiendo y donde se pueden elevar más las sanciones.

Fuente: EFE Agro

Share

Ley de inocuidad alimentaria de EUA, sin afectación a exportadores

Sábado, 30 de Abril de 2016 Comments off

La nueva Ley de Modernización de la Inocuidad Alimentaria de Estados Unidos de ninguna manera será una barrera no arancelaria para las exportaciones agroalimentarias del país, que el año pasado superaron los 26 mil millones de dólares. 

El director general del Consejo Nacional Agropecuario, Luis Fernando Haro Encinas, comentó que 78.5 por ciento de las exportaciones de productos agroalimentarias que México hizo a 166 países del orbe se concentraron en la Unión Americana.

En rueda de prensa subrayó que México es uno de los países que más tratados y acuerdos comerciales ha firmado, y que casi la totalidad de su comercio agropecuario se realiza al amparo del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

En el segundo semestre de 2017 entrará en vigor la nueva Ley de Inocuidad Alimentaria del vecino país, para lo cual México ya prepara y capacita a los agroexportadores mexicanos para que conozcan la nueva legislación estadunidense.

Ahí la importancia de que las autoridades sanitarias de México y Estados Unidos organizaran el Foro Internacional sobre la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos.

A su vez el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Enrique Sánchez Cruz, dijo que el objetivo del foro es que los productos mexicanos cumplan los reglamentos sanitarios y se fortalezca el mercado de alimentos hacia Estados Unidos.

Comentó que el foro fue organizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) en coordinación con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Expuso que el acto contó con la participación de miembros de las cámaras nacionales de la industria agroalimentaria y asociaciones de productores de alimentos, quienes dialogaron con los funcionarios de la FDA para conocer detalles de la citada legislación.

El funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) aclaró que el tema de la inocuidad no es nuevo, ya que desde la firma del TLCAN viene un apartado de medidas sanitarias y se están cumpliendo.

De lo que se trata es de capacitar a los exportadores agropecuarios sobre la modernización de esa ley y la tarea es dar a conocer en qué consisten las adecuaciones realizadas.

Insistió en que la tarea es explicar esta modernización que establece una visión de cadena comprometida entre productor, transportista, importador, exportador y el consumidor.

Reiteró que no se trata de una ley nueva, por lo que la exportación “se realiza cumpliendo a cabalidad el 100 por ciento de los temas de inocuidad que nos exigen los 150 países a los que les exportamos”.

Resaltó que hace unos 10 años, México exportaba productos agroalimentarios por seis mil millones de dólares y ahora la cifra está en casi 27 mil millones de dólares; esto se ha logrado cumpliendo los estándares de inocuidad que se exigen en este proceso.

En su oportunidad el comisionado de Alimentos y Medicina Veterinaria de la FDA, Michael Taylor, dijo que “sentimos que tenemos buenos socios de inocuidad alimentaria y estamos trabajando en un nivel muy detallado para poder confiar el trabajo uno de otro”.

En tanto que el comisionado adjunto entrante de Alimentos y Medicina Veterinaria de la FDA, Stephen Ostroff, dijo que “los requisitos que se están mostrado en la nueva ley de modernización son buenos para todos los consumidores, independientemente de en donde viven”.

Agregó que estos requisitos aplican lo mismo a productores y procesadores en Estados Unidos, que a los de México, por lo que “se requiere mantener relaciones de trabajo fuertes con nuestra contraparte”.

Fuente: noticias.terra.com.mx

Share

Seguridad alimentaria y tecnologías: Hacia dónde se orienta la innovación en prevención y control

Sábado, 5 de Marzo de 2016 Comments off

Seguridad Alimentaria y riesgos físico-químicos: El reto de los residuos y contaminantes bajo control

Los principales peligros físico-químicos existentes hoy en la cadena agroalimentaria son:

• Residuos farmacológicos y fitosanitarios (plaguicidas, residuos de medicamentos en la producción animal, nitratos y nitritos…)

• Contaminantes ambientales (metales pesados, contaminantes orgánicos persistentes COP…).

• Residuos tóxicos derivados del procesado de los alimentos (acrilamidas, ácidos grasos trans, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), furano…) o de materiales en contacto con alimentos (Bisfenol A (BPA), 4-metilbenzofenona (4MBF) y otros)

• Residuos tóxicos naturales del alimento origen (alcaloides tropánicos…)

• Sustancias prohibidas o no autorizadas (melamina, colorantes no autorizados…)

• Micotoxinas, Aflatoxinas, Ocratoxina A, Biotoxinas marinas…

El futuro de la seguridad alimentaria cuando tiene que ver con riesgos físico-químicos pasa por una apuesta firme en la innovación en:

• La innovación en técnicas analíticas que permitan una identificación rápida, segura y fiable, con costes económicos cada vez más reducidos para las empresas, y que ayuden a mejorar los sistemas de higiene, inspección y control alimentario.

En AINIA tenemos una amplia experiencia en la materia a lo largo de las casi tres décadas trabajando la innovación y la puesta a punto de nuevos métodos analíticos. Como ejemplo, recomendamos la lectura del artículo: “Laboratorios de control de residuos veterinarios en alimentos: Avances técnicos en detección”, que aborda un tema de gran interés para todos aquellos fabricantes de alimentos de origen animal.

• La introducción de nuevas tecnologías de visión avanzada, tecnologías ópticas y electrónicas en general… constituye hoy uno de los pilares de la moderna inspección de alimentos, consiguiendo detecciones en tiempo real y en automático de manera no invasiva, con niveles de detección elevados, lo que constituye, a la vez, un gran avance en el ámbito de la calidad del producto. El tema lo tratamos en el artículo: “Las 6 ventajas de la imagen química para el control de productos alimenticios” cuya lectura recomendamos.

Seguridad Alimentaria: Una visión actualizada de los riesgos biológicos

Desde el punto de vista de los riesgos biológicos y microbiológicos, los puntos de atención se centran hoy en el control de patógenos y biofilms (Listeria monocytogenes, E.Coli, Campylobacter Spp, Salmonela y Staphylococcus aureus son los principales que afectan a los alimentos) y en los virus (Norovirus, Rotavirus, Hepatitis A y otros virus entéricos).

Los avances tecnológicos y en innovación en este ámbito de la seguridad alimentaria son significativos. Hoy nos gustaría resaltar los siguientes:

• Las nuevas técnicas para la identificación de microorganismos de forma rápida y segura. Para conocer más lean este artículo: “Cómo identificar microorganismos de forma rápida y segura, una aproximación técnica”. También la incorporación de las técnicas moleculares PCR para la identificación de patógenos en alimentos ha supuesto importantes ventajas:

• El avance en biosensores y su aplicación al control de microorganismos en superficies en contacto con alimentos es uno de los campos de avance en innovación de interés creciente. En el enlace explicamos por qué.

• También hay que destacar las nuevas investigaciones en el uso de fagos, que creemos va a ser una de las líneas de I+D más destacadas de la seguridad alimentaria de los próximos años. En este sentido, hicimos una aproximación al tema en: “Seguridad alimentaria y bacteriófagos: Hacia dónde va la I+D orientada al control de patógenos”.

Prevención y anticipación: Claves en la seguridad alimentaria del siglo XXI en la UE

La prevención marca la clave de la seguridad del siglo XXI en la UE. No se trata solo de controlar las crisis y alertas alimentarias, sino de conseguir que no se produzcan. La prevención supone apostar por:

• El diseño higiénico de equipos e instalaciones. Los equipos e instalaciones que intervienen en los procesos de elaboración de alimentos y productos farmacéuticos juegan un papel decisivo en la minimización del riesgo de contaminación de dichos productos. Considerar la variable higiénica en el diseño, construcción, instalación y uso de estos equipos e instalaciones es una de las mejores estrategias preventivas.

• El desarrollo de nuevos tratamientos de conservación de alimentos procesados, que velen por la calidad del producto, su valor nutricional, y, a la vez, alarguen la vida útil y la seguridad alimentaria. Nos referimos a tratamientos térmicos de conservación como radiofrecuencia, microondas, calentamiento óhmico; y a tratamientos no térmicos como pulsos eléctricos, ultrasonidos, luz pulsada UV… Hicimos un análisis del tema en: “Atacar los procesos de conservación para diferenciarse en el lineal”

• Convertir al envase en elemento activo para la seguridad alimentaria, velando por la seguridad del alimento ante el contacto con el material. Desde la perspectiva de las tecnologías de envase, pueden profundizar en el tema leyendo: “Envases activos para alimentos frescos y naturales con mayor vida útil: ¿Qué hay en el lineal?” y “¿Quiere garantizar que su envase cumple con los aspectos de seguridad alimentaria?”.

• El desarrollo de plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad. El potencial de las tecnologías TICs en seguridad alimentaria es muy grande y se está convirtiendo en un área de innovación clave que va a marcar un punto de inflexión muy significativo. Al respecto, recomendamos la lectura de este artículo: “TIC y alimentación: Plataformas “Cloud Computing” para el control automático de la trazabilidad”

Por último, en un mundo interconectado, la clave está en ir por delante del resto. Nunca antes el análisis de riesgos emergentes había jugado un papel tan decisivo. O el conocimiento de las tecnologías emergentes aplicadas al control de los mismos, un ejemplo es Foodriskscan.

Y, por qué no, también la prospectiva sobre la legislación alimentaria que en Europa o en cualquier otra parte del mundo va a marcar el campo de juego de la industria y del consumidor. Por último, otro de los retos que marcan tendencia es el estudio del consumidor y cómo su percepción de la seguridad alimentaria moviliza al resto de agentes implicados en la cadena alimentaria.

En definitiva, la seguridad alimentaria es un concepto dinámico, que se construye día a día. Hay que hacer hincapié en la prevención, en visualizar el futuro y adelantarse a los riesgos. Este requisito de responsabilidad y autocontrol de carácter general guarda estrecha relación con otros requisitos obligatorios establecidos en legislaciones específicas. Por ejemplo, la aplicación del sistema de Análisis de Puntos Críticos en el ámbito de la higiene alimentaria. Y requiere de la concienciación y colaboración en el conjunto de la cadena de valor. En AINIA somos especialistas en seguridad alimentaria, podemos ayudarle a resolver sus problemáticas. Llámenos y gane en tranquilidad contando con AINIA.

Fuente: Ainia

Share