Inicio > Confitería > Andoni Aduriz pone en marcha ‘The Candy Project’

Andoni Aduriz pone en marcha ‘The Candy Project’

sábado, 4 de octubre de 2014

confiteriaAndoni Aduriz lidera la creación de un mapamundi de las chuchería,el chef vasco trata de analizar el consumo de gominolas en todo el mundo y los aspectos sociológicos que rodean a este fenómeno.

Imaginario infantil, caries, recompensa, azúcar, placer o domingos son algunos de los conceptos que se asocian a las chucherías. Desde los frutos secos en España o las golosinas picantes en México hasta el pescado seco en Japón o los ositos de cinco kilos en Estados Unidos, el mundo de estos dulces (o salados, a veces) ofrece una amplia diversidad de sabores, formas y combinaciones en todo el planeta. ¿Qué hay detrás de todo ello? El chef Andoni Aduriz, cerebro del restaurante Mugaritz, que cuenta con dos Estrellas Michelín, y el sociólogo de la UPV Iñaki Martínez de Albéniz se han propuesto radiografiar a escala global un fenómeno tan popular como desconocido. Forma de consumo, costumbres, historia, tipos, sabores, incidencia en la infancia y vinculación cultural son los aspectos que van a analizar en este estudio que trasciende la gastronomía para adentrarse en la sociología que rodea a este alimento.

El proyecto, denominado ‘The Candy Proyect‘, nació durante los numerosos viajes por el mundo del equipo de Aduriz. En cualquier país que visitaran observaban la conexión que había entre las culturas culinarias de la región y las chucherías. También la incidencia cada vez más fuerte de la globalización en un mercado que parece homogeneizarse. Todo ello, sumado a su continua aunque silenciosa presencia social llevó a alumbrar este estudio. “Las chucherías como materia no se han estudiado seriamente porque es algo que se considera intrascendente”, indica Martínez de Albéniz.

Para los padres del proyecto, este universo de dulces va más allá del mero consumo. Usadas históricamente por su valor nutricional, sus usos van desde ceremonias y actos sociales hasta su empleo como premios o el simplemente ser devoradas compulsivamente. La primera parte de la iniciativa, en colaboración con la red Slow Food, presente en 150 países y en la que se agrupan cocineros, productores, distribuidores y periodistas, consistirá en la recogida por todo el mundo de datos y la posterior catalogación y análisis de las golosinas a “nivel conceptual, organoléptico y nutricional”. “Todo ello proporcionará información necesaria para elaborar un mapamundi de la ‘chuche’, que pondrá de manifiesto también su importancia económica, social y nutricional”, explica el equipo de Aduriz.

‘The Candy Project’ se ha dado el plazo de un año para llevar a cabo toda esta labor de documentación, a la que sucederá el estudio y posterior puesta en marcha de una segunda fase de “intervención social”, que se adentrará en las costumbres, la concienciación y el cambio de hábitos compulsivos de consumo. También en la incidencia en la infancia y en la configuración que más tarde tienen de las preferencias alimenticias. “No se le da importancia a la interacción del niño con la ‘chuche’, cuando es muy importante en la formación del gusto durante estas primeras etapas de la vida de una persona”, indica Aduriz. Ambicioso, el estudio tratará de dar una visión profunda más allá de la “demonización” que en muchos casos se ha hecho de las chucherías y, por qué no, de armonizar este mundo de dulces con la salud y el gusto.

Fuente: LaVanguardia

Share
Categories: Confitería Tags: , ,
Comentarios cerrados.