Inicio > Packaging, Seguridad Alimentaria > Advierten sobre el fin de las etiquetas de transgénicos: Brasil

Advierten sobre el fin de las etiquetas de transgénicos: Brasil

Sábado, 13 de Junio de 2015

La ley ha generado reacciones de entidades de la sociedad civil, que creen que la propuesta quita a la población el derecho a elegir si consume o no productos cuya materia prima se ha modificado genéticamente.

De acuerdo con el proyecto aprobado, los envases que contienen productos genéticamente modificados no necesitarían más llevar el símbolo del triángulo amarillo con una T en negro en el centro. En su lugar, se escribiría la frase “contiene transgénico”. Solo los productos con un 1% o más de componentes transgénicos estarían obligados a informarlo al consumidor.

Según la doctora en nutrición y salud pública Ana Paula Bortoletto, investigadora del Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec), la retirada del símbolo de las etiquetas perjudica el derecho del consumidor a una información clara y precisa sobre los productos que están en el mercado.

El diputado federal Luis Carlos Heinze, autor del proyecto de ley, explica que el etiquetado se mantendrá y que solo se eliminará el símbolo. Según él, la letra T asusta al consumidor, que la asocia a símbolos de productos tóxicos e inflamables, por ejemplo. Heinze dice que los transgénicos son seguros. “Los alimentos liberados para el consumo humano pasan por el análisis de la CTNBio [Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad], compuesta por representantes de nueve ministerios, entre expertos y doctores en las áreas de salud animal y humana, vegetal y ambiental. Así que estoy seguro que los productos son seguros”, dijo.

Sin embargo, la investigadora Bortoletto cree que, en la práctica, el proyecto termina con el etiquetado. “El argumento es que se deberá informar, en la etiqueta, si el producto fue identificado como transgénico en el laboratorio. Pero esa detección solo ocurre si tenemos el ADN, el material genético del alimento transgénico. Y casi ningún alimento procesado tendrá el ADN entero para que se haga ese análisis. Así que, en el producto final, no necesariamente encontraremos una prueba laboratorial de que es transgénico”, explicó.

La presidenta del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria (Consea), Maria Emília Pacheco, dice que la indicación de los transgénicos facilita la rastreabilidad de los alimentos y que el proyecto aprobado representa un paso atrás en esa dirección. “El consumidor tiene derecho a saber si el producto contiene el ADN de otra especie. No es verdad esa idea de que el transgénico trae más productividad, que reducirá el uso de pesticidas y matará el hambre del mundo, porque esa tecnología fue liberada y el hambre en el mundo sigue enorme. Son 800 millones de personas que padecen hambre. No son las fuerzas de mercado y esa tecnología que resolverán el problema. Brasil dejó el mapa del hambre debido a la apreciación del salario mínimo y a los programas de distribución de ingresos”, sostuvo.

Según la CTNBio, hay 39 tipos de plantas transgénicas aprobadas para comercialización en Brasil. El proyecto de ley del diputado Heinze se encuentra ahora en el Senado, para análisis de la comisión de Asuntos Sociales y de la Comisión de Medio Ambiente, Defensa del Consumidor y Fiscalización y Control. La Comisión de Ciencia y Tecnología también quiere ser escuchada sobre el asunto.

Fuente:  mundoagropecuario.com

Share
Comentarios cerrados.